Inicio > Mis eListas > union_global_de_luz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 2874 al 2893 
AsuntoAutor
La Intuicion en la Juan Ang
RELACIONES EN 3a y Juan Ang
Así hablaba Quetza Juan Ang
Invitación Seminar Juan Ang
COMPARTIENDO COMPR Juan Ang
RESISTENCIA Juan Ang
Los Esenios de los Juan Ang
LOS CUATRO PILARES Juan Ang
LOS CUATRO PILARES Juan Ang
El Despertal Cuánt Juan Ang
Busqueda de signif Juan Ang
Asi hablaba Quetza Juan Ang
La Rejilla del Par Juan Ang
LOS CUATRO PILARES Juan Ang
Invitación desde e Juan Ang
KRYON EN LAS NACIO Juan Ang
ESPIRITUALIDAD Y S Juan Ang
Agenda de Abril -B Juan Ang
LA VERDAD ACERCA D Juan Ang
Revelaciones -Bole Juan Ang
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Red Planetaria
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 3515     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[UNION_GLOBAL_DE_LUZ] QUETZACOATL
Fecha:Domingo, 10 de Abril, 2005  10:56:45 (-0300)
Autor:Juan Angel Moliterni <claridad @.........ar>

From: Odilia Rivera

 

 

PALABRAS VIVAS

(34)

Un día iba Quetzacóatl paseando por el tianguis de Tula, donde hay manos que dan y manos que toman, pero muchas de ellas esclavizadas por las cadenas de la avaricia y del provecho egoísta en perjuicio de los demás.

Y se le acercó uno de los muchos comerciantes que allí había y, poniéndose delante de El, le dijo: ¿Por qué alteras nuestras cabezas? ¡Déjanos en la paz de nuestra ignorancia y en el agujero de nuestra ceguera! ¿Qué traes a nuestras bocas llenas de hambre, y a nuestras manos llenas de llagas? y después empezó a injuriarle.

Y Quetzacóatl, sereno como una tarde del mes de Tozozontli le dijo:

Hermano, si en algo es verdad lo que de mí dices, pido al Cielo que me perdone. Mas aún pido todavía más al Cielo, que te perdone a ti, si eres tú el equivocado.

Has de saber que nadie te obligó a oír mi voz, y así como yo no obligo a nadie a que me siga, tampoco tú debes de impedir que lo hagan los que lo deseen en sus corazones. Mas no trates de cerrar tus ojos cerrando también los de aquellos que te rodean.

Y no olvides que no todo lo bueno se ha de comer, porque también has de alimentar a otras partes de ti mismo que no son tu cuerpo físico.

Y tampoco olvides que, no porque ahora te detengas en el sendero de la vida y te contentes con la ignorancia, algún día no te exigirás a ti mismo avanzar.

Ese día vendrán a tu memoria mis palabras de hoy y entonces ya las verás vivas. Pero no por ellas mismas, sino porque ya entonces habrá Vida en ti.

 

DEL LIBRO: ASÍ HABLABA QUETZACOATL

POR: CAIATL ACOTL