Inicio > Mis eListas > union_global_de_luz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1141 al 1160 
AsuntoAutor
Panorama del 2003 CLARIDAD
¡Despertad, Hijos CLARIDAD
CURSO MASAJE ATLAN CLARIDAD
Invitacion Seminar CLARIDAD
¡Despertad, Hijos CLARIDAD
Pautas energeticas CLARIDAD
Herramientas para Daniel B
El Librito Azul - CLARIDAD
Conexion con el An CLARIDAD
El Librito Azul - CLARIDAD
El Impacto de un R CLARIDAD
El Librito Azul - CLARIDAD
El Librito Azul - CLARIDAD
Invitacion Activid CLARIDAD
Capricornio 2003 - Daniel B
El Librito Azul - CLARIDAD
El Librito Azul - CLARIDAD
El Amante CLARIDAD
Compartiendo Compr CLARIDAD
Todo lo maravillos CLARIDAD
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Red Planetaria
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1761     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[UNION_GLOBAL_DE_LUZ] Todo lo maravilloso que viene para el hombre
Fecha:Jueves, 23 de Enero, 2003  21:07:50 (-0300)
Autor:CLARIDAD <juan33 @.................com>

¿Será que Todo lo maravilloso que viene para

La Humanidad

vendrá sin mi Esfuerzo?

 


¿Será que Todo lo maravilloso que viene para

La Humanidad

vendrá sin mi Esfuerzo?

 

 

En estos momentos el universo está pasando desde su creación, por una de las etapas más trascendentales de su historia y por Ley de Unidad también lo están cada uno de los sistemas y planetas que lo conforman.

Es gracias a esta Ley, que rige todo cuanto ha sido creado por el Creador, que aquello que acontece en un punto extremo de la Galaxia sucede en algún punto opuesto de la misma. Es debido a esta bendita Ley, incluyente, cohesiva e incondicional, que todos y en cada uno de los seres que habitan en este universo están interdependientemente relacionados[1] y lo que le atañe a uno, le será indefectiblemente en algún momento del tiempo-espacio importante  para el otro.

Nada  escapa a esta grandiosa ley, Somos uno y estamos en Él contenidos. Sin embargo  a la mente humana le cuesta mucho pensar, ni se diga el de constatar la presencia de esta Ley de Unidad. La mente discierne la mayor parte de las veces por lo que ve, percibe, siente o por cualquier otro  ‘dato’ o ‘impresión’ que reciba  a través de los 5 sentidos, los cuales a su vez son bombardeados por demasiadas impresiones  a lo largo de 1 segundo siendo la mayoría de las veces ni siquiera percibida por la parte consciente, pasando así todos estos datos al ‘subconciente’ para ser luego olvidados por entero. Entonces nos preguntamos:

 

¿Cómo puede uno constatar lo que nunca hemos percibido como Unidad conscientemente, o ni siquiera hemos hecho el intento para  comprenderlo?, ¿Cómo recordar o experienciar lo que no recordamos de nuestra realidad, aunque sea esta parcial?

 

Aquí recae parte de este dilema, en el cual un gran porcentaje de la humanidad está sumergida, más no nos adentremos en la totalidad y enfoquemos la atención en un solo individuo, uno mismo, y verifiquemos entonces ahí adentro de cada uno,

¿Cuántas veces al día estamos verdaderamente ‘despiertos’ y cuántas veces 

al día estamos accionando ‘dormidos’?.

¿Cómo despertar dentro del gran sueño?

¿Cómo mantenerse despiertos?

¿Cómo encontrar esta Ley  de Unidad dentro de nuestro diario discurrir?

Para ello no existen fórmulas, dietas, técnicas mágicas, ni persona fuera de uno que vayan a hacer este trabajo por nosotros. Nadie puede hacer nuestra tarea, porque ésta es individual, es personal, y de igual manera que nuestros Padres nos enseñaron que solos deberíamos enfrentar el examen, que no importaba cuánto ellos nos pudieran ‘ayudar’, al final, la nota que obtendríamos dependería siempre de cuánto esfuerzo y trabajo hayamos realizado por nosotros mismos, no habiendo por ello justificación alguna para pensar que pudiese ser de manera diferente.

