Inicio > Mis eListas > redanahuak > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 2512 al 2551 
AsuntoAutor
algo hicimos mal.. Ricardo
De la economia del Ricardo
Voto blanco Ricardo
Reduce tu impacto Ricardo
RE: El Lauro Hi
Community Exchange Ricardo
La quiebra moral d Ricardo
UNA PLANTA SAGRADA Ricardo
=?utf-8?Q?Lib=C3=A axayacat
RE: Voto blanco Teresa D
Jean Robert en el Red de C
RE: algo hicimos m mpb
por favor difundir Ricardo
'Es la rebeldia ba Red de C
VOTO Y ME PONGO LA Red de C
OTRA MATANZA DE IN Red de C
Masacre en la Amaz Red de C
'¡Salaam Alaykom.. Red de C
El Gran Despertado Red de C
Los Espejos de Koz mudriel
SEXTO ENCUENTRO ME Red de C
Re: El momento cua Red de C
Fwd: Vamos vestido RedLuz
ojo-Hermanando cor Red de C
WE ARE THE WORLD! Red de C
Solicitan apoyo de Red de C
Honduras / Llamado Red de C
Anular es un derec Red de C
Manual sobre Diner Red de C
Complemento a Manu Red de C
Centenario SIMONA Red de C
La crisis mundial Red de C
Complemento a Manu Red de C
Si nadie te conven Claudia
Manual sobre Diner Red de C
=?UTF-8?Q?Fw:_La_b Miguel A
El voto de la deso Red de C
Cambio climatico: Red de C
World according to Red de C
2012 / Guillermo H Red de C
 << 40 ant. | 40 sig. >>
 
RED ANAHUAK
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2633     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[redanahuak] [Red-Tlaloc] Complemento a Manual.
Fecha:Martes, 30 de Junio, 2009  16:56:06 (-0500)
Autor:Red de Conciencia <lacasadelared @.....com>

From: Luis Lopezllera M <lopezllera@laneta.apc.org>
Date: 30/06/2009 14:03
Subject: [Red-Tlaloc] Complemento a Manual.
To: Red-Tlaloc@yahoogroups.com



¿ES PODEROSO CABALLERO DON DINERO?

Breve repaso.

Evolución del dinero, evolución de vida y muerte.

(L.L., 4 de abril, 2007)

Desde el origen de la humanidad, tras millones de años de evolución,
primate, homínido, homo sapiens, ha existido siempre una lucha por la
sobrevivencia ante los elementos naturales. También, una lucha en el
seno de la misma especie humana, donde alternan los paradigmas, nada
fácil de combinar, entre vida, muerte y trascendencia. Experimentamos
el conflicto y la resistencia, la divergencia y el aislamiento, la
cooperación y el progreso, tratamos de organizarnos con todo ello en
la procura de etapas menos desastrosas, más constructivas y
esperanzadoras. Esta lucha ha implicado siempre esfuerzo y
creatividad, logros y fracasos, alternando con momentos de recreación
y procreación, más aún, de comunión con la misma naturaleza tan amiga
como hostil.

En los extremos del relacionamiento humano, la historia nos muestra
prácticas tan contrapuestas como el obsequio, la ofrenda, el
sacrificio lindando con lo sagrado, por un lado, y por el otro, el
pillaje, la conquista, la explotación del hombre por el hombre.
Aprendemos que desde siempre se contrapone el don con el pillaje, y
que se llega tras miles de años de ensayos al punto intermedio pero
inestable del intercambio. Provecho unilateral, provecho mutuo,
provecho del todo, han sido afanes con resultados hasta ahora siempre
desequilibrados, fallidos muchas veces, y donde interactúan valores
visibles, materiales, con aquellos invisibles, espirituales.

