Inicio > Mis eListas > union_global_de_luz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3421 al 3440 
AsuntoAutor
Maria descubre a J Juan Ang
Los Misterios de S Juan Ang
COMO LOS GERENTES, Juan Ang
Simbologia Navideñ Juan Ang
PREDICCIONES 2006 Juan Ang
Un mendigo en la c Juan Ang
Lo importante es l Juan Ang
La cualidad de dar Juan Ang
Maria descubre a J Juan Ang
Maria descubre a J Juan Ang
Invitacion -Boleti Juan Ang
Los Misterios de S Juan Ang
Proponerse un Plan Juan Ang
La Segunda Luna de Juan Ang
LA CASA DE LA LUNA Bea Mill
Maria descubre a J Juan Ang
Los Misterios de S Juan Ang
Maria descubre a J Juan Ang
LAS FINANZAS DE LA Juan Ang
ACTIVACIÓN DEL AMO Juan Ang
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Red Planetaria
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 4059     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[UNION_GLOBAL_DE_LUZ] Dos cuentos
Fecha:Domingo, 25 de Diciembre, 2005  11:29:37 (-0300)
Autor:Juan Angel Moliterni <claridad @.........ar>

Sé como un muerto
 
 
Era un venerable maestro. En sus ojos había un reconfortante destello de paz permanente. Sólo tenía un discípulo, al que paulatinamente iba impartiendo la enseñanza mística. El cielo se había teñido de una hermosa tonalidad de naranja-oro, cuando el maestro se dirigió al discípulo y le ordenó:
 
- Querido mío, mi muy querido, acércate al cementerio y, una vez allí, con toda la fuerza de tus pulmones, comienza a gritar toda clase de halagos a los muertos.
 
El discípulo camino hasta un cementerio cercano. El silencio era sobrecogedor. Quebró las apacible atmósfera del lugar gritando toda clase de elogios a los muertos. Después regresó junto a su maestro.
 
- ¿Qué te respondieron los muertos? - preguntó el maestro.
 
-Nada dijeron.
 
- En este caso, mi muy querido amigo, vuelve al cementerio y lanza toda clase de insultos a los muertos.
 
El discípulo regresó hasta el silente cementerio. A pleno pulmón, comenzó a soltar toda clase de improperios contra los muertos. Después de unos minutos, volvió junto al maestro, que le preguntó al instante:
 
- ¿Qué te han respondido los muertos?
 
- De nuevo nada dijeron – repuso el discípulo.
 
Y el maestro concluyó:
 
- Así debes ser tú: indiferente, como un muerto, a los halagos y a los insultos de los otros. 
 
 
Un sueño
 
El discípulo se reunió con su maestro para indagar algunos aspectos de la Liberación y de aquellos que la alcanzan. Departieron durante horas. Por último el discípulo le pregunta:
 
- Maestro, ¿Cómo es posible que un ser humano liberado pueda permanecer tan sereno a pesar de las terribles tragedias que padece la humanidad?
 
El Maestro, tomando las manos del perplejo discípulo entre las suyas le explicó:
 
- Suponte que está durmiendo. Sueñas que vas en un barco con otros muchos pasajeros. De repente el barco encalla y comienza a hundirse. Angustiado te despiertas. Y yo te pregunto: ¿Acaso te duermes rápidamente de nuevo para avisar a los personajes de tu sueño?
 
El ser liberado es como una flor que no deja de exhalar su aroma y, suceda lo que suceda, no se marchita.