Es por todo esto que uno se pregunta:

¿Porqué habría uno de lograr algo sin esfuerzo?

¿Porqué pensar que uno sólo estudia o debe estudiar a determinada edad o sólo cuando se está inscrito en una escuela, universidad etc. (¿Acaso no se está ahora en una gran escuela realmente?)

¿Por qué pensar que el Cosmos nos premiará, elevará a todos, transmutando y realizando todo, sin siquiera uno ‘pagar’ el justo precio por merecer aquello que será el devenir de la Humanidad, que de seguro es bello y perfecto?

¿Quién me creo que soy para lograr esto, sin poner aunque sea ‘algo’ de mi parte?

¿Es factible, es acaso ley del Universo el lograr algo sin esfuerzo?

¿No se esfuerza el cosmos?

¿No se está esforzando hoy por hacerse escuchar

a  través de cientos y miles de seres que están buscando la debida conexión?

 ¿No se está esforzando por llegar hacia aquellos que están vibrando al mismo

ritmo y nivel vibratorio?

¿Acaso es algo ‘gratis’en el Universo?

 

Con esto no se quiere decir, que uno no tiene privilegios por ser hijos de un grandioso Padre-Madre Creador, privilegios que son equitativamente compartidos con nuestros 6 mil millones de hermanos, gracias a que tenemos un Padre Común a todos. Tampoco se quiere aquí determinar un nombre, Padre, que nuble a todos los restantes nombres dados al Creador por diferentes religiones, sino simplemente se está determinando la función que este espíritu Divino ejerce en la Creación. Uno no se está refiriendo con eso de los ‘privilegios’ a la concesión especial que se tiene por ser ‘Su criatura’, hijo de Su Creación, sino al entendimiento alcanzado por experiencia, de que todo en esta vida es un continuo esfuerzo, que nos viene elevando de estado en estado, de grado en grado, de nivel en nivel, desde que empezamos un día a germinar dentro del útero materno hasta alcanzar el punto de crecimiento donde hoy estamos. Sólo tenemos que recordar el grandioso esfuerzo que la maravillosa naturaleza hoy ha alcanzado, si observamos que salimos un día, luego de millones de años de evolución y esfuerzo, de una simple célula marina, pasando a través de toda una larga cadena evolutiva hasta lo que hoy somos, los millones de hombres que poblamos esta maravillosa casa-escuela, de la cual sólo saldremos si nos graduamos como verdaderos ‘seres humanos’.

Decíamos que el Cosmos en estos momentos a través de sus intrincados mecanismos que se utilizan como el tiempo y el espacio se está esforzando. El mantiene un orden perfecto y en el jamás hay incidentes al azar. Constancia de su orden la tenemos comprobada diariamente con el simple más constante y perenne esfuerzo de la salida del Sol. Gracias a su constancia, hoy por la mañana la mitad de la población volverá a “despertarse” para emprender otro ‘nuevo’ día de trabajo. No importa si son hombres, mujeres o niños, aves, serpientes, o mamíferos, millones podrán tener luz diurna, para poder calentarse, moverse, hacer, (aunque demos esto también por hecho, sin considerar que también es un privilegio o mejor dicho bendición el poder ‘ver’), haciendo con ello del día de hoy, un día de provecho.