Sobrevivencia y progreso han implicado siempre un relacionamiento con
‘el otro, los otros’, a menudo con guerra y sometimiento, pocas veces
en paz y conformidad. Para alcanzar esto último precisamos
redescubrir los valores de relación, de responsabilidad, de
reciprocidad y mutua obligación, el sentido de equidad y justicia,
empezando por respetar y facilitar todo esfuerzo humano en pro del
bien común. En la práctica, la justicia social sigue siendo un ideal
sin alcanzar, vivimos en una sociedad escindida, con distanciamientos
abismales entre ricos y pobres, abusivos y honestos, violentos y no
violentos...

En esta ancha y larga perspectiva, el dinero ha sido un símbolo de
poder que al día de hoy exhibe aberraciones sociales inaceptables,
que reclaman medidas inéditas, profundas, incluso sorprendentes. Pero
si ello convoca a la imaginación, al empeño y la creatividad, cabe
preguntarse primero: ¿como nace y se desarrolla el dinero?

Una larga pugna entre valor y dinero, entre medio y fin.

Heródoto menciona al trueque como la práctica milenaria de los pueblos
originales para intercambiar excedentes una vez satisfechas sus
propias necesidades mediante el autoabasto, siendo los fenicios
quienes lo practicaron con mayor extensión en la antigüedad. Con la
diversificación y la expansión de la producción de los pueblos, y la
multiplicación de los contactos entre ellos, el recurso al trueque no
resolvía ya los intercambios necesarios. Resulta poco probable que
dos ofertantes coincidan en un lugar, portando y conservando sus
mercancías, se interesen reciprocamente en lo que ofertan y sus
productos sean divisibles y ajustables para lograr un intercambio
equitativo en términos de esfuerzo aplicado, necesidades y deseos en
juego. Un artesano llevará lindas vestimentas al mercado buscando
pescado, en esa ocasión los pescadores solo se interesan en frutas y
verduras, los agricultores son quienes buscan la ropa del artesano,
pero este no desea sus productos. No habrá, pues, condiciones para
intercambiar mediante trueque.

Un elemento clave en la constitución del dinero es que este contiene o
expresa información sobre valores. Esto es, cuenta con elementos y
códigos de comunicación que comunican gestos, palabras, números, más
allá del ser mismo para dialogar con otros seres iguales, o
sometidos, en términos de vida, o muerte. Términos que implican un
valor útil para el ser y el tener, el dar o el arrebatar. Así, el
dinero está intimamente ligado a los medios de comunicación vigentes,
por ejemplo, existe la versión de que los primeros dineros fueron las
cuentas registradas en tabletas de arcilla cocida mediante la
escritura cuneiforme en las culturas mesopotámicas de hace siete mil
años.

Poco a poco, con el correr de los tiempos, se fueron distinguiendo
aquellas mercancías de interés común que, de fácil maniobra y
conservación, además de su evidente valor de uso, resultaban un
referente general para hacer comparaciones. Estas mercancías
adquirieron una nueva función como valor de cambio, eran buscadas no
para ser consumidas sino para cambiarlas por otras necesarias. La
historia universal nos aporta numerosos ejemplos: bueyes, borregos,
en las comunidades pastoriles; pieles entre los cazadores; pescado
seco entre los isleños; granos entre los agricultores; o bien,
metales, piedras preciosas, en las capas dominantes. La gente empezó
a fijar estos productos como base para hacer equivalencias con el
resto de objetos o servicios. Así, sabemos que en Persia, en el siglo
VI a.c. los servicios de un médico equivalían a un camello, un buey o
un borrego, según la jerarquía del enfermo tratado. Y estos animales
a su vez tenían equivalencias con otros productos o servicios, de
manera que el médico era finalmente compensado con aquello que
necesitara y mereciera.

Progresivamente se fueron prefiriendo los metales como la plata y el
oro, por su maleabilidad, duración y relativa escasez. Diversas
formas se utilizaban: anillos, brazaletes, copas, en barras o en
polvo, debiéndo ser pesadas en cada transacción. Creso, rey de Lidia,
país localizado en lo que hoy es Turquía, acuñó moneda por primera
vez en el siglo VII a.c., marcando cada pieza que contenía oro y
plata con el signo de un león y un toro enfrentados, cada pieza
previamente pesada y garantizando así su valor. La moneda fue ya de
uso común durante el auge de Grecia y Roma en sus históricos
dominios. Si bien en un principio la moneda se marcaba con signos que
reflejaban identidades o creencias de los pueblos, una lechuza era el
símbolo monetario en la democracia griega, Alejandro Magno inauguró
la práctica de acrisolar moneda con su imagen regia y difundirla a
través de un circulante tan deseado.

