Inicio > Mis eListas > union_global_de_luz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3301 al 3320 
AsuntoAutor
La casa de los 1.0 Juan Ang
LAS ISLAS ESTELARE Juan Ang
KARMA ANCESTRAL 1- Juan Ang
KARMA ANCESTRAL 2- Juan Ang
Dios Me Hablo 13 - Juan Ang
KARMA ANCESTRAL 3- Juan Ang
La Belleza Única - Juan Ang
Dios Me Hablo 14 - Juan Ang
Importante Juan Ang
El arbol confundid Juan Ang
Luz Inmortal 1 -Bo Juan Ang
QUIÉNES SON EN REA Juan Ang
Luz Inmortal 2 -Bo Juan Ang
El disfraz de bail Juan Ang
Luz Inmortal 3 -Bo Juan Ang
Dios Me Hablo 15 - Juan Ang
Luz Inmortal 3 -Bo Juan Ang
Dios Me Hablo 16 - Juan Ang
Luz Inmortal 5 -Bo Juan Ang
La mejor medicina Juan Ang
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Red Planetaria
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 3922     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[UNION_GLOBAL_DE_LUZ] Luz Inmortal 3 -Boletin Claridad
Fecha:Viernes, 21 de Octubre, 2005  11:03:38 (-0300)
Autor:Juan Angel Moliterni <claridad @.........ar>

CENTRO ESCUELA CLARIDAD

CENTRO ESCUELA CLARIDAD
Centro de Educación para el Crecimiento, Desarrollo e Integración Global del Ser Humano
Director: Juan Angel Moliterni

 

   

LUZ INMORTAL

Por Amma

 

Hay una verdad eterna que permanece inmutable a pesar de la erosión del tiem­po. Llegar a ser consciente de esa verdad es la meta de toda vida humana. De vez en cuando, algunos Mahatmas (Grandes Almas) adoptan un cuerpo humano y se muestran entre nosotros para tomarnos de la mano y conducimos hacia ella. Repiten el mensaje de las Escrituras y, añadiendo la dulzura de su propia expe­riencia, nos lo brindan en un estilo adap­tado a nuestra cultura y a nuestra época. Las palabras de Amma son luces infalibles que guían a los que se debaten en las tinieblas de la ilusión materialista hacia el retorno a la estancia de la propia identi­dad, al interior de sí mismos. 

  

LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS

 

 

Hasta los cinco años, los niños debe­rían verse rodeados por un amor abundante. Desde los cinco hasta los quince años, deberían ser educados en una disciplina muy estricta, sobre todo en el campo de los estudios. Durante este período, se ponen los fundamentos de su vida. El amor sin disciplina los echaría a perder. Más allá de los quince años, los hijos deberían recibir un máximo de amor, de lo contrario correrían el riesgo de extraviarse.

 

Muchos adolescentes de uno y otro sexo le han confiado a Amma que la falta de amor en el hogar fue la causa de su mal comportamiento. En la adolescencia, los jóvenes aspiran ardientemente a ser ama­dos. Sus padres, en cambio, los castigan y riñen severamente a fin de disciplinarlos. Ni siquiera permiten que se les acerquen ni dejan que les den muestras de su amor. Dar pruebas de un afecto excesivo a una edad en la que los hijos necesitan ser disciplinados, puede estropearlos. De hacerla así, se convertirán en seres pere­zosos e indiferentes a sus estudios. Pero, cuando ya sean mayorcitos, no hace falta reprenderlos con severidad, sino todo lo contrario, a saber, mostrarles sus errores y corregirlos con la ayuda de la razón y de la lógica.

 

Los padres deberían empezar a expli­car las ideas espirituales a sus hijos ya desde pequeños. Aunque contraigan malas costumbres al crecer, las impresio­nes positivas, grabadas en su subcons­ciente, les devolverán al buen camino, en el tiempo oportuno.

 

No insultéis ni critiquéis a nadie en presencia de vuestros hijos. Os imitarán.

 

La fortuna viene hoy y se va mañana, pero un buen carácter dura toda la vida.

 

Por este motivo, los padres que sean ricos deben asegurarse de que sus hijos crez­can en el aprendizaje de la humildad y de la confianza en sí mismos.