Más sin embargo  no nos referimos sólo a éste tipo de esfuerzo descomunal que realiza nuestro ‘hermano’ sol por tantos seres que ni siquiera están conscientes de ello, aunque esto para él signifique Su trabajo diario, sino nos referimos al esfuerzo y sostenimiento que la Jerarquía Celestial realiza día a día con uno, y con cada individuo que está habitando el planeta. Miles de seres están recibiendo informaciones sobre los futuros cambios de la Galaxia a la cual nuestra hermosa casa-hogar-planeta-escuela- pertenece. No sólo eso, sino además está humanidad ha recibido reiteradas veces, la bendición de tener a seres de altísima evolución, quienes han entregado su vida como digno ejemplo de lo que significa alcanzar un alto estado de Vida y de vivir despierto en ‘realidad’. Es decir hemos y estamos continuamente asistidos y podemos confirmar este esfuerzo que el cosmos realiza, con solo dar una miradita a los eventos tanto histórico y actuales.

Hoy en día se podría decir hay de todo y para todos los gustos, formas, apariencias, más debiéramos pensar en  usar la capacidad de discernir, que nos es conferida por el universo, para cuestionarnos si es que algo puede por sí solo venir a uno (estados de consciencia, niveles de ser, etc.) sin siquiera hacer el ‘esfuerzo’ pertinente de tener que ‘pensar’ o vibrar de determinada manera para lograrlo.

¿Podemos entonces creer que el Cosmos y Su Jerarquía sostendría aquello que no lo amerita, o no siquiera lo ha solicitado?

¿Debemos haber solicitado ‘algo’ al Universo para estar hoy recibiendo tantos mensajes de lo que viene o vendrá, verdad?

Mas, ¿Qué tanto podemos imaginar que estos cambios se darán en nuestra constitución con las estructuras de ADN y otras tantas, que dicen que se darán o se están dando ya, sin nuestra cooperación? ¿Qué del libre Albedrío entonces?

Existe un respeto total ante esta concesión otorgada de “Libre elección” y esta es una Ley en el Universo. Una vez se nos dijo que: “el Cosmos, El Creador, respeta tu decisión, el no viola el libre albedrío de ningún ser, ni se mete ahí donde no ha sido llamado”y ya que todo en el Universo es cooperación, esto nos hace reflexionar y pensar que de existir en uno estos cambios trascendentales tanto a nivel físico, (ADN, reparaciones biológicas etc.) como a nivel mental (recuperación y activación de zonas mentales olvidadas o atrofiadas) estos sólo serán factibles de darse en la medida de nuestra sutil cooperación. Y es justo aquí nuevamente donde uno se pregunta: ¿Cómo coopero?, ¿Qué paso he de dar?, ¿Qué he de hacer?, ¿Cómo lo hago? y por ultimo la pregunta debiera ser: ¿Para qué propósito? ¿Realmente quiero ser parte de este cambio histórico?

Como muchos sabemos existen diferentes planos de creación vibracional y para nuestra suerte, la materia es la mas dúctil de todos los planos existentes, siendo ésta automáticamente alterada y transformada por un plano superior de acción, (“una ley mayor anula una ley menor”). Por eso uno no debiera “preocuparse”, por cambiar formas de ser de otro o de adoptar nuevas formas de vivir, sino mas bien ocuparse en acatar esta ley, haciendo los cambios verdaderos desde adentro. Consideremos entonces que todo lo que nos rodea esta sometido por una grandiosa y poderosa ley que rige en todo el Universo, la Ley de Unidad, por ende si sucede en  un plano superior por encima del plano físico, abajo por correspondencia (Ley de causa y efecto) sucederá tarde o temprano lo mismo. Nada escapa a esta ley. Cabría entonces preguntarnos: ¿Porqué tanto afán en poner la atención en las pequeñas cosas del plano material, entregándole tanto poder a que si ‘eso’ o ‘aquello’, es bueno o menos bueno, malo, peligroso, mortal etc., si sabemos y hemos constatado muchos de lo que estamos buscando la verdad que:

 

No es lo que entra por la boca lo que daña al hombre,

sino lo que sale de ella, porque es lo que de su corazón procede

 

¿Cuántas veces no hemos recibido el embate de nuestras propias palabras

al haber negado a vivir algo, o el de no querer aceptar a alguien,

recibiendo en respuesta justo lo que menos queríamos o habíamos deseado en el silencio de nuestros pensamientos y emociones?

