Inicio > Mis eListas > union_global_de_luz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3301 al 3320 
AsuntoAutor
La casa de los 1.0 Juan Ang
LAS ISLAS ESTELARE Juan Ang
KARMA ANCESTRAL 1- Juan Ang
KARMA ANCESTRAL 2- Juan Ang
Dios Me Hablo 13 - Juan Ang
KARMA ANCESTRAL 3- Juan Ang
La Belleza Única - Juan Ang
Dios Me Hablo 14 - Juan Ang
Importante Juan Ang
El arbol confundid Juan Ang
Luz Inmortal 1 -Bo Juan Ang
QUIÉNES SON EN REA Juan Ang
Luz Inmortal 2 -Bo Juan Ang
El disfraz de bail Juan Ang
Luz Inmortal 3 -Bo Juan Ang
Dios Me Hablo 15 - Juan Ang
Luz Inmortal 3 -Bo Juan Ang
Dios Me Hablo 16 - Juan Ang
Luz Inmortal 5 -Bo Juan Ang
La mejor medicina Juan Ang
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Red Planetaria
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 3916     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[UNION_GLOBAL_DE_LUZ] Luz Inmortal 1 -Boletin Claridad
Fecha:Martes, 18 de Octubre, 2005  10:48:17 (-0300)
Autor:Juan Angel Moliterni <claridad @.........ar>

CENTRO ESCUELA CLARIDAD

 
CENTRO ESCUELA CLARIDAD
Centro de Educación para el Crecimiento, Desarrollo e Integración Global del Ser Humano
Director: Juan Angel Moliterni

 

   

LUZ INMORTAL

Por Amma

 

Hay una verdad eterna que permanece inmutable a pesar de la erosión del tiem­po. Llegar a ser consciente de esa verdad es la meta de toda vida humana. De vez en cuando, algunos Mahatmas (Grandes Almas) adoptan un cuerpo humano y se muestran entre nosotros para tomarnos de la mano y conducimos hacia ella. Repiten el mensaje de las Escrituras y, añadiendo la dulzura de su propia expe­riencia, nos lo brindan en un estilo adap­tado a nuestra cultura y a nuestra época.

Las palabras de Amma muestran al hombre contemporáneo, a punto de aho­garse en el océano del samsara (el ciclo de los nacimientos, muertes y renaci­mientos), cómo puede saborear el néctar de la felicidad eterna. Son luces infalibles que guían a los que se debaten en las tinieblas de la ilusión materialista hacia el retorno a la estancia de la propia identi­dad, al interior de sí mismos.

 

Observemos nuestra vida. No sólo hemos olvidado la meta suprema de la existencia, sino que hemos aprendido también a ignorar las condiciones exter­nas necesarias para llegar a un auténtico conocimiento. A fin de despertar a la sociedad actual, carente de espiritualidad, es indispensable redefinir los códigos de la vida familiar con la ayuda de medios prácticos y establecer las reglas que nos conducirán a la verdad suprema. .

Quien moldee su vida siguiendo los consejos de Amma no tendrá necesidad de ir muy lejos en busca de la dicha. La dicha irá tras él. Con una sabiduría llena de amor, ella ha dado a sus hijos unas reglas sencillas para una vida donde se aúnan la práctica espiritual, el servicio a los demás y la sumisión a Dios.

La lámpara que ella enciende en el secreto de nuestros corazones sólo arderá con luz viva si añadimos cotidianamente el aceite de nuestra práctica espiritual. ¡Ojalá que Amma nos ayude a realizar nuestra ínfima parte a fin de llevar luz a este mundo, hundido en las tinieblas!

 

“Lo que necesitamos es la paz de la mente. Es la mayor de las riquezas.”

 

 

A MIS HIJOS...

 

A Mis queridos hijos:

 

Este cuerpo, el nuestro, no es eterno. En cualquier momento puede morir. Hemos nacido en forma humana tras innumerables nacimientos. Si malgasta­mos esta existencia viviendo como ani­males, renaceremos en forma animal an­tes de conseguir una nueva encarnación humana.

En la época actual estamos llenos de deseos. Es inútil empeñarse en satisfacer­los. Al fin y al cabo, cuando ya nos sintamos incapaces de apaciguados, per­deremos nuestro tiempo en lamentacio­nes y echaremos a perder nuestra salud. Lo que necesitamos es la paz de la mente. Es la mayor de las riquezas.

