Inicio > Mis eListas > union_global_de_luz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3787 al 3806 
AsuntoAutor
Construye tu desti Juan Ang
HONRÁNDOSE A USTED Juan Ang
Construye tu desti Juan Ang
Serie Claridad Juan Ang
Construye tu desti Juan Ang
El Doble Humano Juan Ang
Solsticio de Cance Juan Ang
Astrologia On Line Juan Ang
Preguntas y Respue Juan Ang
Construye tu desti Juan Ang
Faros de Luz -Juni Juan Ang
Meditacion de Luna Juan Ang
El Despertar Cuant Juan Ang
Construye tu desti Juan Ang
Construye tu desti Juan Ang
ESTAR PRESENTE Juan Ang
Construye tu desti Juan Ang
Solsticio de Junio Juan Ang
Musica de las Esfe Juan Ang
EL MUNDO DE LOS DU Juan Ang
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Red Planetaria
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 4404     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[UNION_GLOBAL_DE_LUZ] El Despertar Cuantico -Junio 2006
Fecha:Martes, 20 de Junio, 2006  14:40:28 (-0300)
Autor:Juan Angel Moliterni <claridad @.........ar>

EL DESPERTAR CUÁNTICO

Un Pensamiento, una Forma de Vida,

un Sitio en la Red y un Boletín Electrónico Global

JUNIO 2006

NÚMERO 88

www.thequantumawakening.com

Creado, Canalizado, Escrito, Publicado y Registrado por Gillian MacBeth-Louthan

 

 

EN ESTE NÚMERO:

 

*** HABLA LA MAGDALENA La marca de agua de la Luz Crística original

*** EL CONSEJO DE ELLA: El tejido de luz en que se están convirtiendo

*** MARÍA MAGDALENA: Conviértanse en una luz sólida

*** CLAVES DE LUZ

Habla La Magdalena

LA MARCA DE AGUA DE LA LUZ CRÍSTICA ORIGINAL

 

Yo soy la vibración, la energía y la claridad de la que se conoce como la Magdalena. Mientras el Tiempo escrito se descuelga, busca los antiguos relatos que ha traído a la rastra durante tanto tiempo. Yo, como la vibración de la Magdalena, estuve esperando esta época, este día, este lugar, para anunciar en la plenitud de la Luz ante Dios, país, hombre y religión, qué significa amar con tanta intensidad a un hombre que se volvió cristificado y al que se lo vio más brillante que al sol. Esperé mucho para ser reconocida como cónyuge en la Luz. En este reconocimiento de mi unión con Cristo, no deseo desmerecer a otros ni intimidar a ninguna religión, inclinándola hacia mi verdad. No deseo causar controversia en un mundo que ya está lleno de agitación.

 

Represento a todas las mujeres. A las que aman sin motivo ni justificación. A las que lloran por todos los que se niegan a sentir dolor o a demostrarlo. Represento lo que no tiene fundamento y sin embargo es eterno por naturaleza. Aquello que no cesa. Yo soy el texto oculto dentro de la luz que evidencia lo que está en lo profundo de la matriz del tiempo. Siempre me describieron como bosquejos en el tiempo para demostrar lo que estaba oculto. Yo también luché contra mis temores y pesadillas todos los días mientras andaba por un mundo que estaba profundamente dormido. Un mundo que no pudo o no puede ver lo que tiene delante.  

 

Desde el comienzo del tiempo represento una posibilidad femenina cristificada y una energía. Represento a la diosa, la madre, lo femenino, en todo lo humano y femenino. Yo sólo reflejo las habilidades que necesitan abarcar quienes siguen mis enseñanzas, para permitir que por fin este matrimonio sagrado se vea en la plenitud del tiempo y del texto. He reconocido mi propia divinidad al aceptar al Hijo de Dios dentro de mi propio corazón y cuerpo. Su sagrada presencia, que refleja mi propio origen, me llevó a la consumación, y yo creé desde un ángulo diferente de luz que él, trayendo nuevos colores al arco iris de la Tierra.

 

No quiero que se me acepte por los 2000 años de desplazamiento histórico, quiero que la Tierra acepte que un linaje de sangre crístificada vive físicamente en los cuerpos de muchas personas en la Tierra. Muchísimos se concentraron sólo en mi presencia, mi nombre, mi apariencia y mi enojo.  Muchísimos se concentraron en la injusticia que me hicieron al barrerme bajo la alfombra del tiempo y quitarme de las páginas de los antiguos rollos, pero para mí todo eso es agua vertida en el río, no tiene importancia.

No quiero que se reconozca lo acerbo de mi existencia ni que la hayan ocultado. Lo que quiero evidenciar es el linaje inherentemente sagrado, la descendencia que está cristificada. Un linaje físico que alberga una miríada de capacidades sagradas. Muchas religiones de su mundo han ocultado las verdades, manteniendo a las masas en tortuosos dispositivos de falsedades. Muchas religiones lo ven a Cristo como un hombre tan sagrado que el mero hecho de haber tocado o amado a una mujer deseándola lo denigra, lo hace demasiado humano, demasiado débil para que pueda ser un dios. 

 

Eso dice a las claras que el amor y el matrimonio no son sagrados, que no son divinos y que muchos que visten oscuras túnicas de disgusto los consideran sucios. El sólo pensar que Jesús amase realmente a alguien, en cuerpo, mente y alma, es visto por la religión como algo dañino para su divina memoria, dañino para su santidad y dañino para la Humanidad. ¿Cómo puede ser que tanta gente convierta algo tan hermoso y divino en algo tan feo?

 

El matrimonio es la creación de una trinidad divina. Es cuando dos aceptan el profundo amor que los une y crean un contrato en nombre de Dios, bendecido por Dios. Lo que se define como iglesia y religión causa una profunda fractura,  una fisura, en la existencia misma del matrimonio sagrado, la sociedad sagrada, entre el hombre y la mujer. Si toda la humanidad está hecha a imagen de Dios, ¿qué dice eso?

Vine a la Tierra como una Hija de la Luz, una Hija de la Luz que se extravió durante muchos años buscando lo que no podía ver. Una Hija de la Luz que buscó en muchos textos sagrados y viajó mucho para encontrar lo sagrado, lo verdadero y lo que sucedería.  Mi parte humana se extravió y olvidó. Entonces un día me encontré frente a frente con mi Amado. Cuando la oscuridad de mis ojos y el azul de los suyos se encontraron, fuimos como estrellas binarias gemelas que se tocaban por fin y recordaban que habían sido una sola alguna vez.  La vastedad de esa conexión creó un efecto expansivo a través del tiempo, abriendo portales energéticos para permitir que otros experimentasen semejante amor y matrimonio sagrados.

 

Siempre fuimos una Pareja Sagrada, estuvimos casados a través del tiempo sin preguntarnos nada. Ocultamos bien nuestro amor detrás de las miradas, de los contactos, de las verdades que se pasaban de un lado al otro. El sabía lo que ocurriría, tal como lo sabía yo. Había soñado su muerte demasiadas veces y él siempre me consolaba por las noches. Eso fue parte de los demonios que él arrojó fuera de mí porque tuve esos sueños muchos años antes de conocerlo siquiera. El sabía que todas esas pesadillas me tenían encadenada y dolida. Eran mi mortificación y entonces me liberó. Al hacerlo, me quitó un gran velo negro del corazón, de los ojos. vi. mi luz y mi destino con tal claridad que no renegué ni una vez de ese conocimiento.

 

No hay palabras para describir lo solo que estuvo al andar por la Tierra.  Había pedido mi presencia y yo aparecí. Habíamos estado en contacto desde niños, muchas veces en el mismo sitio y, tal como hacen los niños, bromeábamos entre nosotros sin saber realmente lo que sucedería en los años que vendrían. Porque, como humano, le tocaba disfrutar de la vida, así como buscar las respuestas a las preguntas que guardaba en lo profundo de su corazón, ¿se puede salvar esta especie? Cada vez que se conectaba con la verdad sagrada mediante la iniciación, los textos sagrados o las enseñanzas, despertaba y se volvía más iluminado. En esa energía en especial, podía crecer y seguir creciendo. Todas las noches ansiaba dormir porque allí se sentía libre y allí nos encontrábamos. Sabíamos que nuestras formas humanas terrenales estaban destinadas a encontrarse, pero a los ojos de un niño, eso estaba lejos, en el futuro. Trabajábamos juntos como una luz, como socios de luz en los éteres y dimensiones superiores. Siempre estábamos conscientes de los sacrificios que vendrían y atesorábamos cada minuto, cada contacto, como perlas preciosas y únicas.

 

No me presento para que se me comercialice; para ser vista como una víctima, porque nunca, nunca fui víctima de nada ni de nadie. No le hace bien a nadie enojarse si borran las verdades de los textos del tiempo. Siempre me mantuve firme en lo que sabía era la verdad y era el destino. Nosotros sabíamos que nuestro tiempo sobre la Tierra era ínfimo comparado con la eternidad y estábamos dispuestos a permitir que eso se desintegrase. Yo debería permanecer en el planeta y dar a luz una línea de sangre que sería recordado 2000 años después cuando tuviese lugar la activación silenciosa y el futuro estuviese completo.

Cuando los ojos de la humanidad vean la película de la Magdalena que describe lo que se ocultó, olvidó y cubrió de hollín durante tanto tiempo, se activará una memoria profunda. Como ese recuerdo mana del corazón y de los ojos de cada uno, la Tierra recordará finalmente que hubo una hija de la unión de Cristo y Magdalena, que la santidad continuó como una versión diluida de la Marca de Agua de la Luz Crística original.

 

Imaginen ese ADN como una ristra de luces de Navidad que envuelve al mundo. Muchos de ustedes han encarnado físicamente con esa codificación genética. Hay muchos más que tenaz y energéticamente se la ganaron y la desean. Este deseo generará una conexión con Cristo en Jesús el hombre y el misterio de la Magdalena que va más allá de la religión, de las plegarias y de los textos bíblicos documentados.

Muchos dirán “Desearía estar emparentado con Jesús”, “¿Soy lo suficientemente bueno como para estar emparentado con Jesús?”  “¿Soy suficientemente fuerte, suficientemente brillante, suficientemente intuitivo como para ser pariente del hombre que fue cristificado? ¿Me convierte eso en cristificado también?”  El simple hecho de tener esos pensamientos genera una Cristificación, una Gran Luz. No busquen subsanar las injusticias que puedan haberme sucedido, porque yo, como todas las mujeres, comprendemos que las injusticias son parte de nuestra condición de  mujeres. Las energías de lo femenino por naturaleza nutren, cuidan, sanan y aman sin preguntas ni recompensas. Ella intenta, llora, se duele, por todo lo que aún está adolorido en la Tierra. Todas las mujeres estamos conectadas y todos los hombres están conectados.

 

Yo soy una mujer que se puede cuidar a sí misma. Al principio me enojé cuando se libraron de mí, me arrojaron al mar y me borraron del todo. Al principio me enojé con los discípulos, ya que sencillamente se olvidaron de mí y siguieron alegremente su camino predicando lo que consideraban era la verdad sagrada. No creían lo que yo les contaba de las alianzas secretas entre el Hombre y yo, no querían oír que él llevó a una mujer en su corazón, que le dio a conocer sus secretos antes que a ellos.

 

Ha pasado muchísimo tiempo y les pido que despierten a su propia condición crística.  No tienen que revestirme de su fuerza de vida y su medida. No me utilicen como excusa para estar enojados por otra injusticia hecha a otra mujer santa en otro tiempo. Tomen esa misma fuerza de vida y utilícenla para anunciar su propia bondad y santidad interior –pidan que su matrimonio se convierta en un matrimonio sagrado. Pidan que todo lo sagrado bendiga su amor y su matrimonio. La energía donde dos o más se reúnen se convierte en la más importante mientras todos se dirigen hacia la línea final. Los hombres y mujeres de la Tierra tienen una gran división continental entre sí –no oyen las necesidades del otro, no atienden los deseos del otro, no escuchan las palabras del otro. Cada persona se ha envuelto a sí misma en un capullo de confusión.    

 

La mujer necesita aceptar su masculinidad, su fortaleza y su capacidad si en su vida no hay un hombre. El hombre necesita reconocer lo que hace la mujer para hacer que su vida se mantenga fluida y en movimiento. Cada uno necesita aceptar el reconocimiento y la capacidad de sentirse merecedor de amor, bendiciones y buena fortuna. Mientras movilizo mi conciencia por todo el mundo,  muchas personas tratarán de hablar por mí, la mayor parte de lo que digan será verdad, algo será mentira, pero ni importa siquiera. Vengo a sanar lo femenino.

 

La Tierra es un campo de juego holográfico, muchos proyectan en ella lo que quieren ver, lo recubren con una cobertura de caramelo, lo adornan y lo presentan como la  verdad. Ustedes entenderán estas energías a medida que sientan que lo que no es cierto penetra en su cuerpo. Sabrán quién es bondadoso de corazón y propósito y aunque haya caído de rodillas por las circunstancias, aún así verán su bondad.

 

Mientras despierto lo femenino en forma humana, también despierto lo femenino en la Tierra. Cada alma está ligada a la Madre Tierra mientras ella trata de sanarse. Aún está encolerizada. Muchos tratan de calmarla  y tranquilizar su alma, pero la Madre Tierra dejó de estar contenta hace mucho tiempo. Les dio a sus hijos todo lo que tenía para dar, les dio cada centímetro de su cuerpo y ellos aún se pelean y riñen por lo que da.  Su reprimenda no será suave. A aquellos de ustedes que acepten sus regalos de amor y le envíen únicamente pensamientos de sanación, les hará menos pesada la carga así como el temor a ella. Los que no acepten su poder y todo lo que dio soportarán lecciones duras e intensas.

 

Yo soy la Magdalena – represento al Cristo femenino. Represento aquello en lo que se convertirán en cada aspecto de su vida. Una mujer que es profetisa, una mujer que puede ver el futuro, una mujer que sabe que cada minuto cuenta, una mujer que reconoce su sacralidad y su capacidad para interactuar con todo lo que es de la vida y de la Tierra. Eso es lo que les doy como regalo. Hablaré más dentro de un tiempo. 

 

*****************************************************

 

La Magdalena llevó a la niña cristificada a la Gran Pirámide para recibir la descarga completa de la simiente del Cristo. La fuerza de la Gran Pirámide activó a la niña difundiendo a todos los vórtices de las estrellas que 2 se habían convertido en 3. Un vórtice de amor nació dentro de un vórtice de poder al encontrarse los tres y convertirse en Uno. El lugar sagrado avanzó en su propia evolución postergada al tener lugar esta acción desinteresada.

 

La niña nació prematuramente. Al ser pequeña y de naturaleza delicada, esa descarga aseguró su supervivencia. Entonces se completó la trinidad en acto y destino. La hija crística del matrimonio sagrado se anticipó debido al estrés de la Magdalena y la pérdida y la trasmigración de su más profundo amor. Hubo muchísimas lágrimas, pero se retuvieron muchísimas más, su cuerpo se volvió tóxico por la emoción mientras llevaba a la Hija de la Luz en su vientre. La niña llegó prematura e inesperadamente en un lugar que sólo el destino conoce. La tierra misma se movió ese día tal como se había movido la estrella durante el nacimiento del propio Cristo. El menos sagrado de los lugares se volvió sagrado y hasta el día de hoy y hasta este momento, nadie lo ha visto.

 

****************************************************************

El Consejo de ELLA

EL TEJIDO DE LUZ EN QUE SE ESTÁN CONVIRTIENDO

 

En la quietud de todo lo que son reside la verdad de la materia, reside la verdad de la Tierra y el corazón. En la quietud  es donde encontrarán la bioluminiscencia en la que necesitan convertirse. La Luz en la estructura celular de su ser cambia de luminosidad, resplandeciendo como un pez de aguas profundas. Visualicen que su ADN se vuelve bioluminiscente, resplandeciendo  en el centro líquido de sus células, fluctuando.

 

La luz que tanto buscan se activó. Ustedes limpiaron los desechos del campo de aterrizaje de su alma y su ser. Les anunciaron a todos que el contenido molecular de su ser será luz. Entraron en el centro del Universo que representan, deslizándose por los grilletes que usaban de adorno.

 

Somos el Consejo de Ella. Venimos del pasado y el presente a la vez. Nos hallamos en la intersección del tiempo esperando un portal para recordarles que en su interior están tanto ella como él, el Dios y la Diosa. Cuando la diosa (Dios en Nosotros) se activa, no tiene género, no tiene especificaciones. Los portales del pasado se cierran ahora a gran velocidad. Ustedes miran hacia atrás (esperando no convertirse en sal) para descubrir quiénes fueron, pero todo cambió, el paisaje se despejó y muestra una nueva línea costera. 

Cuando vinieron a la Tierra, le dijeron al universo que eran capaces, que no se preocupase, que harían el trabajo. Al ser terrestres, cayó sobre ustedes una gran densidad. Su luz se desplazó y sus contratos se convirtieron en una carga. En esa carga, perdieron su deseo sexual, perdieron su pasión, perdieron su estímulo. Descubren que pocas cosas de la Tierra los satisfacen. Quieren ser felices en su trabajo de luz. Quieren ser felices en su trabajo de sanación. Quieren ser felices en su vida, pero han perdido el dinamismo, han perdido su pasión. Esos contratos y pesos que llevan sobre los hombros son como baldes de miel de una vida oriental colmada de lo que se tienen que deshacer.

 

Tratan de renovarse todos los días y sin embargo nadie aplaude sus consumaciones cósmicas, sus revelaciones humanas y sus logros. ¿Dónde está el aplauso? ¿Dónde está el reconocimento que busca su alma? Ha caído una Gran Depresión sobre la raza humana, una tristeza planetaria, un rendirse antes de que cambie la marea. Esa energía viene de la memoria del ADN de una época alineada con las tres caídas de la Atlántida. Un tiempo en que trataron afanosamente de elevar al mundo, de elevar la luz, de elevar a otros hasta un lugar seguro, y no tuvieron éxito. Vida tras vida, existencia tras existencia, se brindaron en un cien por ciento y no vieron la finalización del contrato.

 

Nosotros, el Consejo de Ella, les pedimos que lo lleven hasta el límite una vez más. Les enviamos cometas, asteroides,  erupciones solares y energías desde estrellas recién nacidas.  Les enviamos postales desde Sirio, desde las Pléyades, desde Arcturus y Andrómeda. Les enviamos  aguafuertes del césped verde y canciones de sintonía de los pájaros, Lo hacemos para todos ustedes. Para evitar que se rindan, porque ustedes son la esperanza del planeta. Ustedes son los que nunca se rindieron aunque ellos quisiesen. En esta vida vinieron a limpiar a nivel celular las tres caídas de la Atlántida. No sólo de la Atlántida terrestre, sino la destrucción de la estrella Atlántida y las energías que le acontecieron.

Ustedes han tendido hacia Dios Todopoderoso, hacia el Gran Espíritu,  hacia la Shekina, hacia todo lo sagrado a través de todas sus vidas. Sintieron que sus plegarias caían en oídos sordos y corazón cerrado. ¿Cómo podía su Dios, su Creador, su instrumento sagrado, no salvarlos, no ayudarlos, no instruirlos, no mostrarles? Eso, queridos, es lo que vinieron a aclarar. Vinieron a limpiar conscientemente los tiempos en que fueron los videntes, los chamanes y los santos, los sacerdotes, los Mesías, los que creían cuando nadie más creía. Ustedes sostuvieron esa creencia hasta el último aliento, una y otra vez. Ustedes mantuvieron lo bueno y a Dios y la luz en todo nivel de su ser y ahora les pedimos que mantengan esa confianza y luz un día más, un pensamiento más, un latido de corazón más. Llévenlo hasta el límite de su luz una vez más.

 

Van a descubrir que el Dios que veneraban, el Dios ante el cual se inclinaban, el Dios al que le rezaban no es más que un Dios parcial. Han visto, conocido y experimentado sólo una tajada de ese pastel de luz. Les pedimos que sean el capitán de su barco, el amo de su alma. En esta encarnación no se van a ir a pique con el barco que se hunde. Es el momento único y el lugar único que esperaban. El universo está por dejar al descubierto sus limitaciones y abrirse para que ustedes vean con exactitud qué necesita generarse. Las vibraciones que les llegan ya les causan confusión mental. Están escuchando demasiados niveles de comunicación, están viendo demasiados niveles de luz, están experimentando demasiados niveles del corazón, están conquistando demasiados niveles de la oscuridad, todo con la misma respiración, en un mismo día, en un mismo pensamiento.

 

Cada singularidad que son está dividida en millones de componentes. Esa es la cantidad aproximada de componentes que tienen en cada pensamiento. Cada uno de sus pensamientos lo está tocando todo. Todo a través de su pasado, todo a través de su sangre y su historia familiar, todo a través de las estrellas, todo a través del universo y de todo tiempo, de todo espacio y de toda dimensión. Ustedes son el sitio en que la vida intersecta a la vida.

 

Si pudiesen ver el tejido de luz del que provienen, si pudiesen conocer la historia de cada uno de ustedes, comprenderían que no hay fracasos, que no hay yerros. Siempre perduraron hasta el último minuto y nunca se rindieron aún cuando el universo no se les reveló, aún cuando su población no se salvó, aún cuando no pudieron sanar a su tribu, aún cuando ocurrió el desastre. Ustedes creyeron.

 

Sabemos que están muy desilusionados y enojados con el Creador. Sabemos que a veces sienten que sus plegarias no fueron respondidas. Sabemos que se sienten como si hubiesen sido descartados y abandonados, pero eso no puede suceder. Saben que nunca están solos. Les pedimos que lo lleven hasta el límite una vez más por todo aquello en lo que creyeron alguna vez y todo lo que no pudieron probar. Somos el Consejo de ELLA. Estamos contenidos en ustedes, así como ustedes están contenidos en nosotros. Somos un océano y ustedes son los arroyos y los riachuelos y los ríos y las lagunas a las que les abrimos nuestros brazos y nuestros corazones. Les pedimos que cada vez que se cansen y quieran dejar la Tierra, sólo piensen un instante en la creación y la vean como un océano y se zambullan en él.  Sólo por corto tiempo olvídense de ustedes mismos, vuelvan al hogar.  Los dejamos con un conocimiento  más firme que  cualquier cosa que hayan encontrado.

 

María Magdalena

CONVIÉRTANSE EN UNA LUZ SÓLIDA

 

Soy la que viene sobre las alas de los ángeles. Son la que late en el corazón de la madre que se preocupa intensamente por su hijo. Soy la que recoge a los heridos de sus vidas y los eleva hasta que sus alas se pueden desplegar en plenitud al volar hacia la paz. Se me conoce como María Magdalena.

 

En la antigüedad, muchos de ustedes estuvieron en la Sagrada Orden de la Magdalena. Era un título, una corona de palabras que se usaba. Era un conocimiento. Yo me reunía con ustedes en corazón e intención. En la época en que viví, soporté mucho odio que se puso sobre mí ser debido a mi posición y mi aprendizaje. Soporté flechas de veneno provenientes de los ojos de otros. Soporté palabras airadas. Me mantuve firme en mi luz y en las enseñanzas sagradas de mi orden. No tropecé en mi camino sino que mantuve un fuerte corazón amoroso. No imploré misericordia porque sabía que estaba en una luz tan grande y tan hermosa que nada podía causar fracturas de duda en mi mundo, mi corazón o mi conocimiento. Vi sólida mi luz, no como filamentos que flotan en el aire y vagan con cada brisa, con cada situación, sino como luz sólida tendida sobre mí como un manto.

 

Como mujeres de aquí y ahora, ustedes sienten temor y enojo y se sienten amenazadas en cada nivel de su ser. Temen que lo que vendrá penetre su paz, penetre su amor, penetre en su mundo. ¡Pero no puede! Cada día, al despertar a la gracia de Dios/Diosa, con el primer aliento, mientras saltan de los reinos del sueño, simplemente solidifiquen la luz que son. Deben solidificar diariamente su luz con sus palabras y su intención. Solidifiquen la luz desde el corazón mismo de la Madre Tierra hasta llegar a sus pies, a su cuerpo, hasta la fuente misma del amor, el Creador de TODO.

 

Su cotidianeidad los desnuda de su divinidad, les picotea el cuerpo como buitres que no pueden esperar que llegue la muerte.  Ustedes permiten que la vida los borre… Demandan, gritan como un niño que quiere ser alimentado a pecho y el pecho está seco. Cuando permiten que la vida los drene, cuando permiten que les quite el aliento mismo, y su paz, le hacen una injusticia a todo lo sagrado.

La vida depende de ustedes para que la mantengan sagrada.  No importa si se embarcan en el reino de lo mágico o acampan en el lugar de lo sagrado, no tiene importancia, porque sin ustedes es sólo un planeta que va camino a la destrucción.

 

Mujeres de la Luz, Mujeres del Mundo, Mujeres del Futuro y Mujeres del Pasado, LES PIDO QUE SE UNAN EN LA SOLIDIFICACIÓN DE SU LUZ TODOS Y CADA DÍA SIN DEJAR PASAR NINGUNO.  Para seguir adelante como una Luz de Sacralidad solidificada, una Comitiva Sagrada, una Emisaria de lo que no se puede disolver, de lo que no se puede quitar, de lo que no se puede matar u obstruir.

 

Su Madre Tierra depende de ustedes. Deben verse como luz, anclada, solidificada, cerrada y sellada desde el centro del corazón de la Tierra pasando por su propio corazón hasta el corazón del Creador. Cuando caminan, la línea de luz camina con ustedes. Cuando hablan, esa energía fluye de ustedes. La luz no puede ser disuelta por nada ni nadie.  Sólo la pueden espantar los pensamientos negativos llenos de temor. 

 

Mujeres de la Tierra - sin importar el color, el credo, el tamaño, la edad o el país- pónganse de pie y solidifiquen su luz. No se inclinen y lloren y recen. ¡Porque ustedes son todo lo que buscan y no puede ser de otro modo! Visualícense a todas y cada una de ustedes en el planeta Tierra como luz solidificada, como paz solidificada, como amor solidificado.

 

Todos en esta esfera verde azulada que llaman hogar piensan que tienen razón. Hacen lo que creen es lo correcto para ellos, ya sea en servicio para sí, autosacrificio o ganancia para sí. Cada dirigente de cada país cree que está haciendo lo correcto para ellos, no para las masas, sino para ellos en persona.  Que todas las mujeres de la Tierra se solidifiquen en propósito, en paz, en luz, entrando en un lugar de completa seguridad donde nada pueda tocarlas. En el campo de la luz sólida pueden estar ante cualquier cosa. Pueden estar frente a cualquier misil, cualquier ejército, cualquier intención, cualquier transmisión y decir: “¡NO!”  Es este regalo de empoderamiento que les doy, mis queridas. Su conexión nunca terminó ni puede terminar. Nunca se las separó de lo que son y de lo que están destinadas a ser. Solamente olvidaron que todas las herramientas ya están colocadas en su interior. Créanlo y así es. Mis bendiciones para ustedes. 

 

Nota: 4-MU-LA (FOR MU LA) (en inglés) 

La Orden de la Magdalena ha sido reactivada.

Oh-mah-la

 

CLAVES DE LUZ

 

1.   Ustedes son continua y completamente responsables de su vida. Nadie les hizo nada jamás; no son una víctima. Han escrito, dirigido, producido y actuado este guión de su elección, el que fue creado y provisto por ustedes para ustedes mismos.

 

2.   Si en algún momento se cansan del argumento que crearon, tienen libre albedrío y libre voluntad para crear un nuevo guión para actuar y representar. (Las repeticiones y los episodios finales son una elección personal).

 

3.   Cualquiera puede escribir un guión. Se escribe con cada palabra, cada pensamiento, cada acción, cada reacción a todas las situaciones personales y estímulos mundanos. Lo que piensan hoy luego se convierte en su miniserie semanal el día de mañana.

 

4.   La Co-Creación no es trabajo para pusilánimes. No están aquí como turistas. Están aquí en una misión; ya no está permitida la amnesia selectiva; el café del recuerdo se sirve energéticamente en la cubierta de la Tierra. Se garantiza el despertar.

 

5.   La Tierra es una escuela de veinticuatro horas los siete días de la semana. No hay días libres, no pueden decir que se enfermaron. La asignación de deberes para la casa se debe completar todos y cada día. No se pueden copiar de otros estudiantes; se los clasificará en una curva universal determinada por ustedes y sólo por ustedes.

 

6.   Una vez que hayan finalizado la escuela de la Tierra entonces se graduarán, dejando detrás SU presencia o CUERPO y todo lo que hayan acumulado. A todos los estudiantes de la Tierra se les garantiza que se graduarán sin importar cuál sea su puntuación promedio.

 

 

Gillian MacBeth-Louthan
PO box 217
Dandridge, Tennessee 37725-0217

www.thequantumawakening.com

thequantumawakening@hughes.net

Traducción: Dora Susana Peralta

Sitio de El Despertar Cuántico en español: www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm