Inicio > Mis eListas > union_global_de_luz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 2801 al 2820 
AsuntoAutor
La Puerta Dorada - Juan Ang
Mirada al Fururo 1 Juan Ang
Mirada al Fururo 2 Juan Ang
LA OLA -CIRCULAR D Juan Ang
Mirada al Fururo 3 Juan Ang
Astrología Espirit Juan Ang
Mirada al Futuro 4 Juan Ang
Los Indigos Juan Ang
Mirada al Futuro 5 Juan Ang
ESTABLECIMIENTO DE Juan Ang
Reiki Ascensional Juan Ang
Sismo estelar sacu Juan Ang
Revelaciones 1 -Bo Juan Ang
NUEVA IMAGINACIÓN Juan Ang
La Magia del Septi Juan Ang
Revelaciones 2 -Bo Juan Ang
Boletín Portal Dor gaceta
Plenilunio de Pisc Juan Ang
Invitacion Seminar Juan Ang
SALUD Y CURACIÓN - Juan Ang
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Red Planetaria
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 3445     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[UNION_GLOBAL_DE_LUZ] Eres un proceso en movimiento - KRYON
Fecha:Viernes, 4 de Marzo, 2005  11:50:23 (-0300)
Autor:Juan Angel Moliterni <claridad @.........ar>

Eres un proceso en movimiento - KRYON

Canalizado por Ángelo Picco Barilari

Enviado por Anita muetterken@yahoo.com.ar



Yo soy Kryon del Servicio Magnético. ¡Tú eres inmensamente amado!


Cuántas veces has oído estas palabras, las has leído a través de mi socio norteamericano Lee, y ahora las sientes y te son ofrecidas por Ángelo, mi socio aquí en Italia.


Estoy inmensamente feliz, estamos todos inmensamente felices por este glorioso evento que difundirá su luz y su voz, además de a ti que lees, a todas las personas presentes en el mundo, a todos los que buscan un camino y todavía no lo han encontrado, a quienquiera que investigue a cualquier nivel, también a ellos llegará la energía de esta canalización.


Lo primero que quiero decirte es que el trabajo que pretendo desarrollar con Ángelo es darte indicaciones a fin de que puedas, cada vez más, transformar en activo dentro de ti lo que hasta ahora era pasivo: tratar de convertirte en un sujeto, un individuo espiritual, una presencia espiritual que comprenda más allá de los razonamientos, más allá de la mente.


Para ayudarte a entender mejor lo que intento decirte, te daré un ejemplo:


Como sabes, mi frase inicial es "Yo soy Kryon del Servicio Magnético". Tú sabes que el lenguaje se creó para fijar conceptos, para cristalizar ciertas cosas, pero en realidad la evolución, la energía, el espíritu, son cosas que están siempre en movimiento, y debes comprender que en la utilización del lenguaje hay siempre un proceso de movimiento. Entonces, cuando digo "Yo", me refiero, en mi caso, a una entidad, una energía que vibra, que se mueve y que está en constante movimiento.


Si un ser humano como tú, que vive en un cuerpo físico, dice "Yo", no se piensa pero se sabe que ese "yo" se refiere a su parte emocional, su parte mental, su parte emotiva, su amor, sus necesidades. Cada vez que dices "Yo" usas ese término para representar aquel proceso continuo que tú eres. Por lo tanto: tú eres un proceso en movimiento. ¿Qué significa ser un proceso en movimiento? Significa utilizar siempre más y mejor las propias capacidades, la propia potencialidad y creatividad. Ser un proceso en movimiento significa fluir con la energía, fluir con la existencia y fluir con todo aquello que es.


Ahora bien, para llegar a un sitio cualquiera tu partes de tu casa, tomas el coche y cumples un proceso en movimiento, un traslado en el espacio y en el tiempo para alcanzar un lugar prefijado.