 

Enseñad a vuestros hijos a mostrar una actitud humilde ante los profesores y los maestros espirituales. La enseñanza, par­ticularmente la que ha de recibir una naturaleza espiritual, sólo será beneficio­sa en una tierra humilde. Algunos creen que los niños que van a la escuela no tienen necesidad de trabajar. No es ver­dad. La educación recibida en la escuela no basta para la vida. Los niños deberían aprender a participar en todas las tareas domésticas.

 

Los padres que acunan a sus hijos con canciones y lecturas antes de dormirse deberían utilizar himnos e historias espi­rituales. También esto ayudará a sus hijos a conservar a Dios como algo vivo en sus pensamientos. La cultura espiritual arrai­gará hondamente en su subconsciente. Elegid cuidadosamente los libros que lee.

 

La madurez mental depende de la enseñanza dada por los adultos. Los pa­dres y los mayores que viven en la misma casa deberían atender a las cuestiones referentes a la educación de los hijos. Quienes hayan recibido una formación escolar deberían ayudar a los niños en sus lecciones en la medida de lo posible. No lo dejéis a la total responsabilidad de los profesores. Si los niños del vecindario van a la escuela junto con los vuestros, podéis también invitarlos y ayudarlas. Así deberían obrar los buenos vecinos. Nun­ca hay que alegrarse del fracaso del niño de una casa vecina, ni desear el éxito en el nivel superior únicamente si se trata de nuestros propios hijos.

 

Los niños han de respetar a sus mayo­res, es esencial para el bienestar de la familia. Igualmente, cuando los hijos jóvenes pi­den licencia para marcharse, los adultos deberían permitírselo acompañándolo con un beso afectuoso. Los niños han de sentirse amados. El amor hacia nuestros hijos no se ha de parecer a la miel oculta en el interior de una piedra.

 

Los rituales y las costumbres deberían basarse en el amor. Las acciones en sí mismas, sin el nivel espiritual apropiado, son inútiles. Cada acción debe realizarse con devoción, humildad y pura motiva­ción. La humildad y la obediencia son necesarias para que la disciplina se desa­rrolle. Nuestra humildad y nuestra obe­diencia son como el aceite en la máquina: si utilizamos la máquina sin lubrificante, se echa a perder.

 

Los niños deberían ser educados en la comprensión de su cultura y deberían sentirse orgullosos de ella. Ponedles nom­bres que reflejen su tradición cultural y que evoquen el recuerdo de Dios y de los maestros espirituales. Desde su más tem­prana edad, instilad en ellos impresiones positivas de Dios, contándoles historias del Señor y de sus santos. Esto les ayudaba a absorber tempranamente en su vida las semillas de la espiritualidad. Inclu­so los que no estudiaban oficialmente las Escrituras sagradas podían fundamentar su vida en los principios espirituales me­diante la asociación con los que sí las habían estudiado.

Suscribirte gratuitamente

"La enseñanza que perdura
no se transfiere de cabeza a cabeza,
sino de corazón a corazón"

-Howard G. Hendricks

El formato de este boletin ha sido modificado para que sea facilmente imprimible.

Red Global de Meditadores: *Enlace de Luces*

“El verdadero servicio es la emanación espontánea de un corazón amoroso y de una mente inteligente, el resultado de hallarse en un lugar correspondiente y permanecer en él; el producto de la inevitable afluencia de la fuerza espiritual y no de la intensa actividad en el plano físico, es el efecto del hombre cuando expresa lo que en realidad es, un divino Hijo de Dios, y no el efecto estudiado de sus palabras o actos” -Maestro Djwhal Khul.

 

Centro Escuela CLARIDAD

 

Ravignani 1332, Depto *B*, Capital Federal

Buenos Aires, Argentina

 

Tel. 4774-1773

(Celular: 15-5660-8732)

 

e-mail: claridad@argentina.com     Website: www.escuelaclaridad.com.ar

Website alternativo: http://escuelaclaridad.turincon.com/

Ayúdanos a distribuir información de Vanguardia, reenvia este correo a todas las personas potencialmente interesadas.

Boletín Digital - Editado y Distribuido por el Centro Escuela Claridad