Inicio > Mis eListas > redanahuak > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3361 al 3400 
AsuntoAutor
URGENTE: NUEVO VID REDLUZ
EL EXPERIMENTO MEX REDLUZ
MEXICO: Carta abie REDLUZ
Imagine a world wi REDLUZ
Poniatowska |casa REDLUZ
Fraude electoral e REDLUZ
Empresarios oprimi REDLUZ
Comunicado ante la REDLUZ
Informacion de int REDLUZ
Ayuda para distrib REDLUZ
Quien, como y por REDLUZ
=?utf-8?B?Q2FyYXZh correo d
Re: Quien, como y Joaquin
Declaracion de los REDLUZ
IX ENCUENTRO MEXIC REDLUZ
VIVIR / Discurso d REDLUZ
=?UTF-8?B?wr9QcmVz miztli_m
Demosle una oportu REDLUZ
Revisa "Esto hay q REDLUZ
UNA MIRADA - PALAB REDLUZ
Aprisionado en la REDLUZ
Revisa "El Surgimi REDLUZ
Libro gratis: "Eco REDLUZ
Material para la r REDLUZ
Dia de Accion Glob REDLUZ
Un enorme rayo de REDLUZ
Video con Jean Rob REDCONCI
Qué es #GlobalNOIS REDCONCI
Banco Grameen: Una REDCONCI
Movimiento por la REDCONCI
ĎNo Debemos, No Pa REDCONCI
El comercio de la REDCONCI
Redes sociales y e REDCONCI
LLAMADO A UN ENCUE todos so
La esperanza de Ma REDCONCI
Entrevista con Cru Ariel
Confederacion Naci REDCONCI
Revisa ""Estamos e REDCONCI
Revisa "2013 OBAMA REDCONCI
Cuando el enfoque Raķl Cru
 << 40 ant. | 40 sig. >>
 
RED ANAHUAK
PŠgina principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 3464     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[redanahuak] =?utf-8?B?Q2FyYXZhbmEgYSBFVTogYXZlbnR1cmEgaW7DqWRpdGEgcG9yIGxhIHBheiBj?= =?utf-8?B?b24ganVzdGljaWEgeSBkaWduaWRhZCAvIEphdmllciBTaWNpbGlhIGVuIGVs?= =?utf-8?B?IENpdHkgSGFsbCwgTEE=?=
Fecha:Martes, 14 de Agosto, 2012  20:40:31 (-0700)
Autor:correo del sur <correo_morelos @.........mx>


Envío dos publicaciones:
Caravana a EU: aventura inédita por la paz con justicia y dignidad
http://www.jornada.unam.mx/2012/08/14/opinion/018a1polC
Javier Sicilia en el City Hall, LA
http://movimientoporlapaz.mx/es/2012/08/14/javier-sicilia-en-el-city-hall-la/

Caravana a EU: aventura inédita por la paz con justicia y dignidad
Juan Ignacio Su√¡rez Huape*
La Caravana por la Paz, integrada por organizaciones mexicanas y estadunidenses, viajar√¡ m√¡s de 9 mil 400 kil√≥metros, partiendo el 12 de agosto en San Diego, California,  concluir√¡ el 10 de septiembre en Washington DC. Se efectuar√¡n actos en Los √Āngeles, Phoenix, Tucson, Las Cruces, Alburquerque, Santa Fe, El Paso, Laredo, McAllen, Brownsville, Harligen, San Antonio, Austin, Houston, Nueva Orleans, Jackson, Montgomery, Atlanta, Fort Benning, Louisville, Chicago, Cleveland, Nueva York y Baltimore.
Hasta este momento, m√¡s de 100 agrupaciones de migrantes, iglesias, sindicatos, universidades, organizaciones no gubernamentales y autoridades locales de las diversas entidades del pa√≠s vecino que tocar√¡ la caravana se han adherido a esta convocatoria. Del lado mexicano son docenas de organismos ciudadanos que impulsan esta iniciativa.
Setenta compa√Īeros y compa√Īeras del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad y otras instancias civiles y populares, entre los que destacan representantes de diversas comunidades ind√≠genas en resistencia, llevar√¡n la voz sobre la represi√≥n, el despojo y la impunidad que priva a lo largo y ancho del pa√≠s.
Encabezada por el poeta Javier Sicilia, la caravana se encontrar√¡ con la sociedad civil estadunidense por medio del di√¡logo y acciones pac√≠ficas, impulsando propuestas para cortar el flujo de armas ilegales a M√©xico, apoyando alternativas humanas y de salud respecto a la prohibici√≥n de drogas y demandando estrategias  de seguridad  efectivas y no violentas. Tambi√©n buscar√¡ una pol√≠tica humana de migraci√≥n.
Los representantes de diversas organizaciones de derechos humanos y de v√≠ctimas trabajaron durante cuatro meses para definir las propuestas y la ruta que llevar√¡ la caravana por territorio estadunidense. Es la primera manifestaci√≥n de esta naturaleza que se desarrolla en Estados Unidos.