Para ti es fácil entender esto cuando lo aplicas a las cosas, es fácil pensar que debes trasladarte con un medio. Es fácil pensar que cuando te desplazas a pie, tú también usas un medio, que son tus piernas. Sin embargo, cuando piensas en ti, en tu parte emocional, cuando experimentas emociones, tomas estas emociones y te detienes en ellas: sientes rabia, alegría, tristeza. Experimentas estas emociones y es como si en tu casa colgaras un cuadro y lo miraras, de manera estática, de modo amorfo. En realidad, las emociones que forman parte de tu ser  son más parecidas a un río que fluye, o un coche que corre, es un proceso que ocurre.


Entonces, para volver más activa tu participación con respecto a la emoción, te invito a observar en cada momento lo que te ocurre -tanto interior como exteriormente- tratando de encontrar en cada pequeño detalle una enseñanza.


Empieza a utilizar lo que te ocurre como una serie de símbolos, de indicaciones que te ayuden a explicar hacia dónde está yendo todo tu ser, a dónde se dirige, cómo se comunica con el resto. Tú estás acostumbrado, repito, a hacer esto exteriormente.


Cuando debes cumplir un trayecto, miras el mapa de ruta, sabes por dónde deberás pasar. No se te ocurriría subir al coche y quedarte quieto con la llave puesta, sin poner en marcha el vehículo porque cualquiera te tomaría por loco. Podrían decirte: "¿Pero qué estás haciendo? Para ir desde tu casa al lugar que vas debes poner el coche en movimiento, debes conducir, debes partir y debes ir".


En cambio, con tus emociones es como si subieras al coche, cerraras la puerta y te quedaras quieto con la llave puesta. Con tus emociones te paras al primer momento, no les permites fluir, no les das modo de expandirse. En cambio, necesitas comenzar a vivir este primer proceso, y las emociones son de las cosas más fáciles que te ocurren. Entonces, comienza a sentir tus emociones y a vivirlas -poco a poco, momento a momento- como algo que viaja, como algo que va, tal como podrías hacer un viaje en coche.


La dificultad que puede surgir -y que surge en las personas- es identificarse con los estados de ánimo, tus propios estados de ánimo. Unas veces estás gentil, positivo, cariñoso y amoroso. Son emociones, sentimientos positivos y todo va bien: el cuadro es bello. Otras veces estás menos bueno, un poco enfadado, un poco frustrado, un poco atormentado: el cuadro entonces es menos bello, pero es.

Si alguien te preguntara "Pero tú, ¿eres tus emociones?" Tú pensarías un instante y dirías: "No, yo vivo mis emociones". Entonces, la dificultad que tienes para hacer fluir tus emociones es la identidad que les adjudicas. Trata entonces de vivir tus emociones y tus estados de ánimo, fluyendo con ellos; un día son bellos, otro día son menos bellos, son un ciclo continuo, como la vida.


Esto que digo para las emociones, obviamente vale para tus pensamientos. ¿Cuántas veces un pensamiento te ha limitado en la vida? Por ejemplo: la idea de no poder hacer una cosa y luego un día, imprevistamente, te pones a hacerla y descubres que puedes, y te sonríes de ti mismo, del condicionamiento que has cargado durante tanto tiempo.


Lo mismo te puede pasar con cualquier cosa más practica, con respecto a tu cuerpo físico: cuando te empeñas en algo que verdaderamente te interesa, tu físico responde, te sigue, te sostiene.


Entonces, ¿cuál es el mecanismo que dispara un proceso dinámico en ti? Es el aprecio y el amor por la vida.


Demasiadas veces olvidas la bendición, la beatitud, la peculiaridad que tienes al vivir en un cuerpo humano. El hecho de poder respirar, de poder sentir el calor, el frío, el hecho de poder nutrirte, enojarte, sonreír, de poder vivir en este planeta en un cuerpo físico;  estos son principios energéticos que conoces solamente a nivel teórico. Esta vida tuya, en este planeta, es una bendición enorme. Trata de sentirte siempre más vivo, incluso cuando las cosas parecieran no ir por el carril correcto. Lo que es extremadamente importante es sentir la vida momento a momento, tocar, apretar, abrazar, sonreír, reír. Puedes hacerlo porque estás en este cuerpo. Cada uno de ustedes, que es inmensamente amado, lo es también por el hecho de haber aceptado venir a esta Tierra, vivir su historia evolutiva, a veces más lenta, a veces más veloz, pero esto no es un problema, cada uno de ustedes llega, antes o después.


