Inicio > Mis eListas > union_global_de_luz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1081 al 1100 
AsuntoAutor
Francisco Bostrom Maite PS
La Profecia Inka Juan Ang
¡Despertad, Hijos Juan Ang
Invitacion al 1er Juan A.
¡Despertad, Hijos Juan A.
El Principio de Co Daniel B
¡Despertad, Hijos Juan A.
Agua Diamante Juan A.
La Estrella de Bel Juan A.
Agua Diamante en B Juan A.
¡Despertad, Hijos Juan A.
AUGURIOS Juan A.
FELICIDADES!!!!! Juan Ang
¡Despertad, Hijos Juan Ang
Plenilunio de Sagi Daniel B
Edicion del Libro Juan A.
Quiero compartir e Juan Ang
¡Despertad, Hijos Juan A.
¡Despertad, Hijos Juan A.
Atenta Invitacion Juan A.
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Red Planetaria
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1701     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[UNION_GLOBAL_DE_LUZ] Atenta Invitacion a todos los Hermanos de Luz
Fecha:Miercoles, 18 de Diciembre, 2002  16:44:49 (-0300)
Autor:Juan A. Moliterni <juan33 @.................com>

BOLETIN  CENTRO ESCUELA CLARIDAD Centro de Educación para el Crecimiento y Transformación del Ser Humano

ESCUELA CLARIDAD
Centro de Educación para el Crecimiento y Transformación del Ser Humano
 
 
 
 

Si analizamos los símbolos de la religión católica, maravillosos por lo divinos, podemos ir comprendiendo el misterio del Cristo.

 

El Señor Jesús, representa el Fuego interior, el Verbo de la Vida que bulle constantemente en nuestro interior impulsándonos a pensar, a imaginar, a emocionarnos, a amar, a caminar, a hacer ejercicio, etc. Es la Vida interior. Es el poder maravilloso de esa energía hija de la virgen Madre.

 

La virgen Madre es otro nombre que se le da al Alma del Mundo, a las energías que han dado origen a todo cuanto existir pueda en el Universo. Se dice que la virgen fue fecundada por obra y gracia del Espíritu Santo; es justamente el ígneo poder que en lo Cósmico se llama el Verbo y en lo microcósmico el Fuego Creativo del Espíritu Santo, que está en directa relación con la energía de la Vida.

 

Cuando un hombre y una mujer se aman y se acercan, hay fuego en ellos, sus cuerpos se calientan, sus miradas despiden centellas de energía. Es el Fuego de la Vida tratando constantemente de fecundar a la otra polaridad de la existencia o de ser fecundada, bien sea para los fenómenos de la generación universal o bien para la regeneración fisiológica y espiritual.

 

Cuando realmente se está enamorado y esa energía no es malgastada en las locuras eróticas del instinto, surge la poesía, el arte, la pintura, la escultura, la canción, la belleza y la alegría. Allí se encuentra el secreto de la armonía espiritual, el secreto del Cristo, del divino niño que nace en “una caverna misteriosa”, en donde solamente una mula y un buey se acercan al recién nacido.

 

El Cristo es el sentido de la belleza, de la armonía, de la espiritualidad, de la bondad, del altruismo, etc., que debe nacer en el corazón del hombre. La mula y el buey son las pasiones que acicatean al ser humano, tratando de que se pierda la fuerza divina del amor, del Cristo.

 

Herodes (el egoísmo) busca al niño par matarle. La madre, la virgen para protegerlo, decide huir “a tierra extraña” para criarlo y educarlo en los misterios iniciáticos. Así es nuestro Espíritu; hemos nacido en tierra extraña, en este mundo físico, y es justamente en ese deambular que estamos tratando de aprender todo lo que concierne al perfeccionamiento de la vida espiritual.

 

El niño Cristo es visitado por tres reyes magos que representan los tres aspectos del Logos en nosotros: la conciencia (el Padre), la sensibilidad (el Hijo) y el poder generativo (el Espíritu Santo). El rey mago de raza blanca, representa la conciencia, el de raza amarilla, la sensibilidad, y el de piel negra, el Fuego, el Poder, la Vida, la energía, el carácter, el valor. Cada uno le entrega un elemento simbólico: incienso, mirra y oro.

 

El incienso representa la elevación de las energías emocionales e instintivas hacia el altar del corazón, para que el “niño” Cristo pueda solazarse en armonía espiritual. La mirra, utilizada antiguamente para momificar, es justamente el símbolo de la energía de la Vida, de la sustancia germinal, que nos ayuda a mantener la cohesión molecular del cuerpo. Cuando se está joven, se tiene mucha energía simbólica de la mirra; pero cuando se está viejo, se ha perdido la mirra en locuras eróticas, ya ese cuerpo no se puede conservar más y hay que enterrarlo pronto cuando fallece. Y el oro es la conciencia, esa luz maravillosa que debe guiar nuestra vida y nuestra evolución.

 

Los reyes magos fueron guiados por una estrella –el Sol de medianoche-, es cuando en mística meditación, el ser humano logra ver una luz que le guía en su camino mostrándole progresivamente etapas sucesivas de desenvolvimiento espiritual. Es el Sol espiritual que todo esoterista cuando se torna clarividente observa en las noches radiando maravillosamente su energía como poder Crístico en el Cosmos.

 

En esta época de fin de año casi todos los habitantes del planeta se preparan para cerebrar la fiesta de un niño; el Cristo. Esta tradición viene desde la más remota antigüedad, pues ya en la India milenaria, se celebraba el nacimiento del niño Krishna, representación de la Divinidad Suprema que desciende para iluminar al hombre y contribuir a su salvación, hijo de Devaki, tuvo que ser enviado a una familia de pastores para protegerlo de Kansas quien había ordenado su muerte.

 

En el antiguo Egipto se celebraban procesiones llevando al niño Horus, la divinidad casta, hijo del Sol y de Isis y portador de Luz; era venerado como la energía que eleva al hombre y lo conduce a Osiris; es decir, al Dios Padre.

 

Debemos meditar mística y profundamente en este misterio para tratar de educir de él, el verdadero contenido de éste simbólico nacimiento del Cristo.

 

Nacer es emerger; es el movimiento Universal y Cósmico permanente en tiempo y espacio. Desde el punto de vista esotérico esa Divina Energía del Cristo emerge periódicamente para impulsar, para vivificar, para elevar y equilibrar la evolución de las miríadas de oleadas de vida que se encuentran en el campo magnético de nuestro sistema solar; porque El abarca toda su orbita.

 

Esta energía de vida, en el interior del ser humano, lo impulsa a elevarse espiritualmente para lograr así estados superiores de evolución y de conciencia según las necesidades del Logos, las cuales se suceden en secuencias progresivas de acuerdo al trabajo individual del ser.

 

De la misma manera que en el proceso del desarrollo físico, observamos un nacimiento periódico de los vehículos, iniciándose con el nacimiento del cuerpo físico, cuyo proceso es de inmensa trascendencia para el ego, ya que marca posibilidades de desarrollo en la vida que se inicia; así mismo cada uno de los demás vehículos van siendo despertados en ese proceso de evolución y es así como en períodos aproximados de siete años nace un nuevo impulso, llámese vitalidad o cuerpo vital, emoción o cuerpo de deseos, capacidad mental, con su capacidad imaginativa y sensorial; hasta que un día en tiempo y espacio hace eclosión en su corazón la Chispa Divina del Cristo y esta lo lleva a tomar al fin la dirección consciente de su vida y a elevarse más rápidamente en el camino de la evolución. Nace en ese momento en el corazón el niño Cristo que lo salvará de ese torbellino de la vida inconsciente. Esta y no otra es la Salvación. Por eso el Cristificado Jesús decía: “Yo soy el Camino, la Verdad y la vida”  y “Nadie llega al Padre sino por mi” (la Energía del Cristo en el corazón del hombre).

 

Cada paso que damos en la senda, es el nacimiento de nuevos estados de conciencia, en espiral infinita. Este es el sendero que han recorrido los grandes Maestros que ahora con infinito AMOR ayudan a la joven humanidad a despertar esa Divina Chispa de Vida “El Cristo”, para que un día comulgue con el Padre, es decir, la Conciencia Cósmica Universal.

 

Recibamos con veneración esta energía del Divino Niño Cristo. Demos la oportunidad al Logos de manifestarse en el corazón del hombre.
 

Invitación

Descenso de la Energía Crística

Meditación Mundial

Sábado 21 de Diciembre de 2002 – 21:30 hs.

 

Facilitador: Juan Ángel Moliterni

Filosofo y Astrólogo Humanista Dhármico


Unámonos todos, en esta noche cósmica, en un esfuerzo espiritual concentrado de aspiración; y que cada uno ruegue no solamente por su desarrollo de Alma Individual para el año entrante, sino también por el desarrollo colectivo. Si todos, al unísono, arrimamos nuestros hombros a la carga, podemos dar por cierta una inusitada bendición individual y colectiva, y un año espiritualmente próspero.

 

La Meditación-Celebración se llevará a cabo en el Centro SHUREN, calle Vuelta de Obligado 2545 (Altura Av. Cabildo al 2500). Teléfono: 4780-2302.

 

A efectos de facilitar el desarrollo de la reunión pedimos puntualidad.

Abierto al público en general

Entrada $2.-

 

Organiza Centro Escuela CLARIDAD

Informes:

Ravignani 1332, Depto. “B”, Cap. Fed.

Buenos Aires - Argentina

Tel. 4774-1773

e-mail: claridad@arnet.com.ar


 

Solicitud Importante: Copyright 2002 Ediciones Claridad. El siguiente material fue extraido de la Biblioteca del Centro Escuela CLARIDAD, la misma esta registrada en derecho de autor. Estos mensajes pueden ser distribuidos libremente, sin fines comerciales, con la condición de que no se modifiquen y que se incluya la siguiente información: Centro Escuela CLARIDAD, República Argentina, Web site: http://ar.geocities.com/claridad_ar/Index.htm e-mail: claridad@arnet.com.ar  Si deseas recibir más información como esta, puedes suscribirte a nuestro servicio gratuito enviando un correo en blanco a Unión Global de Luz: union_global_de_luz-alta@eListas.net o a la lista Tri_Unidad: tri_unidad-alta@eListas.net  Ayúdanos a distribuir información de vanguardia. Reenvia este correo a todas las personas potencialmente interesadas.