Inicio > Mis eListas > union_global_de_luz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3321 al 3340 
AsuntoAutor
Agenda de Noviembr Juan Ang
¿De dónde viene el Juan Ang
¿Amor u orgullo? Juan Ang
La Triple Apertura Juan Ang
La Sexta Ola de lo Juan Ang
COMPARTIENDO COMPR Juan Ang
Luz Inmortal 6 -Bo Juan Ang
CONJURO SIOUX Juan Ang
Las Energías de No Juan Ang
Luz Inmortal 7 -Bo Juan Ang
Dios Me Hablo 17 - Juan Ang
El Despertar Cuánt Juan Ang
Luz Inmortal 8 -Bo Juan Ang
Luz Inmortal 9 -Bo Juan Ang
Dios Me Hablo 18 - Juan Ang
Luz Inmortal 10-Fi Juan Ang
MANTENIENDO UN COR Juan Ang
Dios Me Hablo 19 - Juan Ang
LA SEMILLA DEL MES Juan Ang
LA SEMILLA DEL MES Juan Ang
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Red Planetaria
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 3954     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[UNION_GLOBAL_DE_LUZ] Canalizar -Kryon
Fecha:Viernes, 4 de Noviembre, 2005  14:16:44 (-0300)
Autor:Juan Angel Moliterni <claridad @.........ar>

Kryon X

Canalizar - Por Lee Carroll

Gracias por tu trabajo y dedicación, querida Ale!!!!

From:estrellam@sion.com

 

 

 

 

A pesar de la evidencia del mundo real en contra, hay muchos que todavía creen que canalizar es una herramienta del diablo, una expe­riencia oculta e inapropiada en un lugar de espiritualidad. Esto, por supuesto, es información que se nos da a nosotros (casi desde el naci­miento) directamente desde las más antiguas y establecidas organiza­ciones religiosas del planeta.

 

Sin embargo, creo que la verdad es muy distinta, y si habéis llegado hasta aquí en este libro, os felicito por vuestra mentalidad abierta. Algunos dicen que leer este tipo de material es, simplemen­te ¡una ofensa a Dios! Muchas de las doctrinas cristianas del planeta están de acuerdo (algo que normalmente no ocurre) en que canali­zar ¡es algo malo!. También dan a entender que si de alguna manera echáis un vistazo a estas palabras el tiempo suficiente, vuestra inteli­gencia irá disminuyendo lentamente, vuestra lógica menguará, y las entidades involucradas en estos mensajes os poseerán (suspiro).

 

Canalizar, por definición, es realmente la forma en que las es­crituras de la Tierra se escribieron, la Biblia entre ellas. Pensad en ello. Cuando os paréis a considerar quién escribió la Biblia, comen­zaréis a daros cuenta de que lo hicieron los Humanos. Cuando vayáis más allá y examinéis cómo pudo hacerse todo eso, comenzaréis a com­prender cómo funcionó la canalización entonces para traernos energías espirituales y quizá hoy en día continúa sucediendo.

 

Después de la muerte de Cristo, un hombre llamado Saúl se convirtió en el apóstol y discípulo Pablo. Después de vivir una expe­riencia espiritual con un ángel en el camino a Damasco (que algunos dicen que era Cristo), fue un hombre nuevo. Con este nuevo entusias­mo (y mientras estaba en prisión por sus creencias) escribió algunas cartas a sus amigos en Efeso, a su amigo Timoteo, a los Calatas y a los Corintios, entre otros. Era un hombre enormemente espiritual, que fundó muchas de las iglesias cristianas y ayudó a conducir la doctrina, pero cuando estaba escribiendo las cartas a sus amigos, probablemen­te no tenía ni idea de que esas palabras serían algún día vistas como la palabra sagrada de Dios.

 

Mucho después de la muerte de Pablo, se descubrieron sus car­tas y poco a poco se convirtieron en Escrituras. Así que, os podéis pre­guntar, ¿qué fue lo que hizo que esas simples cartas a los amigos se con­virtieran en Sagrada Escritura? La respuesta es que fue la energía de las palabras y la profundidad de la información, vistas y examinadas por otros Humanos de su misma fe. ¡Esto es canalización al máximo!

 

Hace unos 1.400 años, el profeta Mahoma tuvo una experiencia similar. Recibió información directamente de un ángel, y esto originó la nación del Islam, un gran sistema de creencias espirituales en el pla­neta hoy en día. Pero, antes de que paséis al siguiente pensamiento, me gustaría recordaros el mensaje básico del profeta: ¡unidad! Oficialmen­te está el hecho de que este gran profeta existió para unificar las tribus árabes y darles un Dios, ¡el Dios de Israel! Os digo esto para recordaros que en sólo 1.400 años, podéis ver lo que hombres de poder le han he­cho a un mensaje divino con el que vosotros no estáis tan familiariza­dos como con nuestras religiones occidentales.

 

El papa, que representa a más de mil millones de católicos en el planeta (casi una sexta parte de la población mundial), también ca­naliza (pero no se lo digáis). La iglesia autoriza un sistema donde él se sienta en la «silla de San Pedro» (una reliquia vaticana) y da informa­ción espiritual. Esta información, de acuerdo con la antigua doctrina de la iglesia, es absolutamente infalible en el momento en que la da el papa (no después de haberla procesado), y llega directamente de Dios. El proceso es llamado ex cátedra (del latín, «desde la silla») ¡y es la ca­nalización... del papa!

 

Los Cristianos Carismáticos tienen un sistema de información en tiempo real llamado glossolalia o «hablar en lenguas», en el que una persona da un mensaje en un servicio de culto en una lengua extraña que los demás no conocen, y a menudo otra se levanta y las interpre­ta. Cuando no es un espectáculo (a veces lo es), estos mensajes están inspirados, y son aceptados como mensajes de Dios (canalización, una vez más).

 

La definición actual de canalización es «la palabra del Espíritu (o de Dios) dada a un Humano o a varios Humanos para su ilustración e información». En la historia conocida, ha sido dada a menudo por un ángel-mensajero que empezaba la conversación con «No temas». (Siempre me he asombrado de esto hasta que me di cuenta de que tener una criatura interdimensional inesperadamente a la vista, que camina a través de las paredes, ¡puede ser una experiencia aterradora!) Esas dos palabras también traen un mensaje más profundo: un ángel de Dios nunca os dará un mensaje de miedo. Con frecuencia es una liberación, evasión, realización, instrucciones para actuar, o ¡sólo por diversión! Los mensajes canalizados hoy no han cambiado en este aspecto, todavía los da una entidad angélica que primero habla del amor a Dios.

 

Si se me permite una «charla sencilla» aquí, dejadme hablar sobre algo más. Antes que nada, una «charla sencilla» es lo que hace la gente normal, y a menudo no se refleja en los políticos, minis­tros, sacerdotes, ni nadie que esté en el ojo público. El clima de hoy de un «discurso correcto» implica que sólo está permitido ofender a una minoría. Esto también resulta en un clima donde nada se ex­plica bien o se lleva a cabo, y donde los sentimientos honestos y las opiniones no se conocen realmente nunca.

               

Así que si os ofendo, sólo sentaos un momento y respirad... ne­cesitáis saber que mi verdad es mi verdad. Si vuestra verdad es diferen­te, sabed que yo respeto y honro vuestra inteligencia y también vuestro derecho a decirlo, como yo lo hago. No sé si esto ayudará, pero quizá vuestra experiencia al leer esto sea mejor si sabéis que estoy presentan­do mis pensamientos nada más que como mis pensamientos. No estoy evangelizando. Estas palabras no se dan para ofrecer a nadie otro carro espiritual al que se supone que tienen que montarse, desechando cual­quier otro en el que ya creían.

 

La verdadera Nueva Era no es evangelizadora. Es una filoso­fía, no una religión, que explica de alguna manera por qué la Nueva Era no tiene ninguna organización, iglesia, ni doctrina escrita. En lugar de ello, abarca todo tipo de fe y las invita a recibir información actualizada, permitiéndoles llegar a ser más fuertes potencialmente en sus experiencias espirituales a través de ello. No derriba nada o se vuelve empírica al presentar nuevas formas de reglas espirituales. Si mis palabras suenan en algún momento así, entonces perdonadme, pero necesito compartir mi verdad... como Pablo lo hizo, sólo que yo no quiero que os unáis a nada.

 

Si ha habido un grupo proscrito dentro del cristianismo, es la Iglesia de Los Últimos Días (LDS)5. Esto no es una declaración negativa, es sim­plemente la verdad. Preguntádselo a cualquier mormón. Es desafortu­nado, pero la iglesia de los Últimos Días no es considerada una iglesia cristiana en algunos círculos (pero obviamente lo es). Antes de que me escribáis otra carta (tengo montones, así una más no se notaría), sabed que estoy muy familiarizado con la fe mormona. La familia de mi her­mana es mormona, y tengo muy buenos amigos que son miembros ac­tivos y antiguos (de los primeros) de la iglesia de los últimos días. Algu­nos me invitan a tener encuentros en Utah.

 

Me refiero a este grupo porque la visión global de su linaje es realmente irónica en mi exposición. La iglesia mormona está considera­da negativamente por las organizaciones cristianas porque su fundador, Joseph Smith, tuvo la audacia (estoy bromeando) de mirar alrededor y decidir que la Biblia estaba anticuada para su cultura. Él sintió que el mundo había cambiado, y a través de sus escritos, dio una informa­ción adicional (dada por un ángel) para ampliar la Biblia (El Libro de los Mormones) y dar a los Humanos información actualizada. Así pues, él es considerado (por la iglesia LDS) como un profeta de hoy día. ¿De dón­de consiguió su información? La recibió de fuentes angélicas (canaliza­ción). Él también fue asesinado por esto y nunca llegó a Utah, aunque la iglesia le sobrevivió y prosperó. Sin embargo, si les decís a los mormones que Joseph Smith era un canalizador, se pueden sentir ofendidos.

 

También es interesante que la iglesia de los últimos días es la única doctrina cristiana que cree que tu alma está «allí afuera» espe­rando al nacimiento en una familia espiritual en la Tierra. Parte de es­tas ceremonias aparentemente extrañas y raras que ellos hacen para los muertos en sus templos es simplemente un honrar a la familia y una bendición espiritual (bautismo) de almas que ellos sienten que todavía están con nosotros, o al menos esperándonos en algún sitio. Aunque esto no es reencarnación, dan credibilidad a un alma que es eterna en ambas direcciones (la forma que tiene Kryon de decir que el alma siem­pre fue y siempre será). La mayoría del resto de las doctrinas cristianas tienen el alma creada (o completada) en algún momento del nacimien­to, y se convierte en eterna al morir. (Esto no ha tenido nunca sentido espiritual para mí, incluso cuando iba a las catequesis de los domingos en mi infancia).

 

El pasado: Aquí es donde la naturaleza Humana entra en fun­ciones. Cada una de las creencias que he mencionado anteriormente considera la nueva información espiritual fuera de sus propias fuentes como inapropiada e inadmisible. Muchos han considerado que la reli­gión es una lucha entre hombres por el control y el poder, más que un verdadero artículo de fe.

 

Los clérigos del Islam caminan como una tropa unida ya que piensan que así cumplen con las palabras del profeta. Si se adhirieran o tuvieran un pensamiento original y moderno, perderían su poder (o incluso algo más). Su tarea es solamente reflejar o interpretar lo que el profeta les enseñó. Pero incluso así, como en todas las demás religiones, con el tiempo, muchos tipos de enseñanzas islámicas emergieron con una visión diferente de lo que las palabras del profeta querían decir.

 

En Arabia Saudí, Mohammed ibn Abd Wahhab fundó el Wahha-bismo, que es aún hoy la mayor (y oficial) religión islámica de este país. En el Wahhabismo, no sólo no pueden añadir nada a lo que el profeta dijo, sino que no hay ninguna tolerancia o derechos humanos. Si estás en desacuerdo y eres musulmán, puedes ser un candidato para la fatwa (una lista de los que deben ser asesinados). Todo esto está establecido por sus creencias ¡en un profeta que les enseñó la unidad! No todo el Is­lam es así, pero es incluso sorprendente para la mayoría de nosotros que hemos crecido en Occidente, que muchos discípulos de una religión moderna (con menos de 1.500 años de antigüedad) no reconozcan la tolerancia de Dios, y al menos permitan a otros tener sus propias creen­cias. En lugar de ello, los no creyentes son infieles y por lo tanto deben ser eliminados (jihad). Todo esto es para decir que ésta es una gran y moderna religión que está absolutamente anclada en el pasado.

 

La mayoría de las grandes religiones de la Tierra quieren que te adhieras a lo que han dicho los que las originaron, y nada más. Para ser válida, la información debe venir de la historia, incluso si son sólo cartas espirituales de gente normal a sus amigos hace mu­chos años. Generalmente la nueva información no se permite, y la creencia prevalecedora es que hay más que suficiente en todos los es­critos del pasado para mantenerte en la fe. Aquí es donde yo, y mu­chos otros, discrepamos de las creencias tradicionales.

 

¿Tiene sentido que toda comunicación con el Espíritu (Dios) cesara hace más de mil años y que debamos creer que Dios se puso de­trás de una cortina y se quedó allí? ¿No más actualizaciones? ¿No más mensajes de ángeles o profetas? Por alguna razón solamente conocida por los grandes líderes espirituales, Dios dejó de hablar, así que te­nemos que buscar en las escrituras respuestas a situaciones actuales, o buscar a un sacerdote o pastor para que nos lo explique. Algunos solventan este problema pidiendo repuestas al Espíritu Santo, pero éstas son sólo para un momento determinado y no representan nue­vas escrituras o nuevos paradigmas.

 

Nuestra situación actual, sin embargo, es que va pasando el tiempo sin que tengamos más profecías en ninguna escritura, en nin­gún sitio. El Armagedón no sucedió (si os disteis cuenta), e incluso el libro El último gran planeta Tierra (una completa explicación del Libro del Apocalipsis de la Santa Biblia referente a los tiempos presentes) está «pasado de fecha» (un chiste referente a los productos que caducan), de acuerdo con un artículo en la revista Time de julio de 2002. En otras palabras, la profecía no sucedió, así que el libro que lo explicaba no puede ser considerado por más tiempo como algo relevante. Estamos en la Nueva Era, navegando por nuevos caminos espirituales con infor­mación muy vieja.

 

Este proceso de creer sólo en «lo que está dicho», desafortunada­mente, nos mantiene buscando libros de historias muy antiguas, escri­tos por líderes espirituales y profetas de culturas muy viejas, para ayu­darnos con los problemas de hoy día. Y aquí está el problema: si creéis realmente que sólo podéis utilizar los escritos espirituales del pasado para juzgar lo que se supone que tenéis que hacer hoy, ¡no vais a ser muy populares! La esclavitud todavía está bien (según el profeta Mahoma), y si eres cristiano, sabrás que está bien matar a tu vecino si le encuentras trabajando en Sabbat (Éxodo 35, 2), y puedes vender a tu propia hija como esclava (Éxodo 21). También, comer marisco es una abominación a Dios (Levítico 10, 10).

 

¿Veis adonde nos lleva esto? En otras palabras, estas cosas que es­tán obviamente alejadas de las conciencias de hoy día están difundidas en las grandes doctrinas, promoviendo un sistema en el que tenéis que «elegir» qué escrituras son relevantes y cuáles no. Esto sólo puede indi­car que quizá algunas están caducadas. Así pues, ¿debería haber actua­lizaciones? Eso creemos nosotros.

 

Pero, ¿quién está cualificado? Creo que esta es otra gran cuestión. Incluso si la corriente principal religiosa permitiera la canalización, ha­bría una trifulca tremenda sobre quién podría hacerlo. Primero, pro­bablemente tendríais que morir, y probablemente alguien tendría que encontrar vuestros escritos en una cueva. Y ayudaría si los escritos se encontraran en un lugar exótico tal como una biblioteca abandonada en el Tíbet en lugar de una mina abandonada de Arkansas. Otra vez, la naturaleza Humana... para honrar solamente a aquellos que murieron y que escribieron algo profundo en el pasado... que fue encontrado en un lugar significativo.

También está el argumento de que si Dios es el mismo ayer, hoy y siempre, los escritos sagrados del pasado deberían llevarnos a él. Esto suena lógico, ya que no sería necesaria una actualización. Todo lo que está escrito debería ser una explicación suficientemente completa de un Dios no cambiante. Esto es bueno para Dios, pero ¿lo es para no­sotros? Nosotros cambiamos y nuestras culturas cambian. La humani­dad también tiene una habilidad dinámica para cambiar el camino del planeta (según el profeta Isaías del Antiguo Testamento) y cuando esto sucede, ¿no se requiere nueva información sobre nuestra relación con Dios? Cuando las profecías del Apocalipsis no sucedieron, ¿no pensó nadie que quizá la humanidad había cambiado algo? Si es así, ¿qué será lo próximo? Dios puede ser el mismo, pero nosotros no. Si fuéramos estáticos en nuestra evolución espiritual, sin cambios y siempre igua­les, sería diferente.

 

Algunos han indicado que el estudio de su espiritualidad es el «agua de la vida». Si es así, entonces la mayoría del planeta está bebiendo de un pozo muy viejo y estancado, que no recibe ningún agua fresca.

 

Los canalizadores de hoy no creen en el viejo paradigma de te­ner que estar «muerto para ser leído». Ellos tampoco creen ser el apóstol Pablo, ni el papa. Lo que muchos de nosotros creemos es que la cana­lización es un enlace bendecido, autorizado, informal y personal entre Dios y la humanidad. Creemos que recibimos información actualiza­da sobre una tierra cambiante, sobre nosotros mismos, y sobre nuevas comunicaciones con Dios. También creemos que es para todos, y que cualquiera puede ser un canal. Muchas canalizaciones son personales, sólo para el individuo.

 

Por otra parte, no nos encontraréis normalmente intentando crear una nueva Biblia (hay excepciones) o nuevas creencias empíri­cas para que alguien se adhiera a ellas, apartándoles de sus creencias antiguas. No queremos ser gurús, comenzar un culto, tener segui­dores, ser adorados, ni comenzar nuevas iglesias. (De nuevo, como en cualquier otra cosa que ataña a las personas, hay excepciones no­tables.) Es información que podría personalmente capacitar a otra persona. Es información sin el paradigma de una iglesia estructurada, dada con amor para que cualquiera la valore, considere y actúe en consecuencia.

 

Los libros de Kryon se presentan de esta manera, como «in­formación amorosa para realzar al Ser Humano». Todos los libros combinados tratan de ayudar explicando la relación de Dios con los Humanos, y no mucho más. En el proceso, la gente consigue «ver» mejor su espiritualidad, hacer mejores elecciones para ellos mismos, y llegar a una relación amorosa con otros y con el planeta. Hacen mejores parejas en amor y negocios. Son mejores padres y profeso­res, y es más probable ver los arreglos a las situaciones difíciles y las soluciones a los dramas. Son los que a menudo buscan solucionar los problemas entre países, e impedir la guerra. ¡Son los que desearía­mos que fueran nuestros políticos! ¿No es agradable encontrar una persona equilibrada que irradia tolerancia y amor, y que no pretende adoctrinarte o pedir que te adhieras a alguna organización o que les des dinero? Es una persona que te escucha y con quien te sientes a salvo. Esto es de lo que estamos hablando.

 

Quizá esto es sólo un poco diferente de la idea de una entidad diabólica que quiere capturar tu alma si no tienes cuidado, lleván­dote a lugares oscuros. Puede que éste sea el momento de actualizar la percepción de la canalización como algo tan honorable como ir a la iglesia. Bueno... puede que esto sea un sueño, pero escuchad, soy uno de los que creen en la habilidad del Ser Humano para aca­bar con los viejos caminos y conseguir un pensamiento más equili­brado. Quiero ser considerado uno de los autores que hablan a los más inteligentes, y no uno que habla al mínimo común denomina­dor (como los anuncios y los políticos). Supongo que podríais decir que creo en la humanidad y los cambios en la naturaleza Humana que estoy viendo. Sólo soy un optimista que cree que realmente es­tamos hechos para la paz en la Tierra, y que estamos comenzando a entender esto. Nuestros anuncios comerciales reflejan el dolor de un cambio de conciencia en la Tierra (una poda del viejo paradigma y el comienzo de otro) no el final de todo.

 

Creo que Dios está vivo y dentro del espíritu Humano... capaz y deseoso de tener una conversación divina con los Seres Humanos normales. Mi Dios no está detrás de una cortina. Mi Dios me celebra como una parte del «Dios completo», y por eso soy una parte de Dios. Mi Dios vive a través de mí cada día y da alegría a mi vida, ya que soy una

 

parte de toda la creación. Kryon es un ángel. Él/Ella me da información sobre el planeta que es edificante, actual, a menudo validada, y siempre amorosa. Aprecio estar en un lugar donde puedo compartir el amor de Dios con la humanidad. Aprecio estar en un lugar donde vues­tros ojos puedan encontrar mis palabras, y que una especie de amistad autor-lector se encienda entre nosotros como miembros de la misma familia espiritual. Lector, yo te honro.

 

Lee Carroll

 

5 N. de la T. Por sus siglas en inglés church of Alter Day Saints