Constituye un reto monumental, como el tama√Īo de la tragedia que la pol√≠tica actual, impuesta desde Estados Unidos en el supuesto combate al narcotr√¡fico, ha causado en Am√©rica Latina y en particular en nuestro pa√≠s. Supuesto porque en ambos lados de la frontera el lavado de dinero del tr√¡fico de armas, indocumentados, droga y contrabando es casi intocable, sagrado, para los gobiernos de M√©xico y Washington.
Los esc√¡ndalos Sheldon Adelson, HSBC y Monex son apenas bot√≥n de muestra. La repulsi√≥n a investigar a fondo los oscuros nexos pol√≠ticos de estos casos es similar en Washington y en M√©xico. Pareciera una estrategia binacional que el dinero sucio financie las campa√Īas electorales en favor de los grandes poderes f√¡cticos.
Tocaremos las puertas de los centros financieros del imperio, donde los verdaderos barones de la droga legalizan cotidianamente los ríos de dólares provenientes de la sangre, dolor, luto y desolación del sur de la frontera estadunidense.
Durante un mes la caravana M√©xico-estadunidense celebrar√¡ actos y reuniones exigiendo al gobierno y sociedad de EU una respuesta al profundo dolor causado la fallida guerra en contra de las drogas y la estrategia de seguridad militarizada. Esperamos poner en el tapete del debate pol√≠tico la doble moral de un gobierno incapaz de frenar la voracidad del mayor mercado consumidor de drogas en el mundo.
Las organizaciones acordaron centrar las demandas en la estrategia aplicada en México y creada desde Estados Unidos para combatir el crimen organizado y que sólo ha ocasionado miles de muertes, violencia, corrupción, desapariciones y decenas de miles de familias afectadas.
La finalidad de la caravana ser√¡ impulsar el desarrollo de una estrategia binacional de paz y solidaridad para detener la guerra. Un tema central ser√¡ dar voz a la v√≠ctimas de ambos lados de la frontera e inspirar solidaridad y di√¡logo entre la sociedad civil estadunidense para acabar con la guerra.
Poner en la agenda pol√≠tica de Estados Unidos la necesidad de discutir abiertamente la reforma de pol√≠tica de drogas que remplace el actual modelo policiaco y militar por uno de salud p√ļblica.
Esta iniciativa coincide tambi√©n con la calificaci√≥n de la elecci√≥n presidencial en nuestro pa√≠s, tutelada hoy, ominosamente, por un general colombiano que tal parece ser√¡ el emisario de la continuidad de la guerra, para tranquilidad de los negocios  de los mercaderes de la muerte al amparo de la guerra.
Tenemos la esperanza de contribuir a frenar esta guerra. Qu√© mejor que ir al coraz√≥n del pa√≠s que impone la guerra y la sangre como √ļnica alternativa. Es un hecho pol√≠tico que abrir√¡ nuevas puertas y escenarios.

Javier Sicilia en el City Hall, LA
Los Angeles, California, 14 de agosto de 2012 (Javier Sicilia).- Comienzo con unos versos de ‚ÄúUna fuerte lluvia va a caer‚ÄĚ(A hard rain‚Äôs a.gonn fall) de Bob Dylan
¬¿Oh, qu√© viste, hijo m√≠o de ojos azules?/¬¿Oh, qu√© viste, mi querido muchacho?/ Vi a un reci√©n nacido completamente rodeado de lobos salvajes,/ Vi una autopista de diamantes con nadie sobre ella,/ Vi una ensangrentada rama negra que permanec√≠a goteando,/ Vi una sala llena de hombres con sus martillos ensangrentados,/ Vi una escalera blanca toda cubierta de agua/ Vi diez mil de oradores cuyas lenguas estaban todas rotas,/ Vi armas y afiladas espadas en manos de ni√Īos peque√Īos,/ Y es dura, y es dura, es dura, y es dura,/Y es una dura lluvia la que va a caer
Oh, what did you see, my blue-eyed son/¬¿Oh, what did you see, my darling young one?/I saw a newborn baby with wild wolves all around it,/ I saw a highway of diamonds with nobody on it,/I saw a black branch with blood that kept drippin,/ I saw a room full of men with their hammers a-bleedin,/ I saw a white ladder all covered with water,/I saw ten thousand talkers whose tongues were all broken,/ I saw guns and sharp swords in the hands of young children,/ And it‚Äôs a hard, and it‚Äôs a hard, it‚Äôs a hard, it‚Äôs a hard,/ And it‚Äôs a hard rain‚Äôs a-gonna fall
Porque, nuestros muertos y el dolor que ha tra√≠do la guerra contra las drogas anuncian una fuerte y terrible lluvia de m√¡s dolor; porque necesitamos detenerla y encontrar el camino de la paz y la justicia que marcaron los fundadores de esta naci√≥n y que los gobiernos han perdido, guardemos un minuto de silencio.