¿Por qué entregarle tanto poder al plano más denso y dúctil del Universo?

¿Por qué no subir la atención hacia donde esta pudiera en verdad afectar positivamente la “vida” que llevamos diariamente la cual hemos limitado en cientos y miles de calificaciones de ‘malo’, pésimo para la salud, enfermedad o contagioso etc.?

¿Por qué seguir limitándonos con más cosas “prohibidas” o “contaminantes”

si uno ha recibido la información, a través del exhaustivo esfuerzo por sus intermediarios de luz, quienes  a su vez nos están esperando a que verdaderamente vivamos a la altura de nuestra fe aquello que creemos con sinceridad?

¿Por qué no aceptar con convicción que “aquello que el hijo anhela y el Padre desea será por cierto una realidad”?

¿No sería mejor preguntarse qué quiere nuestra alma y qué limitaciones pueda ella tener?

¿Para qué tendría uno un espíritu que vela por nuestra vida si este no puede ascendernos y trascendernos de la irrealidad y la ilusión que los sentidos físicos nos determinan,

diciéndonos todo lo contrario a lo que se sabe desde adentro?

¿Para qué el libre albedrío, si no se usa para elegir a donde se aspira llegar?

¿Acaso existe algo o alguien en el Universo

que nos impida alcanzar los anhelos de nuestra alma?

¿Hay acaso un limite para Ser? ¿Entonces porqué no poner la atención en un plano donde se sabe que se trascenderá toda la información recibida que muchas veces viene matizada por la personalidad de quien la recibe, pintándola con sus creencias o miedos al respecto de determinado tema?

¿Dónde está entonces el discernimiento?

¿Para que el uso de tantas técnicas, y fórmulas, ejercicios, si no se puede

 discernir entre lo que es verdad y viene del Ser  de lo que viene de la personalidad?

Pero con todo esto uno no quiere decir que es el espíritu que mora en nosotros el que se esforzara por uno, así como no se está planteando que no hay que hacer altos o ‘stops’ a determinadas cosas en nuestras vidas, para lograr tan ansiada transmutación y ascensión (recordemos que la vida es esfuerzo).

Un día también se nos dijo, “Dios o el Padre trabaja contigo y no para ti”, Él nos acompaña en esta empresa de superación y no lo hace solo, es por eso que si en algo hemos de estar concientes, es que el primer paso para lograr todo lo maravilloso que viene para la humanidad o para uno, (o que ya se está dando) se dará sólo con el ‘esfuerzo conciente’, sin ello no hay cambio ni magia al respecto. Y ya que ponemos a la magia como ejemplo (algo que a su vez muchos quieren o creen lograr) “la varita mágica” que con tan sólo un toque, uno consigue lo que quiere, ha sido un concepto mal interpretado, porque no hay que olvidar que detrás de ella existe un ser que la mueve, y si no se considera esto, sólo se tiene el 50% de la imagen, ni decir de la verdad. Es el mago quien opera a esta varita y de seguro este mago, deberá haber discurrido gran parte de su aprendizaje y estudio en múltiples escuelas, ni decir de las cientos de horas entregadas de donde aprendió a hacer su ‘magia’, por decirlo de alguna manera. Pero no hay nada de malo en desear ser como un mago y tener el poder de un mago, ¿Mas realmente puede uno creer que uno se convertirá en un mago con solo desearlo? ¿Que del esfuerzo para hacerlo?

             A lo largo de estas líneas hemos expuesto ciertos puntos para reflexionar, de lo que se cree que se basa el logro de alcanzar algo, sea por cualquier individuo que este buscando o no, la luz. Procuramos con ello crear así un punto más alto en nuestra conciencia, invitando a considerar los mismos. Sabemos ahora que nada es gratis, que todo tiene un precio, y que la evolución de la humanidad hacia mayores y altos logros del ser, dependerá primero si uno está dispuesto a cooperar, trabajar y estudiar para lograrlo, ya que el Cosmos vela por quien a su vez cuida por su propio bienestar y progreso (“ayúdate que yo te ayudaré” reza el dicho) y que el esfuerzo que Él ejerce hoy por intentar alcanzarnos, ya está dado, (sólo depende del otro 50% de esfuerzo de nuestra parte para hacerlo posible).

