Inicio > Mis eListas > union_global_de_luz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 776 al 795 
AsuntoAutor
Conocimiento Juan Ang
Consejos sobre Med Juan Ang
Comentarios sobre Juan Ang
WARNING .... CUIDA Juan Ang
Traducción de La E Juan Ang
Prosperidad en Bah Juan Ang
Invitacion Taller Juan Ang
La posesion Juan Ang
LA RAZÓN Y LA PASI Juan Ang
Mision HALO Juan Ang
Invitacion Converg Juan Ang
La miseria del mun Buena Vo
El Despertar Juan Ang
Faros de Luz - El Juan Ang
Variaciones sobre Juan Ang
APRENDI Juan Ang
Alimentacion, Plac Juan Ang
El Cuántico - 8 de Juan Ang
Invitacion Taller Juan Ang
Invitacion Taller Juan Ang
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Red Planetaria
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1389     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[UNION_GLOBAL_DE_LUZ] El Despertar
Fecha:Martes, 6 de Agosto, 2002  11:31:01 (-0300)
Autor:Juan Angel Moliterni <claridad @.........ar>

Pagina

 

BOLETIN CENTRO ESCUELA CLARIDAD
República Argentina


Solicitud Importante
del autor:
Copyright 2002 Ediciones Claridad. El siguiente material fue extraido de la Biblioteca del Centro Escuela CLARIDAD, la misma esta registrada en derecho de autor.  Estos mensajes pueden ser distribuidos libremente, sin fines comerciales, con la condición de que no se modifiquen y que se incluya la siguiente información: Centro Escuela CLARIDAD, República Argentina, Web site: http://ar.geocities.com/claridad_ar/Index.htm e-mail: claridad@arnet.com.ar   Si deseas recibir más información como esta, puedes suscribirte a nuestro servicio gratuito enviando un correo en blanco a Unión Global de Luz: union_global_de_luz-alta@eListas.net o a la lista Tri_Unidad: tri_unidad-alta@eListas.net Ayúdanos a distribuir información de vanguardia . Reenvíala a todas las personas potencialmente interesadas.
 


El Despertar


Llega un momento a veces en el que el pasado parece un largo sueño y el presente una gozosa transformación .

Cada existencia es única e irrepetible. Así hay quienes prefieren una vida estable y sin sobresaltos, hay aventureros empedernidos, y hay otros que, con moderación y tal vez más realismo, adoptan para sí la máxima budista de que “lo único constante es el cambio”. Eso si creemos en que se puede planear cómo vivir la propia vida. Pero también existen acontecimientos extra-ordinarios, DESPERTARES inesperados de la conciencia que marcan un giro, un desvío definitivo del rumbo que se había fijado de antemano. Y estos son los que dan lugar a las experiencias que han dado en llamarse “cambios de vida”. Cambios que pueden ser dramáticos, gozosos, sufridos o exultantes, pero que marcan el momento a partir del cual nada es lo que era. Estas son algunas de las historias de los adelantados de la tribu.

Si pensamos en un cambio de vida, podemos creer que requiere el empeño de una voluntad drástica. Que es un “borrón y cuenta nueva” o una decisión que permite deshacerse de los lastres del pasado. Pero si prestamos atención a las historias de estos cambios se descubre que el voluntarismo y la determinación no cumplen un rol protagónico en los hechos, y que el cambio de vida es para las personas un proceso necesario como para algunas especies lo es un cambio de piel: una renovación gestada en la más absoluta intimidad del ser, una restauración de sí, una muda, lejos de toda grandilocuencia. Nada más ni nada menos que un natural cambio de naturaleza. Luego llegará la ocasión de comprobar la diferencia entre lo que se ha sido y lo que se es. Porque el cambio no es un trauma sino una transformación, un devenir cuyos contrastes perciben mejor los otros: quien cambia de vida no siente ruptura alguna sino la experiencia de una recreación, una autocreación. ¿Qué es lo que suscita este proceso? Es casi imposible decirlo. O es tal vez algo que podría calificarse solo como misterio. Que desencadena un poderoso impulso, un modo nuevo de la conciencia que implica transformarse de acuerdo a la imperiosa necesidad de actuar de manera tal que el mundo cambie. Probablemente este sea el poder más revolucionario del cambio de vida. El poder de un cambio capaz de operar en la propia vida y en la de los otros, el poder de los inicios. Los ejemplos hablan por sí solos.


El Príncipe

En el norte de la India hacia el siglo VI a.C., en el reino de los Sakyas –en el moderno Nepal-, nació el príncipe Siddartha Gautama, hijo de Maya y Suddhoana. Como correspondía a su condición, el joven heredero vivía rodeado de todos los lujos conocidos. Disponía de séquitos de esclavas y sirvientes, recibía homenaje en banquetes y ceremonias y gozaba de palacios y recreos en que pasar los días ociosos. A los 16 años, según lo indicaban las costumbres, Siddartha fue animado a contraer matrimonio con una princesa de dotes semejantes a las suyas; la elegida fue la hermosa y devota Yasodhara. Tuvo el privilegio de un matrimonio dichoso. Pero al cumplir los 29 años y poco después del nacimiento de Rahula, su único hijo, el príncipe presintió una fuerza inesperada que lo llevaría a cambiar su vida y la de muchos otros, a lo largo del mundo y de los siglos.

Siddartha se sintió llevado a abandonar los privilegios y la vida que llevaba hasta entonces para dedicarse a vagar como un asceta e intentar descubrir las causas del sufrimiento humano. Así lo hizo. Pasó seis años errando por el valle del Ganges y consultando a los más famosos maestros espirituales de la época. Estudió todos los sistemas de creencias y practicó todos los ejercicios sagrados que fue encontrando en su camino, sin encontrar satisfacción. Entonces creyó que lo mejor sería seguir su propia senda. Y una noche en que estaba sentado al pie de un árbol plantado a orillas del río Neranjara –conocido con el nombre de árbol Bodhi, “árbol de la sabiduría”- Siddartha alcanzó, a los 35 años de edad, la iluminación. En ese momento conoció lo que había buscado. Los principios esenciales del budismo –de Buddha, en sánscrito: “el iluminado”- le fueron revelados. Pero esta revelación no procedió de lo divino, tal como sucedió en las religiones más importantes de la historia, sino del misterioso obrar del alma y la mente humanas. Por esto, el budismo no es considerado formalmente una religión sino una doctrina de salvación personal que tiende, a través del reconocimiento de las causas del dolor –lo que en términos budistas se denomina “las cuatro nobles verdades”- a trascender las apariencias que rigen el mundo de las convenciones humanas para adoptar una regla de vida en que pensamiento, palabra y acto concuerden. Entonces Buda se consagró a entregar su verdad a todo el que quisiera recibirla.

Si bien la historia de Buda es ejemplar, afortunadamente hubo y hay muchos otros cambios de vida que agregan luz a este mundo. Baste mencionar como prueba los nombres de Sócrates, Agustín de Hipona, Francisco de Asís, Marie Curie, Simone Wel o Víctor Frankl. De hecho, actualmente hay personas que pueden dar testimonio más próximo sobre cómo han vivido estos cambios, cómo fueron creadas sus condiciones y recibidas sus consecuencias.


Espiritualidad-Materia

Es de vital importancia llegar a transformar el dolor en creación, como suelen hacer algunos artistas, encontrarle un orden. La vida educa a la gente, pero nosotros elegimos el cómo, si por la vía del sufrimiento, por la del aprendizaje o por la del propósito. El verdadero cambio siempre es hacia lo desconocido, nunca puede ser hacia lo conocido, porque éste es producto del pasado y el pasado nunca puede ser creativo, solo lo nuevo es creativo. Entonces, tal vez avanzar-cambiar, a muchos le produzca temor, pero entonces es el temor lo que necesitamos cambiar-transformar en amor, puesto que el avance-cambio es verdadero si es a través del amor. Lori Hard decía: “No temas avanzar hacia lo desconocido porque existe el riesgo. También existe la recompensa”. Hasta una empresa puede conducirse de una manera moral y puede ganar dinero realzando los valores espirituales en el lugar de trabajo. ¿Por qué debería actuar en mi trabajo de una manera distinta a como lo hago en mi casa, con mi familia? ¿Por qué crear separatividad entre espiritualidad y vida cotidiana? ¿Por qué crear sufrimiento innecesario? Las empresas del futuro seguramente rescatarán del olvido los principios femeninos de la ética, la armonía y el amor por lo que nos rodea. Sin embargo, para que esto último se haga realidad es el propio individuo el que tiene que producir el cambio. Cambiar el paradigma de la administración científica (basado en el estómago o chakra del plexo solar) que dice: “Págueme bien”, por el de relaciones humanas (basado en el chakra del corazón) que dice: “Tráteme bien”.

Este mundo que vemos es tan poco importante y efímero como un sueño. Tomarlo en serio sería absurdo. Pensemos mejor en los cielos que nos rodean. El cielo, las estrellas inducen a re-flexiones sobre la naturaleza de lo infinito y relativo. Así, notarás la tierra que hay bajo tus pies, la vegetación y los animales; todo el poder parece concentrado en la tierra. La tierra deja de ser un elemento tan importante del paisaje porque te descubres levantando constantemente la vista para mirar el cielo. El cielo es el árbitro final. Cuando comprendes eso, no de un modo intelectual sino emocional, comprendes también por qué las tres religiones monoteístas –el judaísmo, el cristianismo y el islam-, que desplazaron el origen del poder terreno a espacios fuera de la tierra, evolucionaron en religiones desérticas. Y de las tres, el islam, quizá por ser la más reciente, actúa del modo más directo y con la máxima fuerza sobre las actividades cotidianas de sus creyentes. Hemos nacido, generalmente, en una cultura en la que la religión hace tiempo que se convirtió en algo completamente al margen de la vida cotidiana.

La verdad no es lo que se percibe con los sentidos, sino lo que sentimos en el corazón. Y muchos exclaman: “¡Pero también existe algo que es la verdad objetiva!, ¿O es que esa no tiene importancia?” Esa es la verdad oficial. Sí interesa, pero únicamente como un medio de llegar a la verdad real que se oculta debajo. Para muchos hay muy poca verdad visible en el mundo estos días.

La humanidad se halla frente a un hecho inexorable: “la transformación del sistema solar”. La realidad tiene sutiles maneras de abrirse paso en la conciencia humana y tarde o temprano deberemos reconocer que nuestra relación con la VIDA es íntima, compleja y primordial, de CAMBIOS CONSCIENTES. NADA es más importante que la VIDA, ni siquiera la verdad. Si abusamos de ella, inevitablemente sufriremos las consecuencias. Debemos ser nosotros quienes nos adaptemos a ella, y no a la inversa. La RELACION es el fundamente mismo de la VIDA. RELACION ES VIDA. Y donde el AMOR sigue siendo una fuerza potencialmente sanadora.

Tu cambio es necesario para el CAMBIO!!!

En Gratitud, Unidad, Orden, Luz y Amor...

¡Bendiciones Infinitas en todos los planos!

Juan Angel Moliterni & María del Carmen Prantera

e-mail: claridad@arnet.com.ar

Website: http://ar.geocities.com/claridad_ar/Index.htm



Este mensaje se envía con la complacencia de la nueva legislación sobre correo electrónico: Sección 301, párrafo (a), (2), (C) del Decreto S. 1618 título 3º, aprobado por el 105 Congreso de las Normativas Internacionales sobre SPAM. Este e-mail no podrá ser considerado SPAM mientras incluya una forma de ser removido. Si desea ser removido de nuestra base de datos responda a este e-mail reenviándolo haciendo click con el mouse en  " Remover ".  If you want to be removed from our e-mail list reply this mail, with click in " Remove ". Gracias y disculpe las molestias.  Thanks and sorry for the inconvenience.