Hijos míos, no penséis que la paz de la mente se puede obtener mediante rique­zas materiales. ¿Acaso no hay seres huma­nos que han construido viviendas climatizadas y en ellas se han suicidado? Los países occidentales están provistos de una gran riqueza material y de toda clase de comodidades físicas. No obstan­te, esas personas no disfrutan de un solo momento de paz. La dicha y la tristeza no dependen de los objetos exteriores, sino de nuestra mente. El paraíso y el infierno se encuentran aquí, en nuestra tierra. Si comprendemos la utilidad y el papel que desempeña cada objeto material en nues­tra vida y vivimos de acuerdo con esta comprensión, desaparecerá la causa de nuestro sufrimiento. El conocimiento que nos enseña a vivir en esta tierra, a vivir una vida feliz a pesar de las dificultades, es un conocimiento espiritual, es el cono­cimiento de nuestra mente. Eso es lo que, ante todo, hemos de conseguir. Apren­diendo a discernir lo bueno y lo malo de ­todas las cosas de la vida, elegiremos el camino que lleva a la felicidad eterna. Sólo si nos esforzamos por realizar la propia identidad podremos saborear la dicha eterna.

No pensemos que nuestros padres, nuestros hijos o los miembros de nuestra familia estarán siempre a nuestro lado. Todo lo más, estarán con nosotros hasta el momento de nuestra muerte. Sin em­bargo, tomemos conciencia de que nues­tra vida no acaba simplemente tras los sesenta o los ochenta años que hayamos pasado aquí. Aún hemos de vivir muchas más vidas. Igual que hacemos con el dinero que reunimos en el banco para proveer las necesidades materiales de la vida, tendríamos que acumular una ri­queza eterna mientras seamos capaces de hacerlo física y mentalmente. Lo conse­guiremos si alabamos el nombre de Dios y realizamos acciones virtuosas.

Aunque obremos correctamente cien veces, bastará un solo error para que las personas renieguen de nosotros. Sucede exactamente lo contrario, cuando, tras cien faltas, Dios nos acoge por una sola acción justa. Por esto, hijos míos, no os apeguéis a nadie, sino adherios a Dios. Entregádselo todo. Cuando los hijos ha­yan crecido, se hayan casado o independizado, los padres deberían vivir su vida pensando en Dios y consagrándo­se a actividades devotas o, si les es posible, viviendo el resto de sus vidas en un ashram. Seguir atormentándose res­pecto a nuestros hijos no nos beneficiará, ni a ellos ni a nosotros. Pero si vivimos nuestros días recordando a Dios y alaban­do su Nombre, nuestras familias se enri­quecerán de una existencia así hasta la , séptima generación.

Hijos míos, deberíamos orar a Dios, sometemos a Él y vivir en su conocimien­to. Si nos refugiamos en Dios, llegaremos a Él y conseguiremos todo lo que necesi­tamos. No nos faltará nada. Si nos hace­mos amigos del encargado de la despen­sa de la cocina, quizá consigamos una calabaza. Pero si complacemos al rey, toda la riqueza del reino estará en nues­tras manos. Si tenemos leche, podremos obtener yogurt, suero y manteca. Igual­mente, si nos refugiamos en Dios, Él proveerá todas nuestras necesidades, tanto las materiales como las espirituales. La entrega a Dios aportará prosperidad, tan­to a nosotros, a nuestras familias, como a la sociedad.

Hijos míos, la vida tendría que desarro­llarse en el orden y en la disciplina. Sólo así podremos gozar de nuestra felicidad interior sin depender de los objetos exte­riores. Reflexionad sobre cómo nos esfor­zamos para aprobar un examen o conse­guir un empleo. Sin embargo, aún no hemos comenzado siquiera a conocemos a nosotros mismos a fin de llegar a la dicha eterna. Por lo menos, invirtamos el lío tiempo que aún nos queda progresando hacia esa meta. Hijos míos, cantad sin cesar vuestro mantra (frase o palabra en la que se concentra la atención de la mente). Practicad cada día vuestro sadhana (disciplina espiritual), en sole­dad, a la misma hora. Eventualmente, dirigios a un ashram y pasad algún tiem­po en él en silencioso lapa (ejercicio de repetición del mantra) y en meditación. Realizad tantas acciones desinteresadas en bien del mundo como el tiempo y las circunstancias lo permitan.

