Inicio > Mis eListas > union_global_de_luz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3201 al 3220 
AsuntoAutor
LLUVIA SOLAR Por D Juan Ang
No importa la edad Juan Ang
Introduccion a Kri Juan Ang
CREANDO Y CONVIRTI Juan Ang
Conferencia VBA - Sabidurí
Conferencia VBA - Sabidurí
El Libro Blanco 21 Juan Ang
Agenda de Septiemb Juan Ang
Los 10 Grupos Simi Juan Ang
Introduccion a Kri Juan Ang
LA INCREMENTADA IN Juan Ang
MÚSICO SUFÍ Juan Ang
El Libro Blanco 22 Juan Ang
Introduccion a Kri Juan Ang
LA SIMPLICIDAD DE Juan Ang
Los Faros de Luz d Juan Ang
LA SIMPLICIDAD DE Juan Ang
Seminario Intensiv Juan Ang
Cosas Invisibles - Juan Ang
Introduccion a Kri Juan Ang
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Red Planetaria
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 3812     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[UNION_GLOBAL_DE_LUZ] El Libro Blanco 21
Fecha:Lunes, 22 de Agosto, 2005  11:53:36 (-0300)
Autor:Juan Angel Moliterni <claridad @.........ar>

El Libro Blanco

Ramtha

 

Las enseñanzas de Ramtha son un sistema metafísico de pensamiento único en su género. A través de ellas nos acerca a una mayor comprensión del Dios interior o el Dios identifícable, y nos ofrece respuestas a temas tan enigmáticos como los orígenes de la creación, la evolución del hombre, la muerte, la reencarnación y la ciencia del conocimiento.


 

Capítulo 21

UNA ESPLÉNDIDA MAÑANA

 

«Mi camino, cuando viví sobre este plano, fue convertirme en el Dios Desconocido, el cual descubrí que era yo mismoe ir más allá de las dimensiones para retozar en las aventuras del siempre jamás. Así lo hice y todavía lo hago. He regresado para decirte que esas aventuras están esperándote a ti también, una vez hayas abrazado la totalidad de esta vida, como yo lo hice."

Ramtha

 

Estos momentos que hemos compartido han sido dulces. Venir a tu vida e incluso haber llegado a tocar quizás el borde de ella, ha sido un gran placer, te lo aseguro. Todo lo que he compartido contigo, lo he hecho también para mí, porque cada uno de vosotros es lo que yo soy: el Padre al que amo fervientemente y siempre amaré. Cualquier cosa que yo haga para contribuir con la evolución de tu precioso ser, glorifica y magnifica al Padre, que es el reino del Yo Soy.

He venido a la humanidad como un hermano, porque una vez fui parte ferviente de ella. Yo viví aquí como hombre y experimenté todo lo que tú has experimentado: viví tu desesperación y lloré tu tristeza, tuve tus sueños y conocí tu alegría. Y aunque he estado en todos los niveles, la más profunda de todas mis experiencias ocurrió cuando estuve aquí entre vosotros como hombre, Dios-hombre, experimentando los peligros, la desesperación y los momentos fugaces de gloria que todos vosotros habéis conocido. Yo he elegido volver aquí porque te entiendo. Y entenderte es amarte.

He venido, no a salvarte, pues no hay nada de qué salvarte realmente. He venido simplemente a recordarte la maravillosa herencia que olvidaste hace mucho tiempo y a hablarte de un futuro glorioso que todos vosotros pronto vais a ver. He venido para ayudarte a ver que tienes opciones más sublimes para la expresión de tu vida, y para ayudarte a manifestar el conocimiento que te permita ejercitar esas opciones, si es tu voluntad hacerlo. Todo lo que te he pedido es que apliques en tu vida —a tu ritmo y a tu manera— cualquier entendimiento que sea fructífero para ti en tu propia evolución hacia una vida más armoniosa y llena de alegría.

Mi camino, cuando viví sobre este plano, fue convertirme en el Dios Desconocido, —el cual descubrí que era yo mismo— e ir más allá de las dimensiones para retozar en las aventuras del siempre jamás. Así lo hice y todavía lo hago. He regresado para decirte que esas aventuras están esperándote a ti también, una vez hayas abrazado la totalidad de esta vida, como yo lo hice.

