Inicio > Mis eListas > union_global_de_luz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 4641 al 4660 
AsuntoAutor
Los Portales de en Juan Ang
Meditacion del dia Juan Ang
Meditacion del dia Juan Ang
Enfrentando la eme Susana P
Nuevos Comienzos! Juan Ang
Meditacion del dia Juan Ang
Ser y Hacer Juan Ang
2008 EL AÑO DEL DE Juan Ang
La Condición Human Juan Ang
Se están haciendo Juan Ang
Meditacion del dia Juan Ang
UNA AFIRMACION PAR Juan Ang
Meditacion del dia Juan Ang
Los Nueve Niveles Juan Ang
Centro Indigo Juan Ang
Nuevo Ciclo Solar Juan Ang
Meditacion del dia Juan Ang
Meditacion del dia Juan Ang
Meditacion del dia Juan Ang
Importante... Juan Ang
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Red Planetaria
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 5253     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[UNION_GLOBAL_DE_LUZ] Ser y Hacer
Fecha:Jueves, 17 de Enero, 2008  19:21:26 (-0300)
Autor:Juan Angel Moliterni <juan-angel @............ar>

Ser y Hacer
Por Jordi Orús
Revista ATHANOR
UNA PUERTA AL NUEVO PARADIGMA
Nov.-Dic. 2007

 

LA UNIDAD
 
Ser y hacer son las dos actitudes básicas de la existencia. Cualquier entidad, desde la ameba hasta las galaxias, se encuentra sujeta a este principio dual. Ambos parecen manifestarse en irreconciliable contraposición, pero en definitiva son el sustrato en el que se apoya la Unidad primordial. La Unidad no es una condición estática e inamovible; es un proceso en mutación que se realiza instante a instante en un flujo variable e intermitente en el que todos los integrantes de la existencia participamos. La aparente unidad viene determinada por la dinámica generada por todos los pares de opuestos que prodigan la atracción-repulsión básica. Muchas de las variables del proceso son consecuencia del intento de ajuste para lograr el equilibrio necesario unitario. Así, todo y todos colaboramos formando parte de la actividad generada por la polaridad general. En su origen, dicha contradicción-complementación se presenta como espíritu y materia. Esta polaridad esencial es la que genera la aparente contradicción de todos los pares de opuestos y el sentido-sinsentido de todas las cosas. De esta manera la general actitud frente a lo que consideramos espiritual y material se polariza exageradamente, de tal forma que pareciera que las dos inclinaciones son vecinos lejanos, cuando en realidad son caras de una sola moneda. La aparente tangibilidad e insustancialidad de ambas acrecienta la visión distorsionada que comúnmente prevalece.
 
 
ENERGÍA Y SÓLO ENERGÍA
 
La física cuántica nos asevera que la materia como cuerpo absoluto no existe, sino que más bien todo cuanto hay en el cosmos es una sopa de energía con multitud de densidades. Se nos hace más evidente a nuestros sentidos y comprensión la naturaleza de un cuerpo cuando lo observamos en contraste; una roca junto a una nube nos inclina a creer que ésta es verdaderamente algo tangible y material frente a la sutilidad de la otra. En realidad una y otra son esencialmente iguales, pero con densidades distintas. En realidad hasta aquello que consideramos muy sutil —electricidad, magnetismo, emoción, pensamiento, consciencia, vacío…— está compuesto de la misma esencia, por lo que espíritu y materia son en realidad distintos sólo por la capacidad-incapacidad del observador-experimentador.
 
 
EL SER
El Ser nos contiene a todos y, aunque nos veamos diferentes, sólo lo somos de forma muy superficial y anecdótica. Aquello que nos parece propio e íntimo es en realidad parte del colectivo; la mente es compartida y todos los pensamientos, que creemos son originales, forman parte de una unidad a la que accedemos todos. Los sentimientos se comportan de igual modo; son una unidad a la que accedemos según el talante que nos anima. Nuestra propia condición o impronta nos acerca e involucra al sector del colectivo mental y emocional correspondiente atraído por la ley de la semejanza… Así, la rabia nos proporciona más rabia y la dulzura más dulzura, y la inteligencia hace fluir mayor inteligencia y la estupidez lo propio…
 