La palabra ‘moneda’ proviene del templo romano donde se fabricaban las
piezas, dedicado a la diosa de los ‘buenos consejos’, Juno Moneta,
así pues, ‘moneda’ quería decir ‘advertencia’. Todo un vocabulario en
torno a las monedas y su aplicación se deriva de sus antecedentes:
‘numismática’ proviene de ‘ley’ (nomoia, en griego); ‘salario’, de
cuando se pagaba con sal a los obreros o soldados; ‘pecuniario’
proviene de ‘ganado’ (pecuarius, en latín) y ‘capital’ (per capita,
en latin) se deriva de contar sus cabezas. Si bien la moneda tuvo al
principio varias formas y dimensiones, cuadradas, rectangulares,
octogonales, con orificios, etc., fue la forma redonda, con los
tamaños universalmente conocidos para su manipulación, la que demostró
ser la más práctica.

Si bien los intercambios precisaron de un medio circulante para
multiplicar transacciones y apuntar al progreso de los pueblos,
también existe la tesis de que el dinero surgió para dominar a los
pueblos, obligándolos a pagar un impuesto en determinada moneda
emitida y controlada por sus conquistadores. Los pueblos sometidos
debían entregar mercancías varias a cambio de dicha moneda, un dinero
imperial con valores muchas veces menguados, y devolver parte a modo
de tributo. Para el conquistador, antes que matar era mejor someter,
antes que posesionarse de los bienes y tener que trabajarlos en
directo, era mejor avasallar y obtener un botín permanente en forma
de dinero. Tenemos así dos suertes de dinero, uno, endógeno, propio,
y otro, exógeno, ajeno, evidente combinación durante siglos en la
historia de México, como en muchos otros casos y en todas las
culturas del mundo. Distinción que se plantea criticamente más aún en
los tiempos actuales.

La visión de un dinero propiciando los intercambios de abajo arriba o
impuesto por conquistadores de arriba abajo encuentra aceptación en la
racionalidad del mundo occidental. Sin embargo, otros mundos
existentes u olvidados en el curso de la historia afirman que no todo
ha sido así. Nos hablan de que la articulación entre pueblos se
efectuó gracias al don, al regalo, al obsequio. Esto encaja con una
visión cosmocéntrica, no antropocéntrica, que supera el
individualismo, el mercantilismo y el utilitarismo de sello
occidental y que propicia la comunión tanto con la naturaleza como con
la potencial convivialidad humana. Un juego de reconocimientos y de
deuda moral se desata con esta virtud, cesa la ansiedad por ganar y
acumular. Por el contrario, se suscita el desprendimiento, la
prodigalidad, incluso la disipación de los bienes materiales, en aras
de establecer un vínculo moral basado en el principio de que nada es
permanente, todo se consume en el constante ciclo de vida y muerte.
En esta perspectiva, el dinero adquiere una función distinta, tiene un
valor de relación, de trascendencia, es solo una señal, una
identidad, una divisa, que indica que en determinado pueblo hay
transacciones sin cuenta a favor de la vida. (Ver el caso de las
monedas pétreas gigantes, practicamente fijas, en la isla de Yap, en
Micronesia; el relato de Malinowski sobre el circuito kula en
Melanesia; el profundo análisis de Mauss sobre el potlatch en el
Canadá occidental; los estudios de Temple sobre la reciprocidad de
los jivaro en los Andes; la mazorca de cacao, sus semillas y la
bebida chocolate simbolizando el corazón humano sacrificado y su
sangre derramada, según el Chilam Balam en Yucatán; el sistema de
cofradías y mayordomías en toda Mesoamérica).