Debemos hacer consciencia que: El Creador a tendido ya un grandioso puente hacia cada uno de nosotros, el camino ya fue abierto hace cientos de años, sólo está en nuestro poder de decisión el transitarlo o no, y ante eso nadie ni nada se inmiscuye, es nuestra entera decisión el elegir, tomar las riendas de nuestro propio destino y el de ir en pos de la verdad que libera. No hay nadie fuera de uno a quien preguntarle, no hay nadie que nos diga si estamos errados o certeros. Ahora más que nunca tenemos que tomar nuestras propias decisiones y enrumbarnos hacia un territorio desconocido por nosotros (conocidos por muy pocos), para lo cual se nos han entregado algunas pautas para poder seguirlo sin muchos sobresaltos y esa ‘información’ está grabada dentro nuestro y sólo uno tiene el password o clave para acceder a ello.

Adentro de uno mora un espíritu que es “Un Rey en un trono sentado” [2] quien sabe como llegar a “Su reino”. O nos hacemos súbditos de su corte por propia elección o dejamos eso para otros, para algún otro momento en el tiempo (aunque sepamos que ya no hay más tiempo)

Se puede constatar en la información externa que nos está llegando, aquello que siempre supimos que sería para uno, (“aquel que se decidió es el que se eligió a sí mismo, no existiendo por ello los elegidos”) que grandes cambios se están ya dando, que hay muchos seres que están ya viviendo “la verdadera realidad”, que nuestra conciencia y esfuerzo humano ha alcanzado los niveles esperados por la alta Jerarquía pero que aún hay todavía más, mucho más que nos aguarda por alcanzar. Para lograr alcanzar lo que aún es nuestro, sólo se necesita la decisión de conectarse con el espíritu que mora dentro y que está en lo más alto de nuestra mente, aquel que nos quitará el velo y nos demostrará la mentira e ilusión a la que le dimos crédito, aquella chispa de luz que nos mostrará una y cien veces la Verdad, que la Vida verdadera es Orden, Luz y Amor, dependiendo por ello enteramente, de la decisión que hagamos por aspirar a esa Vida que es Eterna, por la que trascenderemos todas las limitaciones que nuestra mente concreta a intentado mantener (su única tarea), para dar ese tan afamado salto hacia nuestro ‘real’ devenir.

 

 

¿Existe alguna manera de que sea y partícipe conscientemente de los cambios tan afamados que se proclaman?, ¿qué hacer entonces?

 

Tenemos la información que cambios estructurales se darán cada vez más rápido, que los codones del ADN se reestructurarán y que inclusive ya existen niños índigos (o mejor dicho de la 7ma raza violeta) que tienen otros codones más activados, a diferencia de los que estamos aquí hoy encarnados, expresando así una liberación total de sus seres, significándoles esto  que sea para ellos más sencillo el ‘ser y estar’ presentes, que para los muchos que nos ha costado y nos cuesta aún hacerlo, siendo todo esto factible de ser gracias a los seres que allanaron el camino para ellos, los que van adelante haciendo el cambio consciente.

Más sin embargo poco se sabe sobre cuales son explícitamente las virtudes que se deben desarrollar paralelamente a estos cambios estructurales, los cuales se darán solo en la medida de nuestro esfuerzo. Se ha dicho mucho sobre el efecto multiplicador de meditaciones grupales, individuales, mantrams etc, todo eso está indudablemente perfecto más, ¿Cómo activar el durmiente en uno conscientemente?, ¿Cómo lidiamos con el programa o sistema mecánico en el que se está incluido para “ser del mundo” sin caer y pertenecer al mundo, no desconectándose de los demás sintiéndose distinto o mejor que otros por estar  en ‘algo’ “espiritual”?

