Boletín eListas, Publicación mensual sobre listas de correo y foros en español
Artículo publicado en el Boletín eListas número 4 (Septiembre 1999)

ATENCIÓN: Este artículo se escribió antes de que eListas lanzase sus servicios de creación de listas de correo, por lo que no está enfocado desde esa prespectiva. Para leer nuestra política anti-SPAM, dirígete a la página eListas y el envío de correo no solicitado o SPAM.

 

SPAM EN LAS LISTAS DE CORREO
Protegerse con diplomacia
rba@e-Listas.com

Pocos son a los que le gusta recibir correo no solicitado (o SPAM), y sabemos que es difícil de evitarlo si queremos deambular "socialmente" por Internet. Sin embargo, mientras que es posible tomar nuestras propias precauciones para evitar que nuestras direcciones de correo caigan en manos de "spammers" (anglicismo para denominar a aquellos que se dedican a enviar SPAM), cuando estos spammers se introducen en listas de correo, no solo quedamos a la merced de los administradores de la lista, sino que librarse del "intruso" puede llegar a ser un auténtico quebradero de cabeza para los propios administradores.

Más de un administrador de listas estará tristemente familiarizado con esta situación: Se sienta frente a su terminal, abre su correo electrónico y se encuentra con una docena de mensajes de furiosos usuarios suscritos a su lista, quejándose del individuo que acaba de mandar un mensaje a la lista sobre algo completamente irrelevante, y con un archivo adjunto de 200k.

Dejemos una cosa clara desde el principio. Es imposible el evitar recibir SPAM en una lista no moderada cuya suscripción está abierta a cualquier persona y se realiza automáticamente sin la autorización previa del administrador. Los spammers pueden apuntarse de la misma manera que cualquier otro usuario o incluso encontrar medios poco diplomáticos para llegar a ella, y es ya decisión suya el enviar el SPAM a la lista o no. Obviamente, las listas moderadas no presentan este problema, pero no todo el mundo dispone de los recursos o el tiempo para moderar una lista, especialmente si el número de mensajes enviados es alto.

Por supuesto, del mismo modo que podemos proteger hasta cierto punto nuestra propia dirección de correo, hay ciertas medidas a tomar que, aunque no eliminan por completo la intrusión de SPAM en nuestra lista, sí contribuyen a reducirlo.

Los procedimientos más conocidos son el filtrado y límite en el tamaño de los mensajes, el bloqueo y la protección anti-relay. El cómo implementar cada una de estas defensas depende del software usado para gestionar la lista y de otros factores, y es un tema al que le dedicaremos varios artículos en un futuro próximo. Por el momento, si administras una lista de correo en tu propio servidor (las listas ofrecidas por sitios como OneList, ListBot o eGroups no permiten la configuración de muchas de estas protecciones o las implementan ellos mismos) y aún no has explorado estas posibilidades para proteger tu lista de recibir SPAM, te aconsejamos no pierdas más tiempo.

En este artículo nos concentraremos en cómo proteger de SPAM una lista creada en servidores gratuitos de listas de correo como OneList, Topica o eGroups, ya que es facil que la mayoría de administradores de listas que utilizan sus propios servidores ya hayan hecho sus deberes para protegerse de los spammers, pero en el caso de servidores gratuitos, en muchas ocasiones el administrador queda a merced de los dueños de los servidores.

Mientras que la mayoría de estos sitios no ofrecen garantías a la hora de mantener tus listas libres de SPAM, no es menos cierto que sus condiciones de uso suelen ser muy estrictas con los spammers. Por desgracia, cuando una lista en uno de estos sitios se vé bombardeada con SPAM, lo normal es que tus quejas no produzcan grandes resultados.

Eso no está nada bien. El equipo de eListas realizamos varias pruebas para observar la reacción de varios de estos "proveedores" en diferentes situaciones e-SPAM-tosas, y hemos concluído que, a pesar que cada caso es diferente y no existe una formula mágica que garantice resultados, la manera más eficaz de conducir tu batalla es siguiendo los pasos siguientes:

  1. Generalmente, no está de más el ignorar el primer SPAM enviado por alguien. La mayoría de spammers solo enviarán su SPAM una vez. Por supuesto, si el individuo se pasa de la raya en su primer SPAM, por ejemplo mandando un archivo de 200k a la lista u otro acto realmente molesto, es conveniente que tomes algunas medidas. En cualquier caso, toma nota de la dirección y guardala en una lista de "ofensores". Esta operación no debería llevarte más de un minuto.

  2. Si el spammer vuelve a enviar su basura, envíale un breve mensaje, comunicándole que por favor se ciña a la temática de la lista. Descríbele así mismo las reglas básicas de la lista (no archivos adjuntos, no cuestiones personales, etc). Redacta el mensaje de forma genérica y guardalo - lo necesitarás en el futuro.

    Una vez redactado el mensaje, cada vez que renecesites usarlo, el acto de responder al spammer tampoco debería llevarte más de un minuto. El tiempo es importante, porque los spammers son como moscas, y no merece la pena entretenerse cazando moscas. Agarra el matamoscas, apunta y dale. Si la mosca cae, cae, y si no, déjala que se vaya y no te preocupes. Sólo si vulve a molestar y ponerse a tiro, coges el matamoscas de nuevo y a darle otra vez. Recuerda, no te entretengas cazando moscas.

  3. Envía un mensaje a los administradores/webmaster del sitio indicándoles la dirección del spammer. No esperes gran cosa de ellos por el momento (NOTA: si tu lista está en eListas, sí te vamos a responder, y pronto), pero al menos tú has cumplido con tu deber, y, caso que el spammer vuelva a molestar, tendrás más material para reclamar atención a tu caso. Una vez enviado el mensaje, olvídate del asunto (deja volar a la mosca)...

  4. Si el spammer vuelve a molestar, envíale otro mensaje genérico (que también guardarás) comunicándole que, debido al alto número de quejas recibidas por los miembros de las listas, su suscripción ha sido cancelada. Invítale a apuntarse cuando quiera, siempre que la utilice como el resto de los miembros. Cancela su suscripción y nuevamente, olvídate del asunto. Si te apetece, comunica tu acción a los administradores del sitio (es posible que sea eso precisamente lo que te sugieran, si les enviaste el mensaje indicado en el punto 3).

  5. Los spammers suelen ignorar cualquier mensaje que se les envíe, pero si alguno te contesta de forma airada, desafiante, o en cualquier caso, poco amigable, no caigas en el error de contestarle. Tu labor como administrador de la lista es la de mantenerla libre de pelmazos, no la de perder el tiempo discutiendo con ellos.

  6. Si tienes la desgracia de que, tras haber echado al spammer de la lista, vuelve a suscribirse y dar la puñeta, es aquí donde no te queda otra opción que la de presentar el caso completo a los administradores del sitio (procura dar detalles pero vé al grano) y solicitarles que se ciñan a las condiciones de uso de su servicio y ejecuten su autoridad cancelando la cuenta del spammer y y bloqueandola para prevenir posibles abusos en un futuro.

    Hazles saber que para tí, del mismo modo que para ellos, cancelarle la cuenta un usuario es algo que si lo puedes evitar, lo evitas, y que a pesar de todo, ya has tenido que cancelarle la suscripción a este usuario una vez. Sobre todo, haz énfasis en que consideras poco ético que en sus condiciones de uso rechacen cualquier intento de SPAM, y luego en la práctica, se limiten a aconsejar que cancelemos la suscripción. Por supuesto, revisa las condiciones de uso del sitio que alberga tu lista, especialmente las clausulas referente al SPAM, abuso y correo no solicitado.

A partír de ahora, cada proveedor (de servicio de listas) responderá de manera diferente, pero independientemente de las medidas que se tomen, cualquier nuevo intento por parte del spammer de enviar su basura a la lista no se tratará de SPAM en sí, sino de alguien con una intención muy clara de molestarte.

Y si quitarse de encima a un spammer puede presentar problemas, el evitar el acoso de otras personas obsesionadas con hacerte la vida imposible es un tema del que se puede hablar largo y tendido, pero que vá más allá de las pretensiones de este artículo.

Observarás que no hemos mencionado como acción a tomar el enviar un mensaje a los responsables del servicio de correo electrónico del spammer. En realidad, todo depende de tu preocupación por el asunto. Ten en cuenta que perseguir al spammer te puede llevar mucho más tiempo que el limitarte a evitarlo, y en ocasiones no es sencillo el averiguar su procedencia real, menos aún el conseguir que le cancelen el servicio - aparte que siempre encontrará otro.

En resumidas cuentas, la mejor manera de evitar el SPAM y mensajes no deseados en una lista de correo es haciéndola moderada (si es moderada desde el principio, mejor aún). Al existir un "filtro" humano que decide quién queda suscrito y qué mensajes son enviados a la lista, la calidad del contenido de la lista está garantizada. Pero incluso en el caso de listas no moderadas, los administradores juegan un papel fundamental para mantener la lista abierta y a su vez, libre de SPAM.

¿Comentarios sobre este artículo? Comunícate con nosotros enviando un mensaje a adv@e-Listas.com

  << Volver a la página anterior

http://www.eListas.net/
Una publicación de AR Networks
Copyright © 1999, 2000 AR Networks, Todos los derechos reservados