Inicio > Mis eListas > union_global_de_luz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1830 al 1849 
AsuntoAutor
Mensaje de Poseido Escuela
Sobre el control Escuela
MENSAJE DE NOVIEMB Escuela
Alerta Planetaria Escuela
Vicente Beltrán An Buena Vo
EL DILUVIO MONETAR Escuela
Atenta Invitacion Escuela
EL DILUVIO MONETAR Escuela
El Riachuelo y la Escuela
Meditación Planeta Buena Vo
Sobre Animales - L Escuela
Indigo, agenda BOL Escuela
Mensajes desde LA Escuela
¿Como ayudar a nue Escuela
Drunvalo y la Conc Escuela
Mensajes desde LA Escuela
¿EN QUE CONSISTE L Escuela
VAMANOS !!! Y ASI OroMu-Ba
Proyecto Enlace de OroMu-Ba
Meditación Planeta Buena Vo
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Red Planetaria
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2438     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[UNION_GLOBAL_DE_LUZ] EL DILUVIO MONETARIO (1-2)
Fecha:Domingo, 2 de Noviembre, 2003  13:18:27 (-0300)
Autor:Escuela Claridad <claridad @.........com>

PROGRAMA INTERCONTINENTAL

Una  gentileza de Walter Moore <ecodemocracia@yahoo.com>
Exclusivo para la Nac&Pop
 
Tenemos que prepararnos para

EL DILUVIO MONETARIO

 

El estallido de la burbuja financiera se aproxima. Los más pesimistas estiman que esto ocurrirá en el próximo año, los más cautos prevén que el sistema puede aguantar hasta tres años más, pero nadie se atreve a afirmar que esta situación puede continuar en forma indefinida.

 

La crisis llegará y el desplome del dólar será la primera ficha que, al volcarse, iniciará la avalancha de un gigantesco efecto dominó que terminará en un colapso de los sistemas monetarios mundiales y generará una crisis social y económica de inimaginable gravedad que afectará a todo el planeta.

 

Esta catástrofe, infinitamente más grave que la crisis de 1929, está siendo meticulosamente organizada y avanza a paso redoblado, conducida por una oligarquía financiera y rentística anglófona que el profesor y senador italiano Giacinto Auriti, denominó USUROCRACIA DOMINANTE, y otros, considerando su visión esotérica, los identifican como Los Iluminati.

 

Estos grupos, modernos adoradores del Becerro de Oro, prácticamente han comprado el mundo gracias al producto del saqueo que vienen realizando a toda la Humanidad mediante la usura[1]. No conformes con ello, ahora buscan imponer una Dictadura Plutocrática Global durante el caos resultante de esta crisis. Este Gobierno Invisible será controlado por el grupo de unas 300 familias[2] de las más ricas del mundo[3], conducidas por banqueros y empresarios.

 

Ellos desarrollaron un programa para quedar a cargo del Poder Mundial designando a los responsables principales de las Organizaciones de las Naciones Unidas, institución de la que se han apoderado progresivamente y que ha sido preparada para operar como un conjunto de ministerios de un futuro Gobierno Mundialista Anglófono.

 

En este Gobierno Global, su principal agente, el Fondo Monetario Internacional, hará las veces del Ministerio de la Usura, el Consejo de Seguridad será la Cancillería Imperial, la Asamblea General funcionará como cualquier inoperante Parlamento nacional obedeciendo los dictados del Poder del Dinero, la OMS será el ministerio de la enfermedad, la UNESCO el ministerio de la ignorancia, la FAO la encargada de eliminar a los agricultores, el PNUD el ministerio de Planeamiento de la Miseria, UNICEF se ocupará de impedir la natalidad, el PNUMA decidirá los métodos para robar los recursos naturales y la OMC será la Secretaría de Destrucción de la Industria, la Corte Internacional de La Haya funcionará como la solemne parodia de una Corte Suprema Universal encargada de validar las Leyes Imperiales, la OIT cumplirá el rol de controlar a la Confederación Mundial de Siervos de la Gleba Tecnológica, etc.. 