Cuando los gobiernos pierden la claridad que permite mantener el rumbo y el di√¡logo entre dos pa√≠ses como lo ha sido en el caso de las relaciones M√©xico/EU, es preciso que las sociedades civiles de ambas naciones desplieguen una diplomacia ciudadana que permita crear puentes de entendimiento, mecanismos alternos de solidaridad y de construcci√≥n de una Agenda Binacional que supere el callej√≥n sin salida que se ha generado con la visi√≥n militarista-policial de la guerra contra el narcotr√¡fico, impuesta por y desde los gobiernos de los dos pa√≠ses.
El di√¡logo entre la sociedad civil mexicana con su contraparte estadounidense, tiene que incluir a los sectores ‚Äúduros‚ÄĚ (republicanos, Comando Norte, medios de comunicaci√≥n, etc.), porque como lo dec√≠a uno de los Padres Fundadores de esta naci√≥n, Benjam√≠n Franklin: ‚ÄúO caminamos todos juntos hacia la paz o nunca la encontraremos‚ÄĚ.
Parte de los errores estratégicos de esta guerra es que la diplomacia, entre los gobiernos mexicano y estadounidense, no ha hecho un esfuerzo serio para escuchar la opinión de la sociedad civil en ambos lados de la frontera. Tal vez, sin proponérselo, los dos gobiernos han decidido librar esta guerra en solitario, excluyendo a sus propias sociedades que son actores importantísimos del conflicto.
Los ciudadanos, en ambos lados de la frontera, son la principal base de apoyo para implementar cualquier estrategia de guerra o de paz. Ellos son los titulares del bono democr√¡tico que es necesario para lograr la gobernabilidad y la credibilidad, valores sin los cuales no se puede crear ninguna pol√≠tica p√ļblica.
Los ciudadanos son quienes hemos pagado el m√¡s alto costo de las err√≥neas estrategias en el combate al crimen. Todos los d√≠as tenemos que enfrentar las impericias pol√≠ticas de muchos funcionarios, militares, √≥rganos de inteligencia y aparatos de seguridad tanto de M√©xico como de Estados Unidos. Por eso la mayor√≠a de los mexicanos y muchos ciudadanos estadounidenses que viven en la regi√≥n fronteriza y que son v√≠ctimas de estas estrategias err√≥neas, se siente identificados con la agenda, las causas y la moral del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad. Esa agenda, esas causas y esa moral civil y pol√≠tica tienen su rostro m√¡s claro en esta hermosa herencia de otro de los padres fundadores de esta naci√≥n, Thomas Paine, una herencia que los gobiernos deben retomar y que tiene su base y su fortaleza en la ciudadan√≠a: S√≥lo ‚Äúun ej√©rcito de principios puede penetrar donde un ej√©rcito de soldados no puede hacerlo‚ÄĚ
La paz como valor social siempre estar√¡ siempre del lado de los ciudadanos y nunca del de los ‚Äúse√Īores de la guerra‚ÄĚ, porque ‚ÄúJam√¡s ‚Äďdec√≠a Frnklin‚ÄĒhubo una guerra buena o una paz mala‚ÄĚ. Los ciudadanos de M√©xico y de Estados Unidos anhelamos la paz por encima de las causas que dieron origen a esta guerra. Para los ciudadanos, las justificaciones pol√≠ticas o de seguridad nacional no pueden estar por encima de la l√≥gica de la paz.
Hoy, como alguna vez lo dijo John Adams, el horror de la guerra y de la pol√≠tica nos ha ense√Īado que queremos la paz para que nuestros ‚Äúhijos puedan tener libertad de estudiar matem√¡tica y filosof√≠a‚ÄĚ.
Los mexicanos ya estamos hartos de los expertos de la pol√≠tica y de la guerra, y que hemos tomado el camino de actuar e favor de nuestros hijos, de nuestros ni√Īos, de nuestros j√≥venes, de nuestras mujeres y de nuestros hombres; hemos tomado el camino de la paz y de la justicia que permita preparar un mundo donde nuestros hijos, nuestros nietos y nuestros j√≥venes puedan tener, como lo pensaba John Adams, la libertad de disfrutar de la cultura humana que la guerra y el crimen est√¡n destruyendo. ‚ÄúUn gobierno sano y frugal ‚Äďrecuerdo de nuevo a Jefferson‚Äď es aquel que hace desistir a los hombres de da√Īarse mutuamente y los deja libres para regular sus propios asuntos‚ÄĚ. ‚ÄúLa mayor amenaza a nuestra democracia ‚Äďvuelvo para terminar a ese gran ciudadano que fue Thomas Paine‚Äď no viene de aquellos que abiertamente se oponen a nosotros, sino de aquellos que lo hacen en silencio junto a nosotros‚ÄĚ. alimentando la guerra y la violencia, destruyendo la vida humana y las conquistas de la civilidad y de la vida del esp√≠ritu.
Javier Siclilia