Inicio > Mis eListas > union_global_de_luz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3441 al 3460 
AsuntoAutor
Maria descubre a J Juan Ang
TODO ES DIVINO Juan Ang
CUENCO MEDICINAL Bea Mill
La Navidad Juan Ang
te regalo mis bend Haydee
El secreto de la f Juan Ang
Maria descubre a J Juan Ang
Los Misterios de S Juan Ang
COMPARTIENDO COMPR Juan Ang
Camino al 2006 Juan Ang
Seminario de Veran Juan Ang
EL DESPERTAR CUÁNT Juan Ang
Secretos del Mar.. Juan Ang
Dos cuentos Juan Ang
La camisa Juan Ang
Los Misterios de S Juan Ang
La Astrologia y el Juan Ang
Seminario de Veran Juan Ang
Luna Nueva de Capr Juan Ang
La mejor manera de Juan Ang
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Red Planetaria
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 4061     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[UNION_GLOBAL_DE_LUZ] Los Misterios de Shamballa 17 -Boletin Claridad
Fecha:Jueves, 22 de Diciembre, 2005  12:06:21 (-0300)
Autor:Juan Angel Moliterni <claridad @.........ar>

CENTRO ESCUELA CLARIDAD

CENTRO ESCUELA CLARIDAD
Centro de Educación para el Crecimiento, Desarrollo e Integración Global del Ser Humano
Director: Juan Angel Moliterni

 

   

LOS MISTERIOS DE SHAMBALLA

Por Vicente Beltrán Anglada

Transcripción: Kazinsky

 

Los Misterios de Shamballa

Vicente Beltrán Anglada

 

 

 

EL MISTERIO DE LOS CETROS SAGRADOS

 

 

La Voluntad del SEÑOR DEL MUNDO aplicada al contenido total del planeta, con todos sus planos, reinos, razas, especies y conjuntos moleculares, se transmite mediante el CETRO planetario de Poder denominado ocultamente "el DIAMANTE FLAMIGERO". Este es el Talismán sagrado que corresponde utilizar en el presente ciclo mundial, o sea, en la cuarta cadena de este cuarto esquema terrestre: Este CETRO, que es una maravillosa aportación cósmica a la evolución del planeta Tierra, fue cargado con fuego eléctrico de FOHAT, de un dinamismo indescriptible, por el Logos de nuestro Universo en los inicios de esta cuarta cadena, utilizando el CETRO o Talismán sagrado que corresponde a este Sistema solar de segundo Rayo. Dícese esotéricamente que el CETRO planetario, o Diamante Flamígero, utilizado por el SEÑOR DEL MUNDO, proviene del esquema planetario de Venus y fue traído por los Señores de la Llama cuando vinieron a nuestro planeta para instaurar la Gran Fraternidad Blanca, o Jerarquía espiritual, hace -según se nos dice esotéricamente- unos dieciocho millones quinientos mil años, siguiendo ocultas directrices solares y de acuerdo con una misteriosa relación Kármica contraída en muy lejanas épocas entre los Logos planetarios de Venus y de la Tierra.

 

Ni aún utilizando los más potentísimos métodos de observación espiritual a nuestro alcance, nos sería posible remontarnos a aquellas lejanísimas edades donde, al parecer, se gestó aquella íntima y misteriosa relación. Sin embargo, todas las enseñanzas esotéricas con respecto a la misma, coinciden en señalar que el planeta Venus es el “Alter Ego” de la Tierra y en cierto aspecto su hermano mayor o, tal como se asegura también en ciertos tratados místicos procedentes del más lejano pasado, Venus es la “esposa mística de nuestro Logos planetario”. Pero científicamente hablando, constituye la polaridad negativa que corresponde a nuestro esquema terrestre de polaridad positiva. No obstante, donde todas las observaciones esotéricas –tanto del pasado como del presente- coinciden en el hecho de que el esquema de Venus está mucho más avanzado espiritualmente que el nuestro, ya que realiza su evolución en una cadena superior al del esquema de la Tierra.

 

La comprensión de las ideas esotéricas contenidas en términos tales como: esquemas, cadenas, planetas y rondas, se aclarara utilizando el método infalible de la analogía, considerando que un esquema planetario es un centro o “chakra” del Logos solar en el interior del gran cuerpo del Universo, de la misma manera que los chakras o centros etéricos dentro del cuerpo etérico del ser humano, son pequeños esquemas a través de los cuales se expresa la entidad humana, el Yo espiritual del hombre. Lo mismo podría decirse con respecto a una cadena, la cual es un centro o chakra dentro de un esquema planetario; o de un globo, que es un centro en el interior de una cadena. Las llamadas rondas planetarias son las siete vueltas o revoluciones que da un planeta dentro de una cadena. Como podrán observar, todo se clarifica utilizando la clave hermética de la analogía.