Además:

¿De qué manera  cada cromosoma puede ser conscientemente activado

con la virtud o el don espiritual que lo empareja o equipara con el ser?

¿Cómo se hace el Puente, de qué está hecho, cuál es la esencia para su elaboración?

¿Acaso solo meditando o sólo pensando es que se hace?

¿Para qué entonces se nos entregaron los demás cuerpos sutiles y menos sutiles?

¿Para qué del plano físico y de la importancia de estos cambios genéticos, si sólo con la mente o con el espíritu se pueden realizar todo lo que en verdad propongamos?

¿Acaso no hay en esto una contradicción?

 

Esto nos hace pensar, basándose en la Ley de Unidad, que debe existir y haber para ello un paso previo, una unidad lograda o consolidada entre todos los cuerpos que se conocen que se tienen (identifiquémoslo o no como 4, 7 ó 12). Sólo en la Unidad en Acción es que lograremos este cambio alcanzando el mismo resultado en todos cuerpos que nos constituyen, siendo entonces que sólo podremos dar este ‘salto cuántico’ del que tanto se habla y se escucha últimamente. como un todo integrado, como ‘un ser humano integral’.

            Es en este casamiento perfecto comenzando tanto desde lo más sutil hacia lo más denso y viceversa, que se podrá ‘alterar’ las condiciones existentes primero en uno, en nuestra vida, para que por Ley de Unidad se de en toda la humanidad externamente. Primero cada uno deberá atender a ‘su humanidad’ que la contiene (debe recordarse los 1000 y millones de años de legado genético que cada uno contiene dentro de su bagaje genético, ni se diga de la ascendencia genética que nos precede) para que este cambio se de para toda la humanidad y este glorioso destino que nos dicen que viene para todos, sea en realidad un hecho.

            Entonces nos preguntamos nuevamente: ¿Quién tiene que hacer el esfuerzo? ¿He de esperar que aquel otro lo haga? ¿Cómo emparejo aquí abajo en mi existencia diaria la diferencia  entre lo que soy y lo que creo ser, y realizo los cambios u acciones que necesito realizar, para activar ‘eso’ que está latente en mí y que sólo ‘yo’ tengo la clave o password ?, ¿Qué valores espirituales son estos y cómo encajan con cada uno de las tendencias innatas que me constituyen? ¿Existe un puente viable entre ambos?¿Acaso la materia y el espíritu tienen un puente e común? ¿Cómo se construye, cómo lo realizo en mi existencia?

            Si uno nuevamente interlaza todos los datos sobre la verdad hasta hoy encontrados y que llegan a uno, descubrirá la Ley de Unidad latente entre ellos, descubrirá que existe un mapa de camino que ha sido dibujado a través de las edades y que ha sido entregado a través de las generaciones, de ser a ser, personalmente, a cada uno de los individuos que hicieron el llamado respectivo pidiendo por la tan anhelada ruta de liberación.

            A través de los miles de años ha existido una línea de servidores, que han diseminado por cada pueblo de entonces, un legado matriz, una enseñanza  basada en la profunda búsqueda de la verdad para el encuentro con la Unidad, la cual bien imprimió en las consciencias de cada uno de los seres que se conectaron con la misma, la creencia de Un Solo Dador, creador de Todo, no importando el nombre entregado al mismo.

Es gracias a la diseminación de la Luz, que la verdad puede ser hallada en sus múltiples niveles, a través de diferentes individuos, religiones, creencias, siendo mas que una sola madre o raíz la dadora de la misma, hace cientos de miles de años cuando  la Jerarquía acudió al llamado de los seres debido a que la Luz para este planeta estaba menguando y a punto de erradicada de la memoria de los hombres. Esta verdad provino así, de una sola Voz, de quien se supone y se dice que no tuvo ni Padre ni Madre, el cual era a su vez el más fiel Servidor del Altísimo, El Señor Melchisedek.

Los misterios intrincados de la Vida están poco a poco siendo develados, la ciencia cada día más encontrará y certificará los lazos que existen entre lo que quedó como historia y lo que hoy se constata por tantos seres, como experiencia. La creencia de que  todo salió desde un solo punto o que se originó todo en un solo ser, cada vez más nos acercará más a la comprensión de esta Ley de Unidad, la cual nuevamente nos trasladará y trascenderá hacia los planos más sutiles o dimensiones donde todo se hace uno hallando así un origen común alo que existe, un árbol a todos común que dio todos los frutos existentes que se conocen, ‘El Árbol de Luz y Vida Eterna’.

Nuevamente postulamos y estamos convencidos que recién se están encontrando las relaciones existentes entre la maravillosa matriz creadora como lo es el cromosoma, y los niveles de evolución que ya se alcanzaron y nos faltan aún por alcanzar. Lo que antes se conoció como el Árbol de la Vida, hoy se conoce como la estructura del ADN. Las similitudes existentes entre sus (4) bases nitrogenadas y los 4 Mundos de Existencia según la Kabalah así como de sus 16 codones o combinaciones posibles, con las 16 esferas de consciencia superior (ubicadas en la Corona del Árbol) y la enseñanza matriz, otorgada hace cientos de años mucho antes de la existencia otras culturas avanzadas, es contundente.

¿Es éste Árbol  de Luz y Vida el puente o ruta a construir conscientemente

entre la materia y el espíritu?

¿Acaso activando y accionando aquí en la materia, cada uno de los valores que constituyen  a esta estructura de la Vida o ADN, es que lograremos estos cambios tan anhelados?

¿Es esta la ruta viable de ascensión y de liberación de la cual se nos dice que debemos empezar a conscientizar, visualizar  y construir?

 ¿Cuál es entonces el primer escaño, la primera puerta el Primer pilar a elaborar?

Es gracias al ‘arduo esfuerzo’ de la Jerarquía, quien jamás dejó o cesó de apoyarnos, y del esfuerzo consciente de la línea de servidores que se comprometieron a expandir silenciosamente este conocimiento, o mejor dicho a transitar este camino, que hoy sabemos que existen no sólo 10 esferas de consciencia y 22 senderos o vías que componen este Mapa de camino en los que se basa este Árbol de la Luz y Vida Eterna, sino que por ley de creación  además de tener parte y semejanza con el Creador y estar influenciados por la Ley de Octava, (mecanismo que rige al mundo espiritual, todo lo Creado por el espíritu es en base al 7) sabemos hoy que son 49 esferas de consciencia, 49 frutos que el alma debe dar, completándose así un ciclo perfecto o peldaños para ascender por esa Escalera al Cielo, de regreso al hogar.

Es sin embargo por Misericordia infinita que ahora se cuenta con una ruta, un mapa tácito de camino que nos perfila mejor como es el mismo, señales de alerta, peligros, recovecos

cautela y todo lo que un mapa, que ha sido minuciosamente detallado por aquellos que van adelante, debiera tener.

Esta ruta o legado histórico por suerte no le pertenece a nadie, ni tiene una etiqueta o nombre especifico, tampoco es elitista ni exclusiva para algunos y para otros no, y si en verdad se comprendió en parte la explicación del esfuerzo y la necesidad del mismo para avanzar entonces, se comprenderá los niveles de “esfuerzo conciente” y ya no más mecánico o ritualístico que el transitar por este mapa amerita. Es una ruta de liberación de activación conciente de todo lo que está dormido dentro de uno y que es el tiempo de despertar. Es una Ruta de Liberación que se transita a “solas más no solo” ya que sólo es el espíritu interior el que nos llevará una y otra vez de acuerdo a nuestro propio logro, al encuentro permanente con el Maestro, con nuestros hermanos y con ello al encuentro con la Verdad, con el Espíritu de la Verdad que yace en nuestro Templo Interior.

