Inicio > Mis eListas > union_global_de_luz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 110 al 129 
AsuntoAutor
La Flor de la Vida Juan Ang
Meditación Mundial Buena Vo
ENTRELAZADOS DE L ami
Con Acuario viene Juan Ang
Listas de los Artu Centro E
Atenta Invitacion Juan Ang
Con Acuario viene Juan Ang
Abandono del Conoc Juan Ang
Con Acuario viene Juan Ang
Atenta Invitacion Juan Ang
Con Acuario viene Juan Ang
Con Acuario viene Juan Ang
Atenta Invitacion Juan Ang
La Receptividad Juan Ang
Vicente Beltrán An Centro E
Con Acuario viene Juan Ang
La Receptividad Juan Ang
Reunion Anual Artu Juan Ang
Atenta Invitacion Centro E
Con Acuario viene Centro E
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Red Planetaria
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 715     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[UNION_GLOBAL_DE_LUZ] Con Acuario viene lo mejor (27)
Fecha:Martes, 4 de Septiembre, 2001  10:08:32 (-0300)
Autor:Juan Angel Moliterni <claridad @.........ar>

Con Acuario viene lo Mejor

 
Este es un Servicio del Centro Escuela CLARIDAD hacia la UNIÓN GLOBAL DE LUZ ˇ El AMOR y la UNIDAD es la MOTIVACIÓN, El SERVICIO es el MEDIO, La DICHA y la LIBERACIÓN son la META.

BOLETIN CENTRO ESCUELA CLARIDAD
República Argentina

Con Acuario viene lo Mejor

Ayuno, dieta e instinto (por Hernán Salas)

Hernán Salas sostiene que los defasajes de la vida moderna no son excusa para intoxicamos con lo que comemos. Propone aprender a relacionar lo que a uno le pasa con los alimentos que ingiere. Reducción de ingesta y conciencia de su composición resultan pasos básicos para recuperar el sentido de necesidad individual.

La casona huele a pan recién horneado. El encuentro con Hernán Salas transcurre en su consultorio durante la hora del almuerzo, frente a un plato humeante de arroz integral, zanahorias y legumbres y una taza de té. No hay fisuras entre su vida y su actividad como docente y terapeuta en esta institución que busca la sanación desde la nutrición y las terapias alternativas. Tras padecer asma y alergias desde chico, Salas descubrió una forma de alimentación más equilibrada que en dos meses le permitió soportar una lluvia de alérgicos, mientras cargaba alimento balanceado en un barco, sin tener reacción alguna. “Fue una vivencia increíble; antes eso me dejaba de cama una semana. Pude confirmar que una dieta era adecuada para algo que creía que tendría que padecer toda mi vida”, rememora. El giro fue de 180 grados: cambió de trabajo para dedicarse a actividades relacionadas con la macrobiótica y la producción de alimentos. Tras estudiar medicina oriental y occidental y ampliar el espectro de las terapias naturales a las que sumó ideas de Rudolf Steiner y la antroposofía, se dedicó a atender para “encontrar más respuestas a las preguntas de la gente y de sí mismo”.
 

¿Qué aprendiste de aquella vivencia personal fuerte?

Descubrí no sólo el componente físico de la alergia, que se revierte eliminando sus principales desencadenantes (lácteos, harinas y dulces), sino también el aspecto anímico de la enfermedad. Uno siente que pierde el control sobre sí mismo, que la enfermedad te domina; hay un quiebre en el eje cuerpo-mente. El ayuno me sirvió para descubrir mi ser esencial; la dieta me reconectó. La desintoxicación es una crisis terapéutica-curativa: casi me desintegré, pero luego pude reconstruirme de una manera más consciente. La vivencia es imborrable.
 

¿Existe un modelo de alimentación que sirva para todos?

No. Sólo ciertos patrones de alimentación basados en una concepción energética que pueden aplicarse en la mayoría de los casos, no en todos. Estas pautas se observan en el estudio de la evolución del hombre sobre la Tierra, en cómo se alimentaban las culturas primitivas. Lo que entendemos como cultura moderna tiene poco fundamento tradicional.
 

¿Por qué?

Los argentinos somos producto de una confluencia de culturas, de las que adoptamos lo que atrajera más a los sentidos, perdiendo la esencia de cada una de esas culturas de alimentación, basadas en comidas integrales, principalmente carbohidratos. Cuando se saca de contexto un alimento, una terapia o lo que sea, se pierde el sentido del sistema en el cual se genera. Por eso no conviene mezclar homeopatía con alopatía y cuesta combinar alimentos-basura con alimentos refinados.
 

¿Un ejemplo?

Un hombre que al mediodía como fast-food y a la noche hace una ingesta natural porque la mujer cocina macrobiótica. Eso es una esquizofrenia nutricional: produce en el organismo una crisis permanente donde, por un lado, recibe una alta dosis de toxinas que inducen a trastornos, y por otro, una alimentación que estimula la desintoxicación.
 

¿Cómo se compadece una dieta natural en un ambiente urbano tan contaminado y hostil?