Ve y vive los entendimientos que te he dado. Déjalos vivir dentro de tu ser. Cuando lo hagas, pronto te darás cuenta de que se te ha dado el mayor tesoro que nunca hubieras podido pedir o concebir.

Toma lo que has aprendido, lo que has oído y lo que has leído, y aplícalo con simplicidad. Cuanto más simple eres, más poderoso te vuelves. Y si quieres algo, pídelo. Nadie en este plano tiene el poder para dártelo. Pide desde el Señor Dios de tu ser que el Padre te lo conceda, y sabe que ya lo ha hecho, sin importar lo que sea. ¿Y adonde irás a pedir? Al templo que existe dentro de ti. Simplemente pide en el silencio de tus propios pensamientos; siempre serás escuchado.

Yo sé quién eres. Sé lo que haces y lo que sueñas. Cuando creas que nadie te ve, tienes que entender que eres como las estrellas en el cielo de medianoche; estás allí para que todos te vean. Todas las cosas saben quién eres y lo que haces, especialmente nosotros, los que vivimos en lo invisible.

Quien tú eres sólo te importa realmente a ti. Cuando todo está dicho y hecho no dependes de nadie más que de ti mismo y de esa preciosa luz en tu interior llamada Dios Todopoderoso. Sé justo contigo mismo. Sé único. Y ama lo que eres, de modo que tú y tu modo de ser os veáis como las estrellas de medianoche, muy brillantes y muy hermosas.

Mi gente me llamaba Ramtha el iluminado, y por eso he conservado ese nombre hasta ahora. ¿El iluminado? Yo fui una entidad solitaria que se sentaba en un altiplano cuando todos los demás estaban atareados con las cosas de aquellos días. Sin embargo, en la naturaleza, alejado de la vida ordinaria, encontré al Dios Desconocido.

El mundo no está en la plaza del mercado, mis amados hermanos. Allí abunda la vida, en verdad, pero la vida grandiosa se encuentra fuera del mercado, en la base de un magnífico árbol, o en la cima de una montaña nevada, donde el viento es frío, limpio y vivificante, en la inmensidad del desierto o en la infinitud del océano. Hay mucho más en este plano de lo que la mayoría se ha permitido ver. Aún tienes que vivirlo realmente e investigarlo; tú sólo has estado en la conciencia opresiva de tu sociedad, con sus juicios e ideales triviales y su loca carrera contra la ilusión del tiempo.

Nunca conocerás realmente la vida hasta que encuentres la soledad en estos lugares, en paz con el cielo de medianoche y la luna, creciendo y menguando hasta el resplandor del amanecer. Y a través de todo el conocimiento y los sueños que te lleguen, he aquí que tú también te convertirás en un ser iluminado, porque las prioridades allí cambian. La conciencia de la naturaleza te acepta, mi amado hermano. Te acepta y espera de ti que seas eterno, sin tiempo, como es ella. En circunstancias como ésas, creces para convertirte en este Dios y mantenerte firme todos los días de tu vida.

El Dios Desconocido es silencio —el gran silencio— y sin embargo, te habla si se lo permites. Extiéndete y sé una parte de este continente. Llega a todos sus rincones y sé parte de ellos. Deja tus sedas y finas joyas y descálzate. Confúndete en la simplicidad que está fuera de moda, y ve a experimentar a Dios en este cielo que has creado. Yo te suplico que hagas esto. No habrás vivido realmente ni habrás entendido el Dios que eres, hasta que hayas estado en todos estos lugares y hayas sido una parte de su conciencia siempre continua y eterna.

Yo deseo desde la totalidad de mi ser, desde el Padre ardiente dentro de mí, que conozcas lo valioso que eres y lo mucho que se te ama y se te necesita. Cuando pienses que a nadie le importa si vives o mueres, sabe que a mí me importa. Y siempre que la preciosidad de tu ser empiece a vacilar y sientas que necesitas un compañero, llámame, porque yo estaré ahí.

Yo estaré con todos vosotros a lo largo de todos los días de vuestras vidas en este plano, a medida que vuestras preciosas almas —fecundadas con amor, esperanza y alegría— se convierten en magníficas flores de sabiduría, compasión y el amor para abrazar a toda la vida, visible e invisible. En la tormenta emocional de este florecimiento, habrá momentos en los que desearás nunca haber oído el nombre de Ramtha. Pero mucho, mucho más grandiosos serán, en verdad, los momentos en que Dios es visto, manifestado, y conocido dentro de ti.

Ahora bien, yo te he dicho —repetidamente y de mil maneras— la verdad más grande que conocerás: tú eres Dios. Y estás empezando a darte cuenta de que quizás esto es, en efecto, una verdad. Saber esto firmemente, amados hermanos, sólo puede suceder a través del despliegue de vuestra vida, momento a momento.

Pero deseo que sepas esto: una espléndida mañana, justo antes del amanecer, tendido solo en tu lecho, donde el silencio es tan profundo que casi se puede escuchar, despertarás de un sueño que no es sueño. Abrirás los ojos en la oscuridad de tu cuarto, te levantarás de tu lecho y caminarás hacia una ventana por donde entra la única luz que puedes ver.

Mirarás por la ventana, su alféizar cubierto por las gotas del rocío, al gris de la mañana, y alzarás los ojos hacia un cielo que oculta la promesa de una luz grandiosa y brillante. Y mientras contemplas la belleza de todas las diminutas joyas brillantes, destellando en el oscuro telón de terciopelo del siempre jamás, ves que la luna ha crecido y ha menguado, y ahora se sienta en el horizonte, silenciosa, esperando una luz más grande.

Solo, estremeciéndote con un sentimiento que está por encima de las palabras, allí estás, contemplando el silencio del despertar de la vida. Pronto oyes el susurro de un pájaro en los matorrales, que como tú, ha amanecido y se prepara para saludar a la mañana. Mientras escuchas su dulce y suave melodía de alegría y esperanza, vuelves tu mirada hacia el este y contemplas el horizonte distante. Y allí ves las montañas color púrpura, solitarias, como centinelas de la vida, alzándose majestuosas, fuertes y silenciosas, y una luz pálida y rosa dibuja su silueta. Y las nubes, que hicieran su jornada silenciosa hacia el horizonte, se perfilan en el oro y la promesa del amanecer.

Y al compás de todo este esplendor en la simplicidad de su ser, no escuchas nada, excepto el latir de tu corazón mientras palpita ante la anticipación de un gran suceso que pronto se verá en un resplandor de gloria sobre el horizonte. Y mientras la cortina de la noche se desvanece lentamente en la luz de la mañana, ves las estrellas tornarse más y más tenues, y la luna con su magia, entrega su belleza al amanecer que se despliega.

Atrapado en la belleza y el éxtasis de este momento, te sobreviene este entendimiento: sin la continuidad de esta mañana, todos tus temores, preocupaciones, tus sueños y tus ilusiones, serían cosas inexistentes. Y en ese instante, por detrás de las montañas doradas, surge el esplendor de una joya incandescente, sus barras de oro penetrando en el valle cubierto de niebla como rayos de esperanza. Y al tiempo que el gran Ra se eleva más y más, el cielo se enciende de colores, azul, lavanda y rosa, naranja y bermellón. Y el pájaro canta más fuerte y emprende su vuelo, mientras el mundo entero despierta a la promesa y al aliento maravilloso de la mañana.

Mientras contemplas esta visión espectacular que ha visto todos los momentos del tiempo, y la emoción de esta maravilla embriaga todo tu ser, te elevarás con el entendimiento de que tú eres, en verdad, la vida de Ra. Eres los centinelas fuertes y silenciosos de la vida, alzándose en el horizonte distante, y eres, en verdad, los colores del despertar del amanecer, el movimiento de las ramas del matorral, las gotas de rocío sobre el alféizar de la ventana, y la dulce y suave melodía de alegría del pájaro de la mañana.

Y el próximo amanecer que presencies lo contemplarás como He Aquí El Dios Que Yo Soy. Y estarás embriagado con la majestad y la belleza de todo lo que es, pues ahora eres uno con la luz, el poder y la continuidad de esta fuerza que no habla con palabras.

Aprender una verdad es una cosa; convertirse en ella es otra muy distinta. Pero cuando menos lo esperes, te alzarás para contemplar tal esplendor en los cielos, y el conocimiento de esta verdad, a través de la paz del ser, una espléndida mañana se convertirá en una realidad. Entonces, todas las palabras, la confusión, la furia, el rechazo del Yo, las complejidades de entender a Dios, la búsqueda, los libros y los maestros, habrán acabado en silencio, gracias a un profundo entendimiento que no tiene palabras.

Tu mañana está llegando... como llegó la mía.