Inicio > Mis eListas > union_global_de_luz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3747 al 3766 
AsuntoAutor
Espiritu de Cambio Juan Ang
Serie Claridad -Pr Juan Ang
EL LIBRO DE LAS RE Juan Ang
La Dinámica del Di Juan Ang
EL LIBRO DE LAS RE Juan Ang
Mensaje de Atmos d Juan Ang
El Despertar Cuant Juan Ang
El Milagro -Faros Juan Ang
Charla -Boletin Cl Juan Ang
EL CODIGO DE DA VI Juan Ang
Sananda Juan Ang
KRYON en las Nacio Juan Ang
Dia de la Sintesis Juan Ang
Agenda de Junio -B Juan Ang
Sueños de la Mente Juan Ang
Mensaje de Michael Juan Ang
No me corten las a Juan Ang
Tú y tu Cuerpo Cri Juan Ang
Aprendizaje Juan Ang
Krishnamurti, su v Juan Ang
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Red Planetaria
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 4371     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[UNION_GLOBAL_DE_LUZ] Krishnamurti, su vida
Fecha:Miercoles, 31 de Mayo, 2006  13:31:28 (-0300)
Autor:Juan Angel Moliterni <claridad @.........ar>

From: Pino
 
 
Krishnamurti, su vida
 
 

   "Los problemas del mundo son tan colosales, tan complejos, que para comprenderlos y resolverlos hay que abordarlos de un modo muy sencillo y directo; y lo sencillo y lo directo no dependen de las circunstancias exteriores ni de nuestros prejuicios ni estados de ánimo individuales. Como ya he señalado, la solución no ha de encontrarse mediante conferencias o proyectos, ni sustituyendo a los viejos dirigentes por otros nuevos, ni cosas por el estilo. Es evidente que la solución está en el creador del problema, en el creador de la maldad, del odio y de la enorme falta de comprensión que existe entre los seres humanos. El causante de estos daños, el creador de estos problemas, es el individuo, vosotros y yo, no el mundo, como creemos. El mundo es vuestra relación con cualquier otra persona. El mundo no es algo que exista aparte de vosotros y de mí; el mundo, la sociedad, es la relación que establecemos o procuramos establecer entre unos y otros.

 

      Así pues, vosotros y yo somos el problema, no el mundo; porque el mundo es la proyección de nosotros mismos, y para comprender al mundo tenemos que comprendernos a nosotros mismos. El mundo no está separado de nosotros; somos el mundo, y nuestros problemas son los problemas del mundo. Esto hay que repetirlo una y otra vez, porque tenemos la mentalidad tan aletargada que pensamos que los problemas del mundo no son de nuestra incumbencia; creemos que deben ser resueltos por las Naciones Unidas o relevando a los viejos dirigentes por otros distintos. Es una mentalidad bien torpe la que piensa de ese modo; porque nosotros somos responsables del horrible sufrimiento y confusión que hay en el mundo, de la guerra que nos amenaza. Para transformar el mundo debemos empezar por nosotros mismos, y lo importante en este empezar es la intención. La intención tiene que consistir en comprendernos a nosotros mismos, y en no dejar para otros el transformarse o producir una modificación mediante la revolución de izquierdas o de derechas. Es, pues, importante comprender que ésta es nuestra responsabilidad, la vuestra y la mía; porque por pequeño que sea el mundo en que vivimos, si podemos transformarnos, si podemos hacer surgir un punto de vista radicalmente diferente en nuestra existencia diaria, entonces tal vez afectaremos al mundo en general y a las continuas relaciones de unos con otros. 

 

   Como he dicho, pues, vamos a tratar de descubrir el proceso de la comprensión de nosotros mismos, que no es un proceso de aislamiento. No es retirarse del mundo, porque aislados no podemos vivir. Ser es estar relacionado, y el vivir aislados es algo que no existe. Es la falta de verdadera convivencia lo que causa conflictos, sufrimiento y lucha; por pequeño que sea nuestro mundo, si podemos transformar nuestras relaciones dentro de él, será como una onda que se extiende constantemente hacia fuera. Creo que es importante ver eso, es decir, que el mundo es nuestras relaciones con los demás, por reducidas que sean; y si podemos producir una transformación, no superficial sino radical, entonces empezaremos a transformar activamente al mundo. La verdadera revolución no sigue una norma determinada, de izquierdas o de derechas, sino que es una revolución de valores, una revolución que va de los valores sensoriales a los que no son sensoriales ni creados por influencias ambientales. Para encontrar esos verdaderos valores que producirán una revolución radical, una transformación o regeneración, es esencial que uno se comprenda a sí mismo. El conocimiento de uno mismo es el principio de la sabiduría, y por lo tanto el comienzo de la transformación o regeneración. Para comprenderse uno mismo tiene que existir la intención de comprender; y ahí es donde se presenta nuestra dificultad. Aunque la mayoría de nosotros estamos descontentos, deseamos producir un cambio súbito, y nuestro descontento se canaliza hacia el mero logro de cierto resultado; al estar descontentos, o bien buscamos otro empleo o simplemente sucumbimos al ambiente. El descontento, en vez de inflamarnos, de inducirnos a poner en tela de juicio la vida y todo el proceso de la existencia, se ve canalizado, con lo cual nos volvemos mediocres y perdemos la energía y el empuje necesarios para descubrir todo el significado de la existencia. Por consiguiente, es importante descubrir estas cosas por nosotros mismos, pues el conocimiento de uno mismo no puede dárnoslo nadie ni lo hallaremos en libro alguno. Tenemos que descubrir, y para descubrir tiene que haber intención, búsqueda, investigación. Mientras esa intención de descubrir, de inquirir lo más profundamente, sea débil o no exista, la mera afirmación, o un deseo casual de investigar acerca de uno mismo, tiene muy escasa importancia. 