Existen mecanismos adaptativos que permitieron el traslado del hombre al fen6meno de la ciudad ultrarmoderna, pero que no contradicen la esencia de las pautas de la macrobiótica ni de las dietas naturales. No se trata de alimentase como lo hacía un hombre en el campo hace 200 años. Para vivir en armonía con el medio hay que respetar el origen nutricional biológico, adaptándolo a la realidad contingente, lo que implica incluir un porcentaje de estímulos adversos en la dieta para no quedar indefensos. Es el criterio para convivir en el siglo XXI en una ciudad, donde importa tomar conciencia de que, al estar dominados por la cultura consumista, estamos bloqueando mecanismos instintivos de preservación.
 

¿En dónde se puede descubrir ese instinto olvidado y cómo reconocerlo?

En muchas cosas, pero sobre todo en las plantas. El ser humano es una síntesis, un microcosmos, donde está representada toda la evolución de las especies. Tenemos un componente vegetal, al que podemos escuchar para adaptarnos al medio a partir de elecciones conscientes. Las plantas nos sirven como un sensor: en condiciones ideales, donde no puede vivir una planta, tampoco deberían vivir las personas deberían vivir las personas. Se trata de mantener nuestro eje de modo que nuestra relación con el mundo sea más armónica. La comida es una forma de incorporar el medio a nuestro interior. Comer carne, fumar, etc., marca un quiebre en relación con el medio. alimentos naturales es hacer ecología práctica.
 

Los Cinco Elementos en un menú, bien pueden ser una brújula para orientar nuestra vida. Al Norte, el fuego, el calor y las verduras más expansivas. Al Sur, el frío invernal y las legumbres. Al Este, la primavera y las verduras de hoja. Al Oeste, el otoño y las raíces. Y en el centro, los elementos siempre presentes: cereales, el eje del plato. Cada elemento y cada ingrediente tiene un corte y un tiempo de cocción que le será propio y acorde a la estacionalidad.

Es muy interesante observar que en América: Viracocha, el Hacedor, tenía 5 momentos. 4 zonas y una 5ta., central, que era el Cuzco. Nótese la similitud espacial con todo lo visto, por otra parte característico de las culturas primitivas. Viracocha representa el estado no diferenciado de la creación. Por medio de los 4 elementos se consuma la obra en el Kay pacha, el mundo de aquí (finito); por intermedio de 2 héroes gemelos, que van actuando y separando el orden del caos, se produce la creación. Una vez terminada su labor, estos héroes vuelven al Hanan Pacha para convertirse en Sol y luna.

La manifestación de dos fuerzas relativas, complementarias, es la que produce todas las cosas. La cristalización de la obra divina en las entidades SOL y LUNA no involucra su deificación, sino el recuerdo presente para el hombre de cuales son los rectores del orden cósmico. Las fuerzas Yang y Yin tienen aquí una equivalencia indudable. El diagrama de la distribución de la teogonía y calendario de la cosmovisión indígena es exactamente el mismo.

Las antiguas tradiciones desarrollaron, desde tiempos inmemoriales, una visión donde la observación de los eventos celestes y los fenómenos naturales tenían una misma causa común y formaban parte del mismo principio. La sistematización de esas observaciones dio origen al conocimiento astrológico. Un sistema omniabarcante donde se viesen representados todos los conocimientos del saber humano. El alimento (el fruto de la tierra) era mucho más que un elemento nutritivo; era el resultado primario de la comunión entre Cielo y Tierra, y el hombre era el más logrado fruto de esa unión. Alimento era el don del Cielo para alcanzar lo trascendente; su transformación, la gran obra del hombre, el vehículo para elevar la materia (la sustancia primaria) al rango de espíritu (esencia).

Material extraido de la Biblioteca de CLARIDAD
En Gratitud, Unidad, Orden, Luz y Amor...
¡Bendiciones Multiplicadas para todos en la Infinita escala de la Creación!
Juan Angel Moliterni & María del Carmen Prantera
e-mail: claridad@arnet.com.ar

URL: http://ar.geocities.com/claridad_ar/Index.htm
 


 

EXHORTAMOS A REDISTRIBUIR SIN FINES COMERCIALES POR VÍA ELECTRÓNICA, SIEMPRE Y CUANDO SE RESPETEN LOS CRÉDITOS DEL SERVICIO, LOS AUTORES Y SE MENCIONEN LA FUENTE Y ENLACES (e-mail y URL).


Saludos Fraternales de Corazón a toda la RED:

Queridos Trabajadores de la Luz ¡seguimos creciendo! Para poder organizar y difundir de la forma más óptima posible el Despertar de Argentina (2002), la Unificación de toda América y la Sanación Planetaria invitamos a todos los VOLUNTARIOS a suscribirse enviando un correo en blanco a: tri_unidad-alta@eListas.net, donde recibirán boletines en relación a este tema. El propósito es simplemente para llevar adelante un ORDEN y COORDINAR los esfuerzos.

TRI_UNIDAD: http://www.eListas.net/lista/tri_unidad

Seamos Uno en Meditación Global
Todos los Miércoles

GRACIAS POR PASAR ESTA INFORMACION A OTROS