La construcción de nuestro camino, nuestra propia via dentro de esa grandiosa obra que fue pavimentada con el sudor y sangre de cientos de seres que pasaron ya de este nivel hacia el otro, dependerá enteramente de uno, porque sólo existe un mapa de ello ¿Mas de qué le sirve a uno tener el mapa, si este se tiene sólo como información o para ser colocado en un cajón de nuestra biblioteca (mente)?

¿Acaso uno busca un mapa sin en verdad querer encontrar algo en el?

¿Para que uno quisiera un mapa si no hay preguntas al respecto de algo que estoy buscando hallar en el mismo?

Mas seria pertinente también preguntarse y sincerarse si es que:

¿Soy de aquellos que siempre está o estaré buscando sin querer en el fondo hallar?

¿Estaré dispuesto a ir por una estas rutas del mapa que se me entregue, yendo  hasta el fondo de la misma guiado sólo por la voz del Maestro interior?

 

El mapa que a muchos les cambió la vida, aquel que le determinó y dibujó ese primer peldaño a construir, el cual ha recibido cientos de nombres a lo largo de las centurias y ha sido expuesto de diversas maneras de acuerdo a la raza y traducción de la misma, es en el fondo un solo camino, aquel que nos llevará a la vida Eterna, hacia aquel árbol que nos dio sus frutos y nos los sigue entregando diariamente para aquel quien tenga ojos para ver y voluntad para seguir.

Este es el Arbol de Luz y Vida Eterna y está dentro de cada una de nuestras células esperando a ser activado, a ser transitado por ese primer paso que elijamos dar, este es el  primer paso hacia el Servicio, el Servicio a toda vida, acortando con ello día a día esta senda, para que así se de tanto en uno como a través de uno, todos esos maravillosos cambios del cual tenemos hoy conocimiento que están ya dándose en la humanidad.

 Este es el primer paso que se conoce dentro de los 49 niveles de servicio que existen y que se han de realizar, para construir este puente entre la Materia y el espíritu, construyendo así ese ‘vehículo luz’ (conocido comúnmente como ‘el alma’, merkabá, o vehículo de ascensión, etc.) el cual nos transportará hacia otros niveles de Vida, del Ser, hacia la verdadera Vida Consciente, la Vida verdadera que es útil a la Causa Origen que la creó, no siendo más una carga a la misma sino más bien una respuesta positiva y responsable a la misma.

Es por ello que el maestro dijo:

 

Aquel que quiera ser o crea ser el más grande entre vosotros

que sea el que mas sirva

 

 y ante esta declaración  deberemos finalmente preguntarnos:

 

¿Estoy sirviendo a la Causa Una?

¿Estoy realmente sirviendo a mí Ser?

¿Soy útil al Universo o soy una carga?

¿De qué manera puedo servirle hoy a Mi Creador?

¿Dónde está El creador?

¿Acaso no está en el hermano?

¿Quién es el hermano?

¿Quién soy Yo?

¿De dónde vengo?

¿Adónde voy?

 

¿Existe acaso algo u algún límite que pueda impedirme llegar ahí

donde Mi Ser me lo ha trazado?

¿Estoy dispuesto a recorrer ese único camino

hacia el encuentro diario de Mi Ser?

 

Entonces no nos pongamos límites, ni prohibiciones, ni creencias, ni magias, ni fórmulas, ni nada. Vivamos hoy sirviendo y sirviéndonos en esta maravillosa escalera de ascensión. El Límite se lo pone uno, ¿Por qué ponernos entonces límites?

 

Todo depende de uno….. ¿para qué esperar a un futuro? ………..

El que sirve hoy, seguirá sirviendo por siempre y para siempre ¿y el que no…..?

 

 

Laescaleraalcielo@yahoo.com.ar

www.laescaleraalcielo.com

 

Rocio Bastante

Juan Rafael Méndez

 

 

 



[1] Los Doce Postulados de Traya de Maldek

[2] Del Gloria A Tí Padre