En la Antigüedad había una gran cantidad de monedas propias de pueblos
y culturas distintas, por lo que se creó el oficio del cambista,
personaje histórico que lucraba muchas veces excesivamente a base de
aprovechar la necesidad de los viajeros y comerciantes por utilizar
monedas ajenas. Recordemos el único acto violento en la historia de
Jesús al expulsar a los cambistas y prestamistas del templo, hecho
que seguramente le causó su crucifixión. ‘Dar al César lo que es del
César y a Dios lo que es de Dios’ resultaba insoportable para la
incipiente clase bancaria que en esos tiempos lucraba en el Templo
como acceso condicionado para efectuar los sacrificios y renovar el
pacto divino.

El uso de monedas estuvo siempre expuesto a abusos de las autoridades
que las fabricaban. Si la ley fijaba una determinada cantidad de oro
o plata, dicha cantidad podía ser falsificada mezclándola con otro
metal, o simplemente, reduciendo el peso de la moneda en pequeñas y
sucesivas operaciones. Esta práctica fue muy común en detrimento de
la sociedad y en favor de reyes y gobernantes en general, vicio
histórico que ha marcado el abuso crónico de los emisores sobre los
usuarios del dinero. No obstante, la moneda metálica predominó
durante más de dos mil años, en el funcionamiento de los mercados
occidentales de la Antigüedad y la Edad Media. Pero una mutación en
los manejos de valor vendría a suceder.

Los comerciantes requerían guardar su dinero en lugares seguros. Estos
resultaron ser las bóvedas de los orfebres, que por su oficio,
trabajaban con metales y piedras preciosas. Los depósitos implicaban
al guardián un ingreso adicional además del fruto de su arte. Un
recibo era entregado al depositante. Durante la edad media era muy
peligroso viajar con fuertes cantidades de dinero, por lo que se
acostumbró viajar con dichos recibos y procurar pagar con ellos, a
sabiendas de que un portador del mismo podría reclamar su valor real
al orfebre en el momento necesario. Estos recibos se convirtieron en
un circulante respaldado por metales embodegados que en la práctica
no se reclamaban a menudo, pues los traficantes consideraban más
práctico utilizar los recibos como si fuera moneda y también
resultaba muy poco probable que todos los portadores de recibos
coincidieran en un momento y mismo lugar para reclamar sus monedas.
Esto incitó a los orfebres a expedir recibos en cantidades superiores
a la moneda efectiva bajo los recibos su custodia, para dar préstamos
a gente necesitada bajo el supuesto de que estarían respaldados por
metales. Tales préstamos en papel causaban intereses, buen negocio a
favor de estos orfebres, transformados así en banqueros modernos.
Negocios que a su vez no han estado exentos de quiebras cuando se
propagan los rumores sobre la inconsistencia de los recibos y se
suscita el pánico que congrega a todos los portadores de recibos para
reclamar su moneda y esta no existe. Catástrofes que se han repetido
una y otra vez en la historia de toda la banca hasta hoy día.

En China en el siglo IX d.c. se inventa el dinero oficial en papel, el
billete, y es Marco Polo en el siglo XIII quien da cuenta de ello.
Pero es mucho más tarde que aparece en Europa, a mitad del siglo XVII
en Suecia y hacia finales del mismo en Inglaterra. Francia a su vez
lo ensaya a principios del siglo XVIII y sufre un gran descalabro,
por los abusos de confianza, y debe esperar un siglo para que su gran
Revolución y un Napoleón estadista, estabilicen al franco como moneda
en el siglo XIX. Todo ello sin embargo no escapa a la astucia de los
banqueros quienes van dando no golpes de estado sino golpes
semióticos, malabarismos entre valor y papel, prestidigitación entre
ser y tener. Al cabo, se somete al soberano, sea pueblo o rey, se
privatiza el crédito, el tiempo se torna mercancía. Para vivir todos
hay que pagar intereses a unos cuantos no solo con la venia del
Estado sino este como cliente, el mayor cliente (Ver reporte de
Gaston Bardet).