Este mundo existe gracias al amor. Cuando perdemos nuestro ritmo, la natu­raleza pierde también el suyo. La atmós­fera se emponzoña y deja de ser propicia a la germinación de las semillas, al creci­miento de los árboles y al desarrollo de los animales. El rendimiento de los culti­vos mengua, las enfermedades se multi­plican, las lluvias disminuyen y la sequía aumenta. Por tanto, hijos míos, amaos unos a otros. Haced que la rectitud, el amor y la restantes buenas cualidades se expandan. No alimentéis la cólera ni la envidia hacia nadie. Ved lo bueno de cada uno. Nunca habléis negativamente de los demás. Considerad a todo el mun­do como hijos de la misma madre y amadlos como a hermanos y hermanas. Dejad vuestras acciones en manos de Dios y permitid que Su voluntad preva­lezca en todas las circunstancias.

Hijos míos, si alguien nos interroga acerca de nuestra forma de vida, la res­puesta tendría que ser la siguiente: «¿No es verdad que cada uno de nosotros actúa teniendo como meta su propia tranquili­dad y su propia dicha? En esta forma de

vida encontramos la paz interior. ¿Por qué cuestionáis los valores fundamentales de nuestra vida? Corréis por montes y valles para encontrar la felicidad. Ved cuánto dinero gastáis en lujos inútiles, en subs­tancias tóxicas y en bienes materiales que, en realidad, no necesitáis. En cam­bio, ¿por qué os sentís tan contrariados cuando vamos a pasar unos días a un ashram y nos interesamos en asuntos espirituales?» Intentemos incrementar el vigor que se necesita para hablar así, con toda franqueza. No os intimidéis. Sed valientes. Tendríamos que vivir mimando nuestro patrimonio espiritual.

No tenemos por qué avergonzamos de nuestra forma de vivir. La vergüenza acarrea como consecuencia un sentimien­to de derrota. Decid abiertamente: ,He­mos elegido este camino en bien de nuestra paz espiritual. Pero vosotros, para conseguir esta paz, edificáis casas, os casáis y trabajáis en distintas cosas, ¿ver­dad? Nosotros hallamos la paz siguiendo nuestro camino. Nuestra meta es la paz mental, no la liberación ni un paraíso al que se llega después de la muerte. ¿De verdad os sentís vosotros en paz?

Cuando estamos en un barco o hemos subido al autobús, no tenemos por qué seguir llevando nuestro fardo en la cabe­za. Hijos míos, dejadlo todo en Sus ma­nos. Si vivimos con esta actitud de sumi­sión, no tendremos pena. Él cuidará tam­bién de nosotros y nos protegerá cons­tantemente.

 

AMMA

 

“Amado Señor, permíteme que hoy te recuerde constantemente”.

Suscribirte gratuitamente

"La enseñanza que perdura
no se transfiere de cabeza a cabeza,
sino de corazón a corazón"

-Howard G. Hendricks

El formato de este boletin ha sido modificado para que sea facilmente imprimible.

Red Global de Meditadores: *Enlace de Luces*

“El verdadero servicio es la emanación espontánea de un corazón amoroso y de una mente inteligente, el resultado de hallarse en un lugar correspondiente y permanecer en él; el producto de la inevitable afluencia de la fuerza espiritual y no de la intensa actividad en el plano físico, es el efecto del hombre cuando expresa lo que en realidad es, un divino Hijo de Dios, y no el efecto estudiado de sus palabras o actos” -Maestro Djwhal Khul.

 

Centro Escuela CLARIDAD

 

Ravignani 1332, Depto *B*, Capital Federal

Buenos Aires, Argentina

 

Tel. 4774-1773

(Celular: 15-5660-8732)

 

e-mail: claridad@argentina.com     Website: www.escuelaclaridad.com.ar

Website alternativo: http://escuelaclaridad.turincon.com/

Ayúdanos a distribuir información de Vanguardia, reenvia este correo a todas las personas potencialmente interesadas.

Boletín Digital - Editado y Distribuido por el Centro Escuela Claridad