 

En este plan, los distintos continentes serán manejados como provincias por organizaciones ad hoc como la ya implantada Unión Europea o la conservada en vida latente OEA , mientras la Policía Global  a cargo de  la represión de los díscolos será confiada  de las fuerzas de la NATO[4]. Todo esto se disimula bajo los despojos del prestigio de una ONU que ya nada tiene que ver con los principios que le dieron origen.

 

Este proceso de toma del poder avanza consolidando estructuras que ya se han instalado en prácticamente todos los países que pueden llegar a resistirse, en los cuales sus Estados, economías  e instituciones han sido sistemáticamente desmanteladas. En ellos el Imperio Global ya ha ganado las principales batallas en la Guerra Económica mediante el endeudamiento irreversible, se anotaron grandes victorias en la Guerra Política mediante la instauración de pseudo democracias telecontroladas por un invisible Poder del Dinero que decide como se maneja el dinero nacional, definiendo los niveles de emisión, endeudamiento y asignación de los fondos y eliminando sistemáticamente a las industrias y fuentes principales de creación de riqueza, que podría constituir un poder nacional[5]  que desafíe al Imperio.

 

Estas Fuerzas Oscuras también obtuvieron importantes victorias en la Guerra Psicológica apoderándose de los medios de difusión y controlando ideológicamente a las universidades mediante el neoliberalismo en la mayoría de las privadas, la socialdemocracia en otras y la anomia política en la mayoría[6]. Las sectas pseudo religiosas financiadas por sus organismos de inteligencia lograron captar gran cantidad de fieles y sus agentes penetraron a las principales religiones mundiales con la finalidad de vaciarlas de su contenido espiritual[7].

 

Sus principales victorias en el campo de la Guerra Física consistieron en mantener sumisos a los vencidos en la Segunda Guerra Mundial y desarmar a casi todos los países del Tercer Mundo mientras los generales y políticos a su servicio mantienen el mando las fuerzas que controlan armas terribles, al mismo tiempo que otros agentes organizan el ataque con armas de baja intensidad, tales como el fomento de adicciones, el envenenamiento alimentario, la proliferación de la delincuencia, la música desquiciante, la intoxicación informativa, la sustitución de nuestras tradiciones culturales por las de otros países, etc., que no son más que formas de sabotaje y debilitamiento destinados a facilitar la anexión política.

 

Esta superioridad bélica imperial disimula su Talón de Aquiles: La ausencia de todo apoyo popular que no sea producto de la manipulación. Esta es una ventaja que tiene la Humanidad si comprende que la fuerza de este ubicuo enemigo no se encuentra en los campos de batalla sino en el control de las estructuras económicas y financieras mundiales desde un comando estratégico ubicado en confortables islas caribeñas o en palacios en las afueras de Londres o Nueva York, y que estos invasores nada podrían hacer sin la cooperación de sus agentes, cómplices e idiotas útiles locales que creen que a ellos no les va tocar porque se identifican con el Imperio Global.

 

Por eso, para debilitar a una potencial oposición, la contrainteligencia imperial califica como la expresión de una visión conspirativa de la historia a cualquier análisis u observación  que revele sus planes. Este es un recurso que resulta eficaz para inmovilizar a todos aquellos que creen, como el avestruz, que ocultando la cabeza en el negro pozo de la ignorancia el peligro real desaparece y, en lugar de correr, dejan que se los coma el león.

 

 

LOS OBJETIVOS PRINCIPALES DEL IMPERIO GLOBAL

Son tres:

 

A.: Disminuir drásticamente la población mundial porque las colectividades controladas por estos grupos han perdido la batalla demográfica con el Tercer Mundo, y ellos saben que, en el largo plazo, esta superioridad humana los derrotará. En consecuencia se proponen recuperar la misma relación demográfica que instaló la hegemonía europea en los siglos 19 y 20, (o sea que pretenden que exista 1 euronorteamericano por cada 3 habitantes del resto del mundo), esto determina que  la población a controlar no debe superar los 2.000 millones o sea que el plan de máxima es eliminar a 3.000 millones de habitantes del Tercer Mundo[8], eliminando tanto sus lenguajes como sus sistemas de pensamiento y de concepción de la vida y del mundo, para imponerles aquellos más favorables a sus designios: el idioma inglés y la religión propagada por las sectas calvinistas.

 

La miseria es el arma utilizada para el exterminio en esta guerra de baja intensidad, que mata por falta de alimentos, de agua potable y saneamiento, de educación y de producción. Primero asesina a los pobres transformándolos en indigentes y luego ataca a las clases medias[9], empujándolas a la pobreza para que sufran el mismo destino. Ahora destruir a este grupo social es un objetivo prioritario, pues es el que dispone de los recursos materiales e intelectuales que todavía pueden oponerles resistencia. Para eliminarlas se ocupan de empobrecerlas paulatinamente tanto material como espiritualmente poniendo en funcionamiento una serie de estrategias que combinan: a.) la “cultura de la deuda” que las debilita y les resta energías para todo aquello que no sea la supervivencia cotidiana; b.) enérgicas políticas de disminución de la natalidad que incluyen la masiva destrucción familiar eliminando la construcción de viviendas y creando una imagen siniestra del  futuro destinada a desalentar el natural deseo de los jóvenes de traer hijos al mundo, a lo cual se suman c.) la reducción de la fecundidad con métodos biológicos incluidos en la alimentación, la propagación del consumo de drogas, y la facilitación de los abortos y del uso de elementos contraceptivos, y d.) las estrategias culturales destinadas a indiferenciar los roles femeninos y masculinos, que son la base de la atracción y mantenimiento de las relaciones de pareja y de los roles maternos y paternos, mediante la  promoción del feminismo y la homosexualidad, que lejos de constituir un “derecho humano” que nadie niega, se impulsan mediáticamente con el único propósito político de disminuir la natalidad.

 

B.: Controlar todos los recursos naturales del planeta es el segundo gran objetivo, que incluye tanto el control de minerales, energía, agua y alimentos, como también la destrucción de  las culturas de todos los pueblos que se han adaptado durante siglos o décadas a vivir y convivir con la Naturaleza. La estrategia incluye impulsar el éxodo de las poblaciones rurales hacia la periferia miserable de las grandes ciudades, impidiendo así que logren de la tierra los recursos que necesitan para la supervivencia. Esto se hace también para lograr el tercer objetivo:

 

C.: Subordinar a todos los sistemas productivos a las necesidades de las empresas multinacionales (que son controladas accionariamente por los bancos) para lo cual se deben destruir las industrias, cultivar con semillas patentadas, y anular las capacidades técnicas e intelectuales de todos aquellos sectores que no puedan ser utilizados directamente para el cumplimiento de sus planes.

 

Con esta finalidad buscan deshacer los sistemas aduaneros para destruir las producciones locales, regionales y nacionales, reforzar las leyes de propiedad intelectual con la finalidad de asegurarse el pago de regalías, destruir los sistemas de investigación y desarrollo que no controlan, o apoderarse de los resultados de los mismos para su provecho. A esto se suma la extranjerización de los  servicios estratégicos de energía, agua, transportes, comunicaciones, seguros, etc., y las leyes,  convenios e instituciones que les permiten controlar los volúmenes y calidades de la producción de todos los países con la finalidad de establecer el sistema de precios del intercambio internacional más apto para sus fines.

 

El proyecto final de los usureros consiste en restaurar un mundo aristocrático, donde una pequeña elite disfrute de todo lo bueno que el mundo ofrece, mientras el resto queda sometido a una esclavitud controlada técnicamente, y prácticamente sin vida espiritual, tal como George Orwell describe en su libro 1984. Cuando se editó este texto clarividente, todos atribuyeron el relato a las condiciones  de vida que proponían instalar los regímenes comunistas, pero el autor consideraba las cosas más profundamente, pues se refería al programa que ahora se manifiesta con el nombre de Globalización, ya definida en documentos oficiales[10] de la Iglesia Católica como proyecto demoníaco.

 

 

LA CONFRONTACIÓN DECISIVA

 

Esta estrategia secreta para lograr hacerse con el poder mundial viene desarrollándose desde hace siglos[11], y la principal verdad contenida en la historia de la Humanidad es la que relata esta lucha entre las fuerzas de la muerte y las de la vida, de la opresión contra la libertad, de la mentira contra la verdad.

 

El proyecto del Poder Oscuro siempre se ha movido en forma sigilosa, disimulando sus intenciones, torciendo el sentido de las palabras, distorsionando sistemáticamente el funcionamiento de las instituciones, embotando conciencias y fomentando las más bajas pasiones humanas. Pero al finalizar el Segundo Milenio algo comenzó a cambiar: Se abandonó el sigilo y el Imperio Global avanza en forma desenfadada y desenfrenada. Ya no oculta sus intenciones, cosa que incluso deja desubicados hasta a sus más siniestros cómplices locales, esos que eligieron vivir de las migajas que les tiraban los saqueadores a cambio de traicionar a sus compatriotas.

 

Ahora el avance imperial es franco, vienen a destruirnos en forma inmisericorde, y todos están comenzando a darse cuenta, lo cual permite organizar tanto la resistencia como la contraofensiva.

 

Ante todo debemos tener la más absoluta certeza de que la Vida triunfará, la luz despejará las tinieblas, el diluvio terminará, pero nada de esto ocurrirá sin antes librar una gran batalla en todos los frentes y en todo el mundo.

 

Cuando hayamos vencido, esta vez no podemos volver a equivocarnos, debemos destruir, si es posible para siempre, a estas estructuras satánicas.

 

La Sociedad del Conocimiento nos ha dado los recursos necesarios que, para construir el Nuevo Mundo, debemos combinarlos con las soluciones que la Humanidad fue encontrando a través de los siglos. Así podremos hacer del Reino Humano tanto la conciencia de Gaia, el planeta viviente, como el intérprete de los designios divinos en nuestra dimensión material.

 

Después del Diluvio Monetario, o tal vez antes, se abrirá el espacio político y la mente de los pueblos para llevar a cabo las siguientes actividades centrales, que podemos denominar como

 

LA EPOPEYA DE LA RECONSTRUCCIÓN

que debe consistir en tres grandes grupos de actividades: Un Jubileo Universal, la Recuperación del Territorio y la Restauración Cultural.

 

1.      UN JUBILEO UNIVERSAL significa:

1.1.     Decretar la extinción de todas las deudas, cualquiera sea el concepto por la cual se hayan contraído. Esto permite eliminar definitivamente tanto la “cultura de la deuda” - que es la forma contemporánea de la esclavitud - como también la “inmoralidad de la especulación”, pues al que prestó le sobraba y el que pidió necesitaba. A partir de esta limpieza debe restaurarse la prosperidad poniendo en marcha:

1.2.    La Restitución del Dinero a sus verdaderos propietarios: el Pueblo que produce, pues ellos son el origen de la riqueza representada por las diferentes formas dinerarias. Como el dinero es la representación de la riqueza generada por toda la comunidad, debe repartirse en forma regular una cantidad de dinero entre todas las personas para que el sistema de producción de riqueza siga funcionando y nadie quede marginado de la sociedad.

 

Con los bancos, la principal arma estratégica del Imperio Global, y empezando por los bancos centrales, debe hacerse lo mismo que llevó a cabo Moisés cuando bajó de la montaña con las Tablas de la Ley y encontró a parte de su pueblo adorando al Becerro de Oro: quemarlos y esparcir las cenizas para que no quede ni siquiera un recuerdo de los mismos, ni de ninguna otra forma de usura.

 

Este es el primer paso para que la administración del dinero quede únicamente en manos de la comunidad que produce la riqueza que ese dinero representa. Esto significa la erradicación de todos los sistemas de crédito y  ahorro y préstamo (que siempre  incluyen usura) sustituyéndolos por un Sistema de Depósitos e Inversiones que preserve el poder adquisitivo y canalice el dinero que algunos no necesitan gastar hacia los que lo requieran para producir productos, servicios y conocimientos, o sea que el ahorro tendrá un único destino: La inversión en el campo de la economía física destinada a mejorar la calidad de vida de todos.

 

Eliminado el privilegio que tienen los bancos de emitir dinero de la nada mediante el otorgamiento del crédito[12], todas las operaciones  económicas deben realizarse al contado, y como el dinero que circula debe representar la riqueza real que se genera en cada lugar, es necesario que el intercambio se realice mediante un sistema multimonetario, que combine las monedas locales y regionales con las monedas nacionales y continentales, de manera que se invierta el actual proceso de gravitación monetaria que lleva a los sectores más ricos los bienes de los más pobres.

 

Debe impedirse la fuga de divisas, uno de los recursos más empleados para saquearnos, instalando instrumentos de control de cambio y regulaciones muy estrictas, con penas muy severas para los transgresores (en China, una de las pocas economías que sobrevivirá al desastre, la fuga de divisas se castiga con pena de muerte), usando el mismo criterio con los especuladores, porque la especulación afecta el valor adquisitivo del dinero, con lo cual se perjudica a toda la comunidad para que un particular se apropie gratuitamente de lo que es de todos. Estas regulaciones deben incluir también un meticuloso sistema de control de cambios entre las monedas locales, regionales, nacionales y continentales.

 

1.3.    Devolución de todos los medios de producción a los que trabajan con ellos. Esto debe comenzar por impedir que quede sin trabajo una sola persona, para lo cual es necesario poner en marcha de inmediato la tarea de crear, mejorar y mantener la infraestructura que facilita el desarrollo de la producción, mejora la calidad de vida y preserva y multiplica los recursos naturales para las generaciones venideras.

 

La reconstrucción industrial debe realizarse para satisfacer las necesidades del mercado interno mediante la integración vertical, la producción local de series cortas y la integración de “empresas simbióticas” que no producen contaminación. Ninguna empresa podrá exportar más del 10 o el 15% de cada rubro de su producción, y todas deben certificar anualmente el incremento de la calidad y la variedad que logren, tanto en sus productos y servicios, como en la mejora de las condiciones de trabajo de sus miembros y los aportes que hayan realizado en investigación y desarrollo tecnológico. Todo lo cual influirá en su  carga impositiva.

Debe otorgarse, libre de todo gravamen[13], la tenencia de la tierra a los que trabajen y permanezcan en ella, siempre que participen de un programa productivo adecuado a las necesidades generales y protejan el recurso en forma correcta.  Para asegurar para el país el control de lo que se hace en los bosques, campos, ríos, lagos, esteros y mares, debe dotarse de medios adecuados de vigilancia y control a los pueblos linderos que son los que saben que sucede en cada lugar.

 

La prevención y recuperación de la salud y los sistemas educativos deben estar exclusivamente en manos de las autoridades comunitarias, eliminado toda “privatización” de los mismos, pues el esfuerzo de todos debe canalizarse para que se brinde el más alto nivel posible de prestaciones a todos los ciudadanos, garantizando así una verdadera igualdad ante la ley.

 

1.4.    Impulsar el autoabastecimiento en todos sus niveles y actividades. La “producción en escala” es cosa del pasado, hoy la tecnología  permite producir con gran calidad y eficiencia series cada vez más cortas, lo cual permite que cada comunidad sea autosuficiente en la producción de sus insumos básicos, tales como alimentación, energía, agua,  saneamiento, indumentaria y equipamiento cotidiano si tiene una cantidad de campo suficiente como para abastecerse de las materias primas. De esta manera cada comunidad puede controlar que es lo que ingiere y adecuar sus costumbres al medio ambiente en el cual se encuentra inmersa. La estructura de desigualdad entre las  distintas regiones de un mismo país o dentro de cada continente sólo se pueden superar si el 90% de lo que consumen se genera dentro de las mismas, o sea que el intercambio comercial se reduce a las materias primas que no se pueden obtener localmente y a productos suntuarios o de tal complejidad tecnológica que requieran un altísimo grado de especialización.  Sin necesidad de establecer aduanas interiores que protejan la producción local, este grado de autoabastecimiento puede sostenerse definiendo  la clase de moneda con que debe pagarse cada cosa. Para eso es necesario utilizar el multimonetarismo: local, regional, nacional y continental, el cual también sirve para reconocer la riqueza real producida en cada parte y equilibrar la distribución económica. El uso de divisas debe estar prohibido, pues implica una ganancia indebida para el emisor y distorsiona la evaluación de la riqueza; el establecimiento de las paridades cambiarias entre el que compra y el que vende es más que suficiente para cualquier forma de intercambio.

 

El uso de marcas (una ilusión mediática que ya no tiene base productiva) debe ser sustituido por la especificación de origen y una normativa que tipifique las presentaciones de cada tipo de productos. Toda propiedad intelectual debe extinguirse en un plazo máximo de 10 años y sus beneficios no deben poder ser recibidos por otros que sus autores intelectuales: Las empresas no crean cosas, lo hacen las personas, no los accionistas. El pago de regalías, en cualquier caso, no puede extenderse por más de cinco años, plazo más que suficiente para vivir del trabajo ajeno. El mismo criterio debe aplicarse para cualquier actividad rentística, una vez que se haya amortizado la inversión inicial real, más un beneficio máximo anual que en ningún caso puede exceder al 10%, todo objeto o inmueble debe quedar de propiedad del usuario o, si estos fueran múltiples o indefinidos, deben quedar a cargo de la comunidad.

 

1.5.    Eliminar la entidad legal de la Sociedad Anónima es esencial para impedir todo rebrote del Poder Oscuro, pues estas sirven para que sus dueños eludan tras el anonimato la responsabilidad social que implica su riqueza y poder. También se deben eliminar la autorización legal a instituciones cuya finalidad central es el lucro, sustituyéndolas por cooperativas y sociedades comunitarias[14] cuyo propósito es el bien común. Esto incluye especialmente a las empresas de servicios públicos donde es completamente innecesaria la participación tanto del Estado como de  las empresas comerciales, pues las mismas pueden ser manejadas perfectamente en forma conjunta por los trabajadores que las hacen funcionar y los usuarios que las financian.

 

Entre las organizaciones destinadas a  brindar servicios públicos deben incluirse los medios de comunicación y difusión, que deben estar indisolublemente unidos a los sistemas educativos, pues una de las tareas más urgentes es recuperar los valores degradados por el liberalismo, para ello es necesario usar estos recursos mediáticos para la modernización y profundización del proceso educativo y para la  capacitación de las grandes masas de población en sus funciones productivas. Como es vital iniciar un proceso de desmercantilización de la cultura, el ejemplo puede darse transfiriendo la propiedad de los medios de difusión a la comunidad de sus usuarios y el control a las personas que se ocupan de la creación cultural y la educación. También debe eliminarse el control indirecto que ejercen sobre sus contenidos las empresas mediante la compra de publicidad, pues este dinero sale finalmente de los bolsillos del pueblo. El financiamiento de los medios deber provenir de las empresas productivas que, por la vía impositiva, deben aportar  parte de sus ganancias, no para servir a sus fines particulares, sino para el bien común.

 

1.6.    Reconstruir el sistema normativo. La maraña de leyes, decretos, procedimientos e instituciones existentes constituyen un Nudo Gordiano imposible de desatar, por lo tanto debemos usar el expeditivo método de Alejandro el Grande: Destruirlo de un solo golpe, eliminado por única vez la continuidad histórica, pues esa continuidad es la persistencia de la sumisión a intereses espurios, cuando no extranjeros.

A partir de una nueva Constitución, con pocos y sustanciales artículos que todos comprendan y puedan memorizar, deben agregarse unas pocas leyes nacionales que regulen las actividades más importantes. Estas leyes no se deben poder cambiar sino mediante actividades plebiscitarias que permitan opinar a todos los que la norma puede afectar, en forma directa o difusa. La justicia y las decisiones sobre todos los otros asuntos que afectan la vida cotidiana se derivarán para su regulación a las Asambleas de las comunidades o los barrios.

 

La destrucción del perverso sistema normativo actual debe ser acompañada por el desbaratamiento de la mayor parte de las organizaciones burocráticas y corporativas existentes, sustituyéndolas por Organizaciones Libres del Pueblo, definidas de acuerdo a las necesidades e idiosincrasia de cada Comunidad.

 

El bien común debe dejar de ser una expresión de deseos para instalarse como una normativa que establezca un sistema de grandes premios para los que lo mejoren y severos castigos para los que lo degraden. Por ejemplo: Toda actividad de “lobby” de intereses particulares (empresas, cámaras, grupos de presión, etc.) destinada a influir sobre las decisiones de los que legislan , gobiernan u operan los medios de difusión, debe ser tratada como un grave delito. Los responsables de la articulación y funcionamiento del actual modelo económico genocida, deben ser también castigados, condenándolos a vivir en réplicas carcelarias de las actuales “villas miseria”. Esta culpabilidad, por acción u omisión de responsabilidades, tanto en el gobierno, la legislatura, la justicia y los medios, alcanza a aquellos que propiciaron conductas y organizaciones que destruyeron valores  imprescindibles para el desarrollo del bien común, tales como la solidaridad, la protección de la vida en todas sus formas, el derecho a disponer de ámbitos adecuados para facilitar el crecimiento y la educación permanente de toda la población, la defensa de nuestra salud y costumbres, etc. Por otra parte, deben premiarse con beneficios concretos, y no sólo con eventuales  homenajes, a aquellos que realizan aportes que perfeccionan el bien común, tanto en el campo social como en el intelectual o espiritual.

 

1.7.    Restablecer la Soberanía legal, judicial y territorial: Para lo cual deben declarase de nulidad absoluta y de origen a todos los tratados, convenios u autorizaciones de cualquier tipo que afectan nuestros derechos y decisiones soberanas y cualquier limitación a nuestro control sobre nuestras tierras y mar continental.

 

Debe decretarse primero la nulidad de aquellos destinados a garantizar el saqueo a los especuladores extranjeros, los que permiten que sucesos acaecidos dentro de nuestro país sean juzgados por tribunales extranjeros o foros internacionales, los que establecieron la adhesión de la Argentina de organismos internacionales como el FMI, el Banco Mundial o de cualquier otro de los designados como “multilaterales” que se hayan entrometido en los asuntos internos de nuestro país. También debe someterse a control, bajo una estricta normativa, el accionar local de organizaciones no gubernamentales sean filiales formales o financiadas por intereses extranjeros contrarios a nuestra libre determinación.

 

Debe limitarse estrictamente la ubicación, extensión y destino de las propiedades dentro de nuestro país en manos de intereses extranjeros, en especial  de aquellos propietarios vinculados a estructuras o personas propias del Imperio Global, sean bajo control extranjero directo o por interpósitas personas, que deben pagar con  prisión falsean  la identidad de los verdaderos propietarios. Para conocer esta realidad se debe un catastro digitalizado que permita seguir “on line” la estructura propietaria y el tipo de actividad que se lleva a cabo en cada hectárea del territorio nacional. También se deben regular y controlar las funciones y responsabilidades que las entidades extranjeras asignen al personal local, en especial a aquellos que ocupen cargos decisorios, y se deben controlar los antecedentes del personal extranjero que opera en nuestros países, expulsando a todos aquellos que tengan antecedentes subversivos.