El hecho es que consideras que has llegado cuando en tu evolución para ti tiene importancia solamente el mundo espiritual. Cuando comienzas a sentir las cosas espirituales como importantes y configuras toda tu vida de un modo espiritual, entonces consideras que has llegado. Has abierto tu mente, has abierto tu corazón, estás lejos de las cosas materiales. Bien, ésta es una etapa importante del camino, sin embargo es sólo una etapa. En esta fase, alcanzada esta etapa, te "olvidas" de la contraparte: del mundo material. Y a veces es un poco gracioso cómo las personas viven su relación con el mundo, su relación con el cuerpo.


Durante años lucharon por deshacerse de los condicionamientos y los bloqueos, por liberarse, y una vez que han conseguido una cierta mejoría, una cierta capacidad de movimiento, una cierta capacidad expresiva, una cierta conciencia, en lugar de disfrutar de este momento, de esta gloria, empiezan a pensar en el mundo espiritual, que es una cosa magnífica. Es lo mejor que una persona puede hacer: poner la espiritualidad en la vida cotidiana, pero recuerda que una gran parte de la espiritualidad nace de la alegría, del contento, de la felicidad, de la capacidad de sentir que posees un cuerpo; mejor dicho, tú vives de los pensamientos, de las emociones y de los estados de ánimo. Actúas y vives físicamente del mejor modo posible, uniendo tu parte física a tu parte espiritual. Ésta es la magia y el secreto, más allá del resultado que puedas obtener pues, especialmente en Occidente, en América, en Europa, en Italia, generalmente se valora y se juzga en base al éxito.


Yo te digo: el verdadero éxito es el empeño que tú le pongas al vivir. Es esto lo que te eleva espiritualmente. Tener un contacto espiritual es importante. Tener una relación con la Tierra, con tu cuerpo es igualmente importante, esto te equilibra también porque sabes bien que nos dirigimos a una época en la que cobra cada vez más importancia el trabajo que hago aquí - o sea, cambiar la energía del planeta, traer esta nueva energía para cortar todos los lazos con el pasado -. Es justamente por esto que hace falta que conjugues, que unas la parte material a la parte espiritual. Si escapas demasiado hacia delante, hacia la espiritualidad, dejando atrás el contacto con tu cuerpo y con la Tierra, sin vivir como un proceso las emociones, los pensamientos y tu cuerpo físico, harías como una persona que se apoya casi exclusivamente en una pierna y luego, cuando trata de mover la otra, le cuesta muchísimo. Por lo tanto, trata de empezar a acercarte a tu espiritualidad, comenzando a vivir y a disfrutar de tu cuerpo, como un proceso en movimiento.

Estos dos valores -la existencia espiritual y la existencia de un cuerpo físico- te permiten ser el hombre, la mujer, el niño de esta nueva energía, de esta Nueva Era.


Si tomas la figura de un hombre, tiene dos brazos y dos piernas, independientes entre sí y gobernadas por un único centro que es el cerebro. Tú los utilizas al mismo tiempo, especialmente las piernas cuando corres o caminas, pero ni se te ocurriría amar más a una pierna que a la otra, porque sabes que ambas son necesarias para moverte. Y es singular el hecho de que, siendo ambas funcionales, están gobernadas por un único órgano que es tu cerebro. Si trasladas este razonamiento a la espiritualidad, tienes un centro - tu energía - que se sirve de todo lo que tiene a su disposición, incluyendo tu cuerpo físico, para experimentar y evolucionar. Este centro tiene su contraparte espiritual y su contraparte física, ya que estar en relación con tu cuerpo, estar en relación con la Tierra, es tan importante como estar en relación con el Espíritu. Cuando has alcanzado este equilibrio, este balance, finalmente eres el hombre total, el hombre de la Nueva Era, de la nueva energía, de la nueva espiritualidad.


Nos acercaremos cada vez más a una época en la que esta alianza con el cuerpo será cada vez más relevante. Pero como ustedes son los pioneros de esta Nueva Era, de estos nuevos años por venir, de estos miles de años que vendrán, está bien que tú ya comiences a echar las semillas, de modo que los que te sigan puedan comprender mucho más rápidamente y seguir el sendero trazado por ti para que evolucionen apropiadamente.


Es como en la naturaleza: tú eres la semilla que echa raíces, tu estableces las bases para las futuras generaciones, que son los frutos y las flores. Ahora tú puedes ser consciente de cuán útil es para los demás el ser la semilla que florece.

 

Ser tú mismo, estar finalmente centrado, te permite comenzar a vivir a pleno el deber que tienes en esta Tierra. Cuando vives tu deber sobre esta Tierra, sin hacer casi nada, sin siquiera necesitar moverte, logras interactuar con las otras personas. Logras cooperar, co-crear eso que es deseable co-crear, aquello que es deseable hacer. Ya no será la intención del ego, ya no será una voluntad férrea, sino que será un fluir, un fluir en conjunto. Esto es importante. Pero, repito, el tránsito principal es aquél que comienza a crear conciencia a través de la observación de todos tus procesos físicos.


Comienza por las emociones, considera los pensamientos, el movimiento del cuerpo, los sueños, y al mismo tiempo, sé conciente también de ser más que estos aspectos. Es como si fueras una gran cesta dividida en dos compartimientos: por un lado está el compartimiento espiritual y por el otro, el compartimiento físico, y tú los mantienes y los llevas juntos, a la par. Mientras los sostienes, los usas y los llevas a la par, evitas identificarte con tu parte física y con tu parte espiritual. Tú eres las dos y, al mismo tiempo, eres más que ellas, tú eres el que dirige la cesta, tú eres UNO e INDIVISIBLE, un proceso en movimiento que utiliza cada parte de la existencia física y espiritual para evolucionar en la conciencia. Esta es además mi verdadera esencia, la esencia de Kryon, un proceso en movimiento que utiliza cada parte de la existencia para ayudarla a evolucionar en la conciencia, y ayudando a la existencia, te ayudo a ti a evolucionar.


La espiritualidad, la canalización, esto que estamos haciendo juntos, es intentar comunicarte las informaciones adecuadas para que puedas vivir prácticamente, cotidianamente, lo que te es dicho, sobre todo aquello que te es dado. A través de estas páginas, se te hace una oferta muy preciosa. Se te ofrece ser libre de ejercitar tu presencia interior crítica, el sentir intuitivamente qué te puede hacer bien, respecto de aquello que debe ser dejado de lado, porque en este momento no es algo que tenga que ver contigo pero, quizás, tiene que ver con otro lector u otra lectora. Sé consciente del hecho de que tú puedes tomar la energía de lo que para ti es adecuado tomar. El resto llega luego con el tiempo, si es adecuado para ti que llegue. Para ti es más importante percibir, más allá de las palabras, la energía que quizás hay dentro de ti en este momento. La energía que, quizás, estás percibiendo en alguna parte de tu cuerpo. Puede ser en los pies, en el estómago o en el corazón; y las vibraciones que, quizás, te están entrando y que te ayudan a transformar; ésta es la energía sutil que te está llegando.


Para proceder a trabajar con la sutil energía de transformación, es mejor que sigas un método bien definido. Comienza poniendo por escrito por qué parte deseas empezar el trabajo sobre ti mismo. Trata de ver si te es más fácil comenzar observando tus emociones como un proceso, o si te es más fácil comenzar por los pensamientos, o por el contrario si te es más fácil comenzar por las acciones, sobre todo si te es más fácil comenzar por las intenciones, porque una persona también puede equivocarse al actuar, pero puede equivocarse de buena fe. Puede tener una intención positiva y luego su acción resulta equivocada - no es un problema, ya que es la intención la que cuenta.


Y es éste el trabajo que quiero hacer a través de Ángelo. Y lo he elegido precisamente a él para esta fase de trabajo para que, juntos, podamos ser un estímulo para ti, comunicándote cosas que te ayuden a crecer, a comenzar a tomar confianza con los procesos de tu cuerpo: es el primer paso para poder emprender un proceso con el resto de la vida, de la existencia.


Quizás tú, que estás leyendo, has hecho cosas, has andado caminos, has recibido enseñanzas, muchas enseñanzas. Mi invitación es tomar ahora las enseñanzas que has recibido, hacer una lista y ver aquéllas que a ti te parezca que te llevan hacia adelante. Es importante también que empieces a volverte selectivo respecto a lo que te sirve, no puedes almacenar cosas continuamente: explotarías. Ha llegado el momento de empezar a elegir aquello que te conviene elegir. Simplemente debes relajarte, cerrar los ojos y preguntarte -entre las cosas que has hecho- aquélla que te resuene más en este momento. Escucha a tu corazón, escucha la respuesta que te da. Puedes probar hacerlo, si lo deseas, cuando tienes incertidumbres, confusiones, dudas, y quieres saber qué es lo que más te conviene para tu evolución en este momento. Puedes aprovechar este momento, este soporte energético, para relajarte, cerrar los ojos y dejar caer la pregunta en tu corazón... para oír la respuesta que llega de tu corazón. Mientras oyes la respuesta que te llega del corazón -como imagen, sonido, sensación o como intuición- sé conciente de ser un espíritu que habita en un cuerpo y, como espíritu que habita un cuerpo, alégrate y disfruta de la existencia de este cuerpo, y vive lo absurdo de la comedia de la vida humana como espectador y como actor. Puedes volverte equilibrista y divertirte con tu vida, entrar y salir de tus situaciones, considerando que todo lo que te sucede te sirve para aprender: nada sucede sin sentido, todas las cosas están allí para enseñarte algo, y cuanto más vives la alegría de tu existencia -además de espiritual y físicamente- más se abren las puertas para ti. Es como si entrases en un laberinto. Un laberinto es una estructura horizontal en la que hay un punto de entrada y de salida: la salida la encontrarás trabajosamente, dando vueltas y más vueltas, avanzando y girando en ese laberinto.


Pero en lo que respecta a tu evolución, hay que añadir una cosa: debes considerar un laberinto  en una casa de siete plantas, donde en cada planta hay un laberinto. Tú entras en la primera planta, te dejas ir, te relajas y encuentras la primera salida, siguiendo tu corazón, tu intuición. Tú fluyes con este proceso en movimiento que eres y cuando encuentras la primera salida, en lugar de salir horizontalmente, sales verticalmente y entras en el segundo laberinto. Aquí también das vueltas, enfrentas problemáticas diversas, diferentes cosas y luego, cuando resuelves este pasaje, llegas a la tercera planta. Así, subes siempre más arriba. La clave para seguir subiendo más alto es la alegría por tu existencia, tu presencia en la existencia, el balance de tu vida física con tu vida espiritual, intentar involucrarte menos con los asuntos de la vida a nivel físico y considerarlos como algo que te sucede para obtener una enseñanza espiritual. Viviéndolos como enseñanzas espirituales y subiendo una planta por vez, descubres quién eres en realidad, cuál es tu misión sobre esta Tierra y cómo influirá esto -además de en ti mismo- en los demás y en toda la existencia.

 

Tu proceso en movimiento es un proceso de influye en toda la existencia. Mediante tu proceder, tienes una relación de interdependencia con la existencia. Esta es la clave pero, repito, esta clave se vive cotidianamente, empezando por examinar un nivel, quizás las emociones, empezando a poner en movimiento ese coche en el que estás sentado y con la llave puesta, todavía quieto, esperando que se ponga en marcha el motor. En el momento en que uses la emoción como un medio para evolucionar -así como puedes usar los pensamientos, tu cuerpo, tus sentidos- giras la llave, el motor se enciende y tu partes, aprendiendo a usar y a volver activo lo que hasta ahora era considerado pasivo, justamente, como las emociones, los pensamientos, los sentimientos, los sentidos, el cuerpo.


Has nacido de un acto de amor, vienes de la luz y te encuentras en un cuerpo. Obviamente, muchos han olvidado el contrato que establecieron antes de venir aquí, y de muchos modos les parece vivir una vida completamente casual, siendo sacudidos o golpeados de aquí para allá como una bolita de flipper, como un trompo. Pero en realidad, en el momento en el que comienzas a tomar conciencia, entiendes -más allá de las palabras- lo que yo quiero decirte. En el momento en que pones las manos sobre tu conciencia, empiezas a fluir con las cosas. Durante un cierto periodo de tu vida, tienes la impresión de ser tú mismo el que induce los acontecimientos, pero en el momento en que empiezas a fluir con la existencia, comienzas a disfrutar de la nueva energía, empiezas a entender cuáles son las ventanas de oportunidad que se abren en tu camino, y cuando llegas a este punto, son los acontecimientos los que te arrastran. Pero hace falta partir de la base.


Para ayudarte a partir de la base, querría hacer una aclaración sobre otro proceso en movimiento, sobre una palabra que se usa muy a menudo: esta palabra es "amor". El amor es la fuerza más grande que existe, el amor es un proceso en movimiento.


Ahora te pregunto ¿cuál es la forma de amor más pura que puedas encontrar?


La forma de amor más pura que puedas encontrar es aquélla que te lleva a dar, sin esperar nada a cambio. En el momento de tu vida en que estás tan colmado de energía, de apertura, de luz - cuando eres rico internamente, cuando estás alegre y disfrutas de tu vida espiritual y física, tú estás lleno. En ese punto tú das, no esperas ya nada a cambio, y la magia es que luego las cosas empiezan a llegar. El amor más puro es aquél que das a los hijos, el que das a las personas que tienes a tu alrededor, cuando eres capaz de dar sin esperar a recibir. El amor es un proceso, sin duda es un proceso, es una energía, algo que mueve,  algo que fluye. Cuando dos personas realizan un acto sexual, hablan de hacer el amor. Pero esta es una expresión equivocada, el amor no es algo que se hace, el amor es algo que ocurre, un acontecimiento. Cuando estás enamorado, a cualquier nivel –puedes estar enamorado de tu perro, de tu trabajo, de tu mujer, de tus hijos, enamorado de Dios, no importa el sujeto de tu amor- lo que importa es aquello que sucede dentro de ti, el proceso que este sentimiento suscita dentro de ti. En el momento en que tú amas, te estás proyectando hacia fuera constantemente, esto te sucede, generalmente, cuando estás enamorado. Esto te ocurre más fácilmente cuando estás enamorado de una persona física, pero puede ocurrir también cuando estás enamorado de tu perro, porque amando esperas la aprobación, la participación de la otra persona, y de esta manera te proyectas hacia afuera y pierdes el punto fundamental.


¿Cuál es el punto fundamental? Es que la otra persona, Dios, los ángeles, tu perro, son el medio por el cual dentro de ti empieza a fluir algo. Entonces, cuando estás enamorado, en relación con alguien, debes agradecer a este alguien por el hecho de que esté haciendo brotar de ti la energía para amar. Pero debes volver a tu interior, debes vivirte, estar presente en la transformación que el amor opera dentro de ti, hasta hacerte descubrir la fuente de tu amor, entender que la fuente eres tú y que el "otro", el "externo", es sólo el pretexto para hacer brotar y suceder el amor.


Cuando el amor ocurre dentro de ti, te colma hasta un punto tan elevado que este amor te desborda y fluye hacia las personas amadas por ti: a los hijos, al perro, a Dios. Es una relación completamente distinta: amar cuando estás pleno, cuando estás colmado, en lugar de ser un mendigo que pide siempre con un jarrito. El amor es un proceso y, de ahora en más, más allá de considerar obviamente la parte externa, trata de amar considerando aquello que sucede dentro de ti cuando amas, porque el amor es un proceso que, sobre todo y principalmente, te pone en relación contigo mismo.


Y del amor que tienes, en relación contigo mismo, brota el verdadero amor que puedes experimentar por todo lo que existe. Cuando ames, ama cualquier cosa: la tierra, la naturaleza, todo lo que existe y, también en este caso, no eres tú quien hace el esfuerzo de dar amor, es el amor el que fluye.


Quisiera darte otro ejemplo para que esto dentro de ti sea claro. Cuando estás en el agua -puede ser en el mar, o en el río- el agua te mece y te lleva. Tú no nadas, sino que simplemente te dejas llevar al punto al que deseas llegar, flotando sin esfuerzo.


Cuando te hablo de poner en marcha el proceso dentro de ti, de activar en tu interior aquello que está dormido, de estar atento a lo que te sucede por dentro, de estar atento al amor que brota de ti y de vivirlo como proceso, intento exactamente esto: que te dejes llevar por el proceso en movimiento hasta que llegues, ciertamente, adonde debes llegar. De otra manera, queriendo a toda costa ser tú el que actúa, te llevas a nadar siempre en contra de la corriente; y nadar contra la corriente puede agobiarte, agobiar los demás, agobiar a todas tus relaciones de cualquier tipo. Deja que el amor fluya de ti y date cuenta del amor que emana de ti mismo, del proceso que ocurre en tu interior mientras amas. Esto te lleva a otro logro muy importante.


Te lleva a vivir una situación de quietud y silencio interior muy profundo. Y cuando estás en silencio, Dios te habla, toda la existencia te habla: un árbol, una rosa, una flor te habla. Pero si siempre estás atado a tus pensamientos, a tus emociones y no los vives como procesos sino como cuadros estáticos, y estás centrado en mirar tu cuadro. Si en cambio eres fluido, estás en relación con el amor profundo dentro de ti, se crean el silencio y el espacio. Entonces, y sólo entonces, la existencia puede hablarte. La existencia ocurre y te habla a cada instante: las plantas te hablan, las paredes te hablan, las sillas te hablan y el suelo te habla. La vibración sutil de la nueva energía te habla. Si haces silencio y te centras en el amor, en la fuente de tu amor, todas las cosas te hablan y puedes sentir cada vez más el trabajo energético que yo, y las otras entidades, hemos preparado para ti sobre la Tierra: todo está relacionado, y cuando tienes el silencio en tu interior, todo ocurre.


Es por esto que yo, a través de Ángelo, he realizado esta canalización para ti. Estoy aquí contigo para comenzar a ayudarte a que entres en este proceso, para que lo refines, o que lo aceleres, según tu nivel de conciencia. Sé la semilla que tú, si quieres, puedes poner en tu interior y hacerla germinar y florecer hasta que se transforme en algo práctico, algo que se puede vivir, que pueda ser o que pueda ser dado.


En este momento te estoy abrazando, y mi vibración se confunde con la tuya, y permite que en este abrazo el silencio te de una intuición profunda, más allá de las palabras, de lo que es mi intención comunicarte a través de estas páginas... por unos instantes quiero hacer hablar a la energía y hacer hablar al silencio.


¡¡Eres inmensamente amado!!


Canal: Ángelo Picco Barilari

Título original: Tu sei un processo in movimento


Traducción: Dania Witte

Edición: Cultivando el Espíritu -  <http://www.cultivaelespiritu.com.ar/>

http://www.cultivaelespiritu.com.ar






Algunos de los cientos de artículos en venta o subasta en eGrupos.net
 
  • Vendo Billar Americano ( 800 EUR) 
     
  • Camisetas ( 18 EUR) 
     
  • MUEBLE VITRINA EXPOSITORA DE MADERA DE NOGAL BARATISIMA (Puja a 199 EUR) 
     ¿Tienes algo que deseas vender? ¿O comprar? ¿Quieres ver tu anuncio aquí, gratis? 
    ¡ Visita hoy mismo EGRUPOS.NET !