Inicio > Mis eListas > union_global_de_luz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3381 al 3400 
AsuntoAutor
El ratón y el león Juan Ang
Las Dimensiones de Juan Ang
2006: VIENDO LA LL Juan Ang
El Despertar Cuant Juan Ang
Los Misterios de S Juan Ang
Seminario Feng Shu Juan Ang
Dios Me Hablo 22 - Juan Ang
La Activación 12 1 Juan Ang
Nuestra ética sexu Juan Ang
Los Misterios de S Juan Ang
EL VALOR DE UNA VI Juan Ang
RELACIONES -Kryon Juan Ang
Invitacion -Boleti Juan Ang
La Trampa de los P Juan Ang
FAMILIAS DEL CORAZ Juan Ang
Dios Me Hablo 23 - Juan Ang
Los Misterios de S Juan Ang
Kryon - Preguntas Juan Ang
Las Energías de Di Juan Ang
Reunión Mensual Gl Juan Ang
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Red Planetaria
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 3979     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[UNION_GLOBAL_DE_LUZ] La mariposa
Fecha:Domingo, 13 de Noviembre, 2005  11:58:54 (-0300)
Autor:Juan Angel Moliterni <claridad @.........ar>

La mariposa
 

Una vez se le encargó a un hombre que cuidara un capullo de mariposa. No podía dejar de observarlo fascinado, esperando no perderse el momento en que la mariposa saliera del mismo. Un día apareció un pequeño orificio y entonces observó durante largas horas que la mariposa luchaba para salir, pero a pesar de que forcejeaba duramente, no lo lograba. Hasta que llegó el momento en que dejó de luchar pues aparentemente su intento había fracasado. El único logro había sido desgarrar un poco el orificio.

El hombre, bondadoso decidió ayudar. Tomó unas tijeras amplió el orificio y así la mariposa pudo salir fácilmente. Sin embargo, al salir del capullo, la mariposa tenía el cuerpo muy hinchado y las alas pequeñas y dobladas. El hombre continuó observándola angustiado por el temor de perderla, esperando que en cualquier instante las alas se desdoblaran y cobraran la fuerza necesaria para soportar el peso, y emprender su vuelo.
 
Nada de eso sucedió, la mariposa sólo podía arrastrarse en círculo con su cuerpo hinchado y sus alas dobladas. La mariposa nunca pudo volar.
El hombre a pesar de su noble intención de ayudarla, no se había percatado de que la restricción de la apertura del capullo, y la lucha requerida a la mariposa, era la forma en que la naturaleza forzaba el desplazamiento de los fluidos del cuerpo de la pequeña mariposa hacia las alas, para que crecieran grandes y fuertes, y la habilidad para adornar el bosque con sus bellos colores y gracioso vuelo.
 
Al ahorrarle la lucha, privó a la mariposa de la libertad de volar que debería de llegarle a su debido tiempo, después del esfuerzo necesario.  El hombre comprendió tarde que su labor se limitaba a cuidar que nada externo perjudicara el capullo.
 
La libertad, se gana solamente después de la lucha.