 

   Así pues, la transformación del mundo se produce con la transformación de uno mismo; porque el "yo" es producto y parte del proceso total de la existencia humana. Para transformarse, el conocimiento de uno mismo es esencial; porque sin conocer lo que sois no hay base para el verdadero pensar, y sin conoceros a vosotros mismos no puede haber transformación. Uno debe conocerse tal cual es, no tal como desea ser, lo cual es un mero ideal y por lo tanto ficticio, irreal; y sólo lo que ES puede ser transformado, no aquello que deseáis ser. El conocerse a sí mismo como uno es requiere un extraordinario estado de alerta en la mente; porque lo que ES sufre constante transformación, cambio, y para seguirlo velozmente, la mente no debe estar atada a ningún dogma ni creencia en particular, a ninguna norma de acción. Si queréis seguir algo, de nada sirve estar atado. Para conoceros a vosotros mismos tenéis que tener una mente perceptiva y alerta, libre de toda creencia y de toda idealización, porque las creencias e ideales no hacen más que ofreceros una apariencia pervirtiendo la verdadera percepción. Si queréis saber lo que sois, no podéis imaginar o creer en algo que no sois. Si soy codicioso, envidioso, violento, el mero hecho de tener un ideal de "no violencia", de "no codicia", es de escaso valor. Pero el saber que uno es codicioso o violento, el saberlo y comprenderlo, requiere extraordinaria percepción, ¿no es así? Exige sinceridad, claridad de pensamiento, mientras que perseguir un ideal alejado de lo que es, resulta una escapatoria; os impide descubrir y obrar directamente sobre lo que sois".   

 

J. Krishnamurti.  (Filósofo Hindú, 1895-1986) 

---------------------------------------------------------------------------------------------------------  

1927

 

El día previo a la inauguración del campamento, antes del arribo de Mrs. Besant, K dio su primera respuesta pública al interrogante que preocupaba a tantos: ¿Creía o no creía él en los Maestros y en la jerarquía oculta? Fue tal vez la más importante declaración sobre su propia posición que haya hecho nunca:

 

"Cuando yo era un niño pequeño, acostumbraba ver a Sri Krishna, con la flauta, tal como lo representaban los hindúes, porque mi madre era una devota de Sri Krishna... Cuando fui mayor y me encontré con el obispo Leadbeater y la Sociedad Teosófica, comencé a ver al Maestro K.H.-también en la forma en que me lo describían, la realidad desde el punto de vista de ellos-, y entonces el Maestro K.H. fue para mí la meta. Más tarde, conforme crecía, empecé a ver al Señor Maitreya. Eso fue hace dos años, y le veía constantemente en la forma en que me fue presentado... Ahora, últimamente, ha sido el Buda a quien he estado viendo, y ha sido mi deleite y mi gloria estar con Él. Se me ha preguntado qué es lo que entiendo por "el Bienamado". Daré un significado, una explicación que ustedes interpretarán como gusten. Para mí, el Bienamado es todo: es Sri Krishna, es el Maestro K.H., es el Señor Maitreya, es el Buda, y está aún más allá de todas estas formas. ¿Qué importa el nombre que uno le dé?... Lo que les inquieta es si existe alguien como el Instructor del Mundo, que se haya manifestado a sí mismo en el cuerpo de cierta persona: Krishnamurti; pero en el mundo nadie se preocupa de esta cuestión... Es algo desafortunado que tenga que explicarlo, pero debo hacerlo. Quiero que ello sea lo más indefinido posible y espero lograrlo. Mi Bienamado es los cielos abiertos, la flor, cada ser humano... Hasta que no fui capaz de decir con certeza, sin excitación indebida ni exageración con el fin de convencer a otros, que era uno con mi Bienamado, nunca lo dije. Hablaba acerca de vagas generalidades que todos deseaban oír. Nunca dije: Soy el Instructor del Mundo; pero ahora que siento que soy uno con mi Bienamado, lo digo, no para imprimir mi autoridad sobre ustedes, no para convencerles de mi grandeza ni de la grandeza del Instructor del Mundo, ni aun de la belleza de la vida, sino meramente para despertar en sus corazones y en sus propias mentes el deseo de buscar la Verdad. Si yo digo, y lo diré, que soy uno con el Bienamado, es porque lo siento y lo sé. He encontrado lo que anhelaba, me he unido a ello; por lo tanto, de aquí en adelante, no habrá separación, porque mis pensamientos, mis deseos, mis anhelos-los del yo individual-, han sido destruidos... Soy como la flor que da su perfume al aire de la mañana. Ella no se preocupa del que pasa por su lado... Hasta ahora han estado dependiendo de la autoridad de lo dos Protectores de la Orden (Mrs. Besant y Leadbeater), o de algún otro que les revele la Verdad, mientras que la Verdad reside dentro de ustedes... No es bueno que me pregunten quién es el Bienamado. ¿De qué sirven las explicaciones? Porque ustedes no comprenderán al Bienamado hasta que sean capaces de verle en cada animal, en cada brizna de hierba, en cada persona que sufre, en cada individuo."

 

_Who Brings the true (Quien trae la verdad) Star Publishing Trust (Fideicomiso de Publicaciones de La Estrella, 1928.)

__Extrato del libro; Vida y Muerte de Krishnamurti. Mary Lutyens. Editorial Kier. Pág. 95.