 

Ahora bien, dada la naturaleza septenaria de nuestro Sistema solar, hay siete esquemas principales, o siete centros o “chakras” que constituyen actualmente el plan evolutivo del Logos solar en el presente Universo:

 

1º. El esquema de VULCANO.

2º. El esquema de VENUS.

3º. El esquema de MARTE.

4º. El esquema de TIERRA.

5º. El esquema de MERCURIO.

6º. El esquema de JUPITER.

7º. El esquema de SATURNO.

 

 

Cuando utilizamos el termino “esquema principal” no queremos significar la idea de esquema más evolucionado sino apuntar simplemente el hecho de que de acuerdo con la evolución total del Sistema solar, estos siete esquemas mencionados forman los centros o chakras más importantes mayormente utilizados por el Logos en esta fase actual de Su proceso evolutivo...

 

Así, en la Biblia cristiana, a los Logos planetarios u Hombres Celestiales que rigen estos esquemas, se les menciona como “los Siete Espíritus ante el trono de Dios”, asignándole a cada Espíritu una función especifica dentro del Plan creador de la Divinidad.

 

Sin embargo, hay otros cinco esquemas planetarios a considerar de acuerdo con el plan de la evolución del Sistema solar, si utilizamos como es de rigor el principio de analogía:

 

8º. El esquema de URANO.

9º. El esquema de NEPTUNO.

10º. El esquema de PLUTON.

11º y 12º. Estos dos esquemas son totalmente subjetivos y no han surgido todavía en el plano de la manifestación solar. En Astrología Esotérica vienen representados por el Sol y la Luna.

 

 

Según se nos dice esotéricamente, al final del presente Mahamanvántara habrá doce esquemas planetarios con doce planetas sagrados en el Sistema solar, constituyendo cada uno el enlace perfecto con una u otra de las doce Constelaciones del Zodíaco y siendo la perfecta expresión psicológica de Sus esplendentes Logos Regentes. Podríamos añadir que esta consumación espiritual de Entidades, producirá asimismo la perfección de las Doce Jerarquías Creadoras del Universo, a las que prestamos atención en uno de los capítulos anteriores.

 

Tal como está dispuesto nuestro Sistema solar en los momentos actuales, podríamos decir que hay esquemas planetarios que son centros "coordinadores" o de enlace. Mercurio, por ejemplo, es un planeta coordinador y en los tratados esotéricos suele definírsele como "el Mensajero de los Dioses" -Plutón es también un planeta coordinador pero su misión es de perspectiva muy lejana pues tiene la misión de servir de agente de contacto o de enlace con los esquemas subjetivos que deberán aparecer en un futuro, más o menos lejano, en el plano de la expresión objetiva del Sistema solar... Saturno, Urano y Neptuno son centros solares o esquemas "sintetizadores".

 

Saturno es el esquema sintetizador de los siete esquemas principales anteriormente descritos, en tanto que Urano y Neptuno tienen la misión de sintetizar la obra evolutiva de todos los esquemas, objetivos y subjetivos.

 

El Sol, padre del Sistema, es como podrá suponerse, el SINTETIZADOR TOTAL, ya que es la Vida esencial que anima todos los esquemas planetarios dentro del "círculo-no-se-pasa" del omniabarcante Sistema solar.

 

Todas estas explicaciones esotéricas acerca de las entrañables vinculaciones existentes entre todos los planetas que son expresiones objetivas o subjetivas de los esquemas planetarios dentro del Universo, tienen que ver naturalmente con el tema de los CETROS de Poder o Talismanes sagrados, que estamos considerando.

 

Así, la importancia que se le asigne a un esquema planetario dentro de un sistema solar, dependerá de las intenciones del Logos solar con respecto a su sistema y naturalmente también, del grado de evolución alcanzado por el Logos planetario de aquel esquema. Esta importancia condicionará la intensidad del Fuego eléctrico o Fuego cósmico que surgirá del CETRO de Poder solar en el momento cíclico en que sea iniciado un Logos planetario, representante de no importa qué centro o esquema dentro del sistema. La intensidad del Fuego vendrá regulada kármicamente por las necesidades solares de expansión cíclica y por lo tanto por la atención oculta del Logos cósmico dentro de cuyo esplendente "círculo-no-se-pasa" se encuentra ubicado aquel sistema solar. Estas razones -como Uds. podrán suponer- están mucho más allá y por encima de nuestro entendimiento pero la analogía nos indicará -si la utilizarnos correctamente- que los CETROS de Poder correspondientes a los distintos esquemas planetarios están cargados por la fuerza solar que esté en la sintonía natural de sus respectivas evoluciones. Vamos a citar un ejemplo con respecto a esta cuestión: El Diamante Flamígero o Cetro de Poder planetario, traído desde Venus por los Señores de la Llama, era sólo un CETRO subsidiario dentro del esquema venusiano.

 

Sin embargo, dentro de nuestro esquema terrestre este Talismán sagrado es el CETRO principal. El Diamante Flamígero se convertirá también un día, en un CETRO subsidiario o subalterno cuando en el devenir de cadenas superiores dentro del esquema, la evolución planetaria exija mayor intensidad y mejor calidad de las energías provenientes del espacio cósmico. Pasará entonces a manos del BODHISATTVA o Instructor espiritual del mundo y el CETRO jerárquico que ESTE utiliza actualmente para cumplimentar su sagrada misión redentora del alma humana, será transferido también a su debido tiempo a otros mundos o esquemas planetarios menos desarrollados que el nuestro.

 

Interesa comprender, por lo tanto, que cada esquema planetario dentro de nuestro sistema solar, recibirá constantemente a través del CETRO solar, todos los impulsos espirituales que precise para poder llevar a cabo su particular evolución y que los CETROS de Poder que forman misteriosamente sus CENTROS invocadores de energía cósmica, serán cargados asimismo de acuerdo con el principio de evolución y en "orden a los merecimientos kármicos" -si podemos decirlo así- de los Logos de dichos esquemas. De ello se deduce pues que dentro del "círculo-no-se-pasa" de nuestro sistema solar habrá una multiplicidad de CETROS o Talismanes sagrados cuya potencia o cualidad magnética dependerá de la evolución espiritual alcanzada por los Logos planetarios, es decir, del desarrollo de los centros o chakras que tales Logos vivifican, coordinan y sintetizan dentro del sistema solar. Esta idea puede elevarse en potencia a los sistemas cósmicos utilizando como siempre el principio o clave de la analogía.

 

El problema a dilucidar ahora, después de formular estas consideraciones preliminares, es la naturaleza de la energía cósmica mediante la cual son cargados cíclicamente los CETROS de Poder que utilizan los Logos creadores para vivificar sus respectivos esquemas o sistemas evolutivos. Podríamos decir ante todo, que sólo existe un tipo esencial de energía dentro del campo absoluto de la manifestación cósmica: la ELECTRICIDAD, una energía de naturaleza eterna, definida ocultamente como FOHAT e indescriptiblemente modificada, de acuerdo con ciertos principios mecánicos inaccesibles todavía a la razón humana, para energetizar subjetiva y objetivamente todos los esquemas, sistemas y constelaciones dentro del marco infinito del Espacio. La ELECTRICIDAD es la energía esencial de la Creación; es el principio ígneo con que el Espíritu vitaliza a la Materia y el principio inteligente que surge de la fusión de ambas es el Alma de todas las cosas. El maravilloso fenómeno de la vida con sus infinitas expresiones en mundos, planetas y universos podría sintetizarse en la bella máxima mística, "Dios le da a cada cual lo suyo", que traducido a una locución científica podría decirse así: "Dios le da a cada cual la cantidad de electricidad o de fuego que precisa para colmar su medida y realizar normalmente su evolución". De la misma manera que se carga un acumulador, por INDUCCION, así son cargados los CETROS de Poder y así son cargados los centros evolutivos de los seres humanos. La INDUCCION se basa en la ley de polaridad y en la polaridad eléctrica se fundamenta la evolución total de los innumerables universos que pueblan el Cosmos absoluto. El CETRO negativo que corresponde a un esquema o a un planeta dentro del sistema solar, precisa recargarse cíclicamente por las necesidades inherentes a la propia evolución, en el inicio de cada cadena.

 

Entonces, el Logos planetario de tal esquema "eleva el CETRO de Poder -tal como puede leerse en cierto pasaje del LIBRO DE LOS INICIADOS- en dirección al Padre solar y Este, en respuesta y utilizando métodos incomprensibles para el entendimiento de los hombres, toca con Su CETRO solar el CETRO planetario y le comunica o transfiere por INDUCCION, aquella tremenda fuerza de carácter positivo que se halla contenida en su místico e indescriptible interior".

 

En el desarrollo de esta incomprensible operación mágica, se pronuncian ciertas indescriptibles PALABRAS DE PODER por parte de ambos Logos, que rasgan los éteres más elevados del Espacio y permiten que FOHAT, el Fuego esencial de todas las creaciones, pase por ambos CETROS y “colmé” la medida evolutiva que precisa llenar el Logos planetario en aquella nueva cadena. Idéntica operación mágica de Invocación de fuerzas o de transmisión de energía es realizada por el Logos solar de un sistema con respecto al sistema cósmico del cual forma parte como Centro magnético cualificado, teniendo en cuenta -de acuerdo con el principio de analogía que estamos utilizando- que el CETRO solar, de orden positivo en relación con todos y cada uno de los CETROS de Poder de los esquemas planetarios incluidos en el interior de el "círculo-no-se-pasa" solar, es, sin embargo, de carácter negativo en relación con el CETRO de Poder del Sistema cósmico donde su sistema solar se encuentra ubicado. Así, por una interminable cadena de CETROS o TALISMANES SAGRADOS, la ELECTRICIDAD COSMICA, o FOHAT, se transmite a través del espacio absoluto llenando de creaciones sus infinitas e indescriptibles oquedades.

 

Aclaradas estas cuestiones, pasemos a ocuparnos ahora muy concreta y definidamente de los CETROS de Poder, de importancia principal, utilizados en nuestro planeta Tierra:

 

  1. EL CETRO PLANETARIO, o Diamante Flamígero, utilizado por el SEÑOR DEL MUNDO.
  2. EL CETRO JERAROUICO, utilizado por el BODHISATTVA, o Instructor del Mundo.
  3. EL TALISMAN DE BRAHMA, introducido en las entrañas místicas de la Tierra y constituyendo aquella tremenda Fuerza planetaria que ocultamente llamamos FUEGO DE KUNDALINI (de este talismán nos ocuparemos más detalladamente en un capítulo posterior).

 

 

Los dos primeros CETROS forman, según la inteligente aseveración de los iniciados, un solo CETRO solar: o dicho de otra manera, el CETRO jerárquico del BODHISATTVA constituye la polaridad negativa del DIAMANTE FLAMIGERO que utiliza el SEÑOR DEL MUNDO, cuya expresión eléctrica o ígnea es potentemente positiva. Ambos CETROS tienen asignadas unas misiones planetarias muy concretas y definidas. El CETRO planetario mayor contiene "ENERGIA solar", en tanto que el CETRO menor contiene "fuerza planetaria". Más adelante, cuando tratemos el terna de la INICIACION o de las expansiones de conciencia que tienen lugar en nuestro ámbito planetario, se verá claramente las funciones asignadas a estos dos CETROS de Poder que constituyen la polaridad eléctrica solar aquí en la Tierra.

 

Además de estos CETROS, hay aquí en nuestro planeta algunos otros Cetros menores, algunos de ellos ya en desuso por parte del Logos planetario, pero que "serán revitalizados" oportunamente para utilización de otras evoluciones secundarias. Uno de tales Cetros posee todavía una gran carga de electricidad lunar, y desde el ángulo de vista de los Iniciados forma parte del karma del Logos planetario, constituyendo el último vínculo de nuestro esquema con aquel extinto planeta, parcialmente disuelto a finales de la tercera cadena planetaria... Estas afirmaciones, pueden resultar relativamente nuevas para muchos aspirantes espirituales y deberán ser cuidadosamente analizadas a la luz de la intuición, ya que forman parte del sistema actual de enseñanza esotérica impartido en los Ashramas de la Jerarquía espiritual del planeta en el devenir de esta Nueva Era.

Suscribirte gratuitamente

"La enseñanza que perdura
no se transfiere de cabeza a cabeza,
sino de corazón a corazón"

-Howard G. Hendricks

El formato de este boletin ha sido modificado para que sea facilmente imprimible.

Red Global de Meditadores: *Enlace de Luces*

“El verdadero servicio es la emanación espontánea de un corazón amoroso y de una mente inteligente, el resultado de hallarse en un lugar correspondiente y permanecer en él; el producto de la inevitable afluencia de la fuerza espiritual y no de la intensa actividad en el plano físico, es el efecto del hombre cuando expresa lo que en realidad es, un divino Hijo de Dios, y no el efecto estudiado de sus palabras o actos” -Maestro Djwhal Khul.

 

Centro Escuela CLARIDAD

 

Ravignani 1332, Depto *B*, Capital Federal

Buenos Aires, Argentina

 

Tel. 4774-1773

(Celular: 15-5660-8732)

 

e-mail: claridad@argentina.com     Website: www.escuelaclaridad.com.ar

Website alternativo: http://escuelaclaridad.turincon.com/

Ayúdanos a distribuir información de Vanguardia, reenvia este correo a todas las personas potencialmente interesadas.

Boletín Digital - Editado y Distribuido por el Centro Escuela Claridad