En el siglo XX la tecnología de la comunicación e información permitió
la alternancia del billete con una inovación, los cheques de banco.
Apoyados en sus depósitos, los clientes de los bancos pueden crear
papel moneda personalizado, firmando sus propios cheques. Estos
depósitos son los que dan credibilidad a los bancos, los cuales a su
vez multiplican mediante créditos el circulante necesario para que,
en teoría, tengan lugar más transacciones y la economía en su
conjunto crezca a la par con las demandas de la población. Cuentas
bancarias se crean mediante depósitos, efectivo que constituye una
reserva, y nuevas cuentas bancarias se crean mediante los créditos
concedidos por los bancos comerciales en montos por lo menos diez
veces mayores a su reserva.

Se crea en cada país un banco nacional para imprimir billetes, los
cuales conforman una cantidad mínima comparada con la masa monetaria
en circulación por nuevos medios (cuentas bancarias, cheques,
circulación electrónica), así como para monitorear el desempeño de
los bancos comerciales (en México ya pertenecen casi en su totalidad
a poderosos bancos internacionales). Así se establece un diálogo
entre Estado y Banca Privada que imita el modelo norteamericano (en el
cual su Sistema de Reserva Federal es constituido por los mismos
bancos comerciales, el banco de los banqueros), donde a la postre
solo repite la actual dependencia de lo público hacia lo privado en
el marco de la globalización neoliberal.

Monedas, billetes, cheques y cheques de viajero son medios históricos
muy utilizados desde principios del siglo XX, hoy muy competidos por
los medios plásticos y electrónicos, gracias a los cuales hoy existen
las tarjetas de crédito, de débito, de fidelidad, etc. Y surgen los
cajeros automáticos y las tarjetas inteligentes con un chip
electrónico incrustado (practicadas inicialmente por companías de
teléfono pero luego asimiladas para operaciones de compraventa
diversa y conectables a través de Internet).

Nuestro México autóctono y original.

Las culturas originales en México tuvieron una economía propia
principalmente agrícola donde el dinero jugaba un papel meramente
secundario. Hay poca información fidedigna sobre su realidad porque
los testimonios nativos, principalmente mexicas, fueron casi todos
destruidos y los relatos de conquistadores y misioneros procedían con
una óptica obviamente externa, muchas veces facciosa y de dudosa
veracidad. El calpulli era la célula productiva básica de carácter
comunal, conjunto de parcelas a cargo y usufructo de los macehuales o
gente del pueblo. La obligación era trabajarla y el derecho era
heredarla a sucesores pero no venderla ni rentarla. Resuelto el
autoabasto, un tributo en trabajo y en especie era pagado al
calpuleque, jefe inmediato, al tecuhtli, señor, y al tlatoani, señor
supremo. Otras tierras eran destinadas al sostenimiento del Estado,
cuyos sacerdotes, gobernantes y guerreros, capa noble dirigente,
contaba además con propiedades particulares y mayor margen de
libertad. El sometimiento de otros pueblos hasta regiones tan
alejadas como Guatemala producía un tributo que se manifestaba en
mútiples productos de caza y pesca, mineros, agropecuarios,
artesanales, etc. Artículos finos culminaban el impuesto dando lugar
al dinero, manifestado en semillas de cacao, piedras preciosas,
mantas y plumaria, en ocasiones los esclavos mismos.

El mercado, el tianquiz, era el sistema público para la compraventa y
estaba prohibido vender fuera de él. Toda población contaba con uno.
Memorable, el magno tianquiz localizado en Tlatelolco, descrito por
Bernal Díaz del Castillo y representado en el famoso mural de Diego
Rivera. El trueque o canje se efectuaba entre los participantes,
acompañados de policías y jueces para vigilar la equidad y el
concierto. Alimentos y productos elaborados (textiles, cestería,
alfarería, etc.) se comercializaban y la moneda auxiliar para los
pagos era la semilla de cacao, cuauhcacahuatl, cuyo múltiplo era el
xiquipilli, saco con ocho mil granos. La manta también servía, más
como unidad de medida, una manta pequeña, el tencuachtli, equivalía a
cien granos de cacao, existiendo también una manta grande de 1.5 m.
por 0.5 m. Veinte tencuachtli equivalían al sustento de una persona
durante un año. También se utilizaban oro en polvo, guardado en el
cañón de la pluma de pato, hachuelas de cobre, así como jade,
obsidiana, pirita, piedras finas que podían conservarse como reserva.

Para el comercio a gran escala y a distancia existieron los pochtecas,
comerciantes organizados como gremio que alcanzó altos privilegios,
que viajaban tan lejos como Yucatán, Honduras y Nicaragua de hoy, a
veces sirviendo como espías, retornando con productos tan
ambicionados como la pluma del quetzal o el tabaco.

La llegada de los españoles fue un verdadero desastre cargado de
violencia y derramamiento de sangre para el sistema autóctono. Todo
oro fue arrebatado, y transformado en toscas barras para ser enviadas
a España. En 1535 el virrey Antonio de Mendoza funda la Casa de
Moneda. Una moneda creada por los españoles para el incipiente
comercio local, el tepuzque (cobre, en náhuatl), mezcla de oro y
cobre, con el mismo ‘peso’ del castellano utilizado en España, no
tardó en perder valor por el exceso de cobre sobre cada vez menos oro
contenido, al grado de que tepuzque adquirió el sobrenombre de
‘chapuza’, prefiriendo la población a mediados del siglo XVI retomar
el trueque. La moneda que luego se expandió en uso cotidiano fue el
tlaco, expresión que en náhuatl quiere decir ‘medio’ pero que vino
sincretamente a equivaler un octavo de ‘real’. Medio tlaco vino a ser
el pilón, para adquirir una suerte de muestra o prueba y con el
tiempo significó un regalo. Los tlacos se fabricaron originalmente de
cobre pero luego de distintos materiales, hueso, madera, cuero,
circulantes producidos por gremios, fábricas, tiendas, etc. Concluida
la conquista, la colonia se inicia con el reparto de botin, mediante
la merced, concesión de la Corona, basicamente tierras y minas, más
una población sometida en encomiendas, condenando a la esclavitud a
todo resistente o rebelde, practicamente el exterminio de un 80% de la
población, que implicó luego la importación de africanos como
esclavos más resistentes. Las encomiendas resultaron empresas
agrícolas, ganaderas, mineras y manufactureras que explotaron trabajo
y naturaleza, dando lugar a las inmensas haciendas, con sus tiendas
de raya, todo un sistema económico que perduró cuatro siglos hasta la
revolución de 1910.

Las monedas coloniales que adquirieron gran prestigio fueron las que
se basaron en plata con aceptación en casi todo el mundo incluida
China (donde a mediados del siglo XIX llegó a circular más moneda
mexicana que en nuestro propio país), siendo el maravedí y el real
las unidades de cuenta con diversas denominaciones populares para
efectos locales y prácticos (macuquinas, columnarias, peluconas,
bustos, etc.). En trescientos años estas monedas fluian hacia Europa
a un ritmo de siete millones de piezas por año. Toda esta plata
sostuvo guerras en Europa, produjo gran inflación y finalmente la
decadencia de una España acostumbrada a depredar sin producir.

El ‘peso’ fue originalmente una moneda imaginaria que servía para
relacionar en términos contables las diferentes denominaciones
prácticas, y su nombre deriva de la necesidad de pesar el oro y la
plata que contenía cada moneda específica. Con el tiempo la costumbre
de hablar del peso impuso la necesidad de crear al peso efectivo, que
en el siglo XIX antecedió al dólar de los Estados Unidos como moneda
de alcance mundial.

La Corona organizaba cajas de comunidades indígenas para promover el
ahorro, pero la avidez por estos fondos de parte de caciques,
eclesiásticos y funcionarios, dio al traste con esta experiencia
hacia fines del siglo XVIII. Durante la Colonia, la Iglesia jugó el
papel de banco y resultó la gran propietaria inmobiliaria del país, a
la vez la gran inmovilizadora de la economía. En 1775 se crea el
Monte de Piedad de Ánimas para dar préstamos bajo garantía prendaria

principalmente a la población pobre y que ha perdurado hasta hoy, en
un inicio sin cobro de intereses, luego requiriendo tasas bajas.

La guerra por la Independencia en México, al igual que la de los
Estados Unidos, implicó la necesidad de deslindarse del dinero,
español en nuestro caso, y surgen las monedas y los billetes
mexicanos. Hidalgo y luego Morelos (1811) producen monedas de cobre
imitando a las vigentes desde medio real hasta ocho reales. Si en los
Estados Unidos Benjamín Franklin y Paul Revere son recordados como
impresores de billetes, inicialmente subversivos posteriormente
soberanos, en México sabemos que en julio de 1813 se imprimen unos
cartoncillos a favor de la rebeldía cuyo valor era de medio real, en
San Miguel el Grande, Guanajuato. La guerra independentista acarreó
la acuñación de diversas monedas efímeras resultado de la necesidad y
la fuerza de quien las emitía.

Con la instauración de la república y luego bajo imperio de Iturbide,
se acuñan las primeras monedas soberanas y nace en 1923 el peso
mexicano con billetes de poca duración pues se trataba de papel en
vez de plata. Resulta paradójico que un país queriendo ser república,
sus dineros se formalizan más bajo imperios y dictaduras, así,
tenemos que Maximilano favorece la creación del primer banco privado
en 1864, Banco de Londres, México y Sudamérica, el cual expide
billetes un año después. El Monte de Piedad emite en 1880 sus propios
billetes, así como luego numerosos bancos locales y regionales hacen
lo propio. Se inicia la puja entre la iniciativa privada, comercial,
emitiendo sus dineros y el afán gubernamental por controlarla a
través de privilegiar las operaciones del Banco Nacional Mexicano,
este también privado pero operando principalmente con capital
francés. Poco a poco se impuso el uso del billete sobre el oro y la
plata, si bien con frecuencia se recurría al metal y cuando este
faltaba, al trueque. Poco antes de 1910 existían en México 24 bancos
que emitían su propio circulante.

La Revolución Mexicana implicó una mayor multiplicación de monedas y
billetes según la fuerza militar en curso en determinada área del
país. Se emitió dinero sin base alguna y los generales de cualquier
signo o tendencia imponían ‘vales’ a los bancos a cambio de monedas.
Tanto el dictador Huerta como los revolucionarios Carranza, Villa y
Zapata, cada quien generaba billetes según sus necesidades para
adquirir mercancías a cambio de papel. Práctica seguida por
empresarios, cuyos cartones adquirieron el mote de ‘bilimbiques’,
deformación del nombre de su ejemplar emisor, William Weeks. El
crédito entre particulares se implementaba mediante vales y pagarés
muy personales y dependientes de la solvencia del suscrito, la forma
más inmediata para producir y consumir bienes y servicios. Entre 1913
y 1917 circularon unas 300 monedas distintas y unas 700 variedades de
billetes. Caos, desconfianza, recurso al trueque y aferramiento al
escaso metal precioso, perduraron durante más de una década hasta que
en 1925 se instituye el oficial Banco de México quien de inmediato
emite billetes respaldados por el Talón Oro, ostentando la efigie de
una artista afamada y se restituye, por algún tiempo, el mínimo de
confianza pública para estabilizar los intercambios y la economía en
general. En 1935 se suprime la circulación de pesos de plata y el
papel billete se convierte en moneda nacional de curso obligatorio.

Un presente inaceptable y pasos nuevos al futuro.

El peso mexicano se cambiaba en 1880 a uno por dólar. Ya para 1907, se
necesitaban dos para adquirir un dólar. En 1945, con cinco pesos se
compraba un dólar, en 1998 se necesitaban diez mil de esos pesos para
adquirir un dólar, que a su vez ya solo valía la mitad de aquel. Hoy
la deuda internacional de nuestro país es de 250 mil millones de
dólares, el pago de intereses es mayor que lo que se destina al
alivio de la inmensa pobreza que no cesa de aumentar. Mencionar la
megachapuza del Fobaproa es aludir a un atraco de dimensiones
colosales que aún espera justicia.

En México se cuentan actualmente (2007) 60 millones de tarjetas de
crédito (20) y débito (40) manejando un dinero generado por bancos
comerciales y que les significa un muy lucrativo negocio mediante
comisiones e intereses (por lo menos al 25% anual). Se trata de seis
consorcios bancarios, en su mayoría extranjeros, manejando 300,000
puntos de venta en el país y con 25,000 cajeros automáticos. En 2005
y 2006 se canalizaron 500 mil millones de pesos en créditos bancarios
principalmente al consumo. Mientras, medio millón de campesinos huyó
materialmente del país cada año y la mayoría de la población carece de
lo más indispensable. Es tiempo de hacer historia, recuperar y
reinventar con valor el medio que algunos convirtieron en un fin
exclusivo, rapaz, explotador y excluyente.

Estamos envueltos en una masa monetaria mundial virtual que algunos
estiman en 500 millones de millones de dólares, 10 veces el PIB
mundial, muy lucrativa para unos cuantos y donde el dólar pretende
todavía ser el eje decisivo. Sin embargo sabemos que desde 1971,
cuando el dólar se desprendió del oro, esa divisa solo vale por las
armas con que los Estados Unidos controlan el uso del petróleo. La
deuda internacional de los Estados Unidos anda por los diez millones
de millones de dólares, han recogido valor real y han pagado con una
moneda emitida de la nada y sostenida unicamente con violencia, no van
a devolver valor real a cambio de la virtualidad que han creado, lo
que en términos populares se diría ‘dar atole con el dedo’. Esto está
llevando a quienes dependen del dólar (el 67% de las reservas de los
bancos centrales del mundo están en dólares, aproximadamente 2.6
millones de millones), a un colapso de proporciones y efectos
impensables.

La creación del ‘euro’ en 2002, la resistencia actual de Irak e Irán,
los desafíos monetarios y el recurso al trueque de Venezuela, los
acuerdos entre Argentina y Brasil para descartar al dólar en su
comercio bilateral, hoy, son pasos históricos anunciando que la
voluntad de los pueblos empieza a ser más consciente y efectiva. En
México ya se dan pasos a partir de la sociedad que serán seguidos y
apoyados por aquellos gobernantes identificados con su pueblo.
Enhorabuena.


--
VI ENCUENTRO MEXICANO DE LUZ
Abierto al mundo!
Agosto 1-4, 2009
Tepotzotlan, EdoMex.
redluzmexico@gmail.com
lacasadelsoldecristal.blogspot.com
RED IBEROAMERICANA DE LUZ
Se parte del cambio!
TODOS LOS RECURSOS
casadelared.org
redesdeluz.blogspot.com
lacasadelared.blogspot.com
RED GLOBAL DE CONCIENCIA
elistas.net/lista/redanahuak
elistas.net/lista/redluz
elistas.net/foro/gap
RECICLEMOS AL MUNDO
fundacionpuntoverde.blogspot.com
googlegroups.com/group/recicladoresenred
RED MEXICANA
elistas.net/foro/meshiko
yahoogroups.com/group/redmexicanadeluz
googlegroups.com/group/mexico-en-conciencia
insigniasaztecas.org
aztlan.org.mx
CIVI-CIRCUITO VIRTUAL MORELENSE
googlegroups.com/group/red-cuauhnahuak
ENLACES RECOMENDADOS
visitmexico.com
creerescrear.com
mind-surf.net/drogas
bigbangmex.unam.mx
mexicosagrado.blogspot.com
aurora-m-ocampo.blogspot.com
espiritualidadypolitica.blogspot.com
-----------





Crea tu propia Red Social de Noticias
O participa en las muchas ya creadas. ¡Es lo último, es útil y divertido! ¿A qué esperas?
es.corank.com