LA MATERIA
La materia es el cuerpo de la divinidad. Es la esencia única que debe resolver en sí misma todas las contradicciones y todos los restos impuros y devolverlos inmaculados como vestiduras radiantes de los nuevos espíritus e incorporaciones. ¿Cómo podría ser de otro modo si no hay otra opción? Sin embargo, la presencia virginal de la materia es vista y apreciada de forma inapropiada. Desde la visión más común se desprende que la materia corrompe, como si ella nos apartara de lo más sublime en nosotros. Se nos hace obvio considerar la materia como la causa del materialismo y el lastre que nos somete, nos condiciona y nos degrada. Ensalzamos la espiritualidad e injuriamos la materialidad haciéndola responsable de nuestras más abyectas imaginaciones y actividades. La tierra, siendo el cuerpo de la existencia, absorbe toda experiencia, procesa toda podredumbre, sedimenta toda vejación, descompone en partes asimilables las ofensas y los horrores más imperdonables para finalmente purificar el ‘único’ cuerpo. Tener ‘una toma a tierra’ significa tener un conector que va a permitir descargar todo aquello acumulado y enrarecido que impide el correcto crecimiento.
 

SER EN EL HACER
Cuando hacemos… actuamos sobre la materia. La acción es el efecto de la intención de la consciencia concentrada en un objetivo más o menos tangible. En realidad, en esta situación unimos espíritu y materia, al fecundar con nuestra intención la vida. Nuestro espíritu crea la oportunidad para que en la acción se reproduzca su semilla. Entre la comprensión del Ser y el servicio al Ser no existe ninguna diferencia. Es cierto que si no comprendemos quiénes somos no podremos ser útiles al misterio del que formamos parte y que descubrir nuestra verdadera naturaleza dará verdadero sentido a nuestra existencia. Pero también es cierto que servimos al Ser aun no sabiendo que lo hacemos. Por lo que descubrirlo y servirlo conscientemente forman en realidad una sola experiencia. En la medida en que nos conocemos, indagamos y profundizamos en nuestra esencia, somos capaces de servir más y mejor y también, en la medida en que servimos más y mejor, penetramos en la intimidad de nuestra verdadera naturaleza. Ambas situaciones se complementan y retroalimentan; no podría existir un desarrollo en un sentido si no ocurre en el otro sentido al mismo tiempo. Ser y Hacer son partes de una sola consciencia que es a la vez centrípeta y centrífuga. Micro y macrocosmos se sostienen mutuamente y no podremos determinar desde el punto de vista individual qué es causa y qué es efecto, pero podemos establecer las adecuadas conexiones para comprender su naturaleza y acción unitaria. La división entre aquello que idealizamos y lo que realizamos es la verdadera medida de nuestro equilibrio. Sintetizar nuestras más nobles inspiraciones y proveerlas de las adecuadas formas y métodos para lograr hacerlas tangibles es manifestar y hacer encarnar al Ser. Sólo tener esa oportunidad es suficiente motivo y razón para vivir. Tanto se ha hablado sobre la realización del Ser como algo ajeno a la actividad mundana que termina por crearse una visión-comprensión que nos aparta de la Unidad y de su sentido superior. La Unidad del Ser lo incluye todo y es ella, en multitud de formas y dimensiones, origen, causa y fin de toda manifestación. Sin embargo Ser sin Hacer es perder la oportunidad de contribuir a la instauración consciente de la unión entre espíritu y materia en este mundo. Hacer sin Ser, por otro lado, es procrear y desarrollar la materia sin espíritu ni verdadera inteligencia. Un espíritu sin cuerpo o un cuerpo sin espíritu no parecen las mejores opciones.
 
Nota: Este correo es un servicio del Centro Escuela Claridad (www.escuelaclaridad.com.ar), distribuido de forma libre y gratuita a través de su Red Unión Global de Luz. Boletín editado y distribuido por Juan Angel Moliterni (info@escuelaclaridad.com.ar). Alentamos a todos a re-distribuir, sin fines de lucro, por vía electrónica, solicitando que se respeten los créditos del servicio, los autores, editores y la fuente de enlace.
 




NUNCA PENSASTE QUE PUDIERA EXISTIR TANTA BELLEZA
Disfruta de una foto diferente de nuestro Cosmos cada dia.
¿Cual será la de hoy? ¡Descúbrela visitando fadd